La psicología de Pokémon Go, las claves de su éxito

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 22 julio, 2016
Raquel Lemos Rodríguez · 22 julio, 2016

Pokémon Go es un videojuego de Nintendo para Smartphones que se ha ganado muchos seguidores en un espacio corto de tiempo. Durante los primeros días de su lanzamiento fueron varias las personas que se lanzaron a la calle a probarlo y aún hoy en día la fiebre por los Pokémon está en su punto más álgido. ¿Qué es lo que tiene Pokémon Go que lo ha hecho ser todo un éxito?

El trailer de este videojuego hace que se nos haga la boca agua, pero en el momento de utilizarlo en nuestros móviles nos damos cuenta de que no es ni parecido. Es más, es un juego bastante simple cuya novedad es que nos permite utilizar la realidad aumentada para explorar nuestro propio entorno en la búsqueda de Pokémon.

Si es una aplicación tan sencilla, ¿de dónde proviene el éxito que ha tenido? Hoy analizaremos algunos aspectos psicológicos que han contribuido a que por la calle nos encontremos a muchos jóvenes enganchados a su móvil buscando lo que nosotros no podemos ver.

“Pokémon Go ha puesto de relevancia algo que parecía insólito, que niños y adultos jueguen a lo mismo”

-Juan Moisés de la Serna-

Curiosidad por ver “la otra dimensión”

La gran novedad de Pokémon Go es que te permite interactuar con tu entorno. Esas calles que frecuentas, esa plaza en la que te reúnes con tus amigos, de repente tiene un toque diferente. Podemos ver nuestro barrio desde una nueva perspectiva, una posibilidad demasiado golosa.

Pero esto no lo es todo. Gracias a esta aplicación, muchas son las personas que han descubierto zonas que antes les pasaban totalmente desapercibidas. Con la búsqueda de los Pokémon, se han dado cuenta de que existen monumentos y calles que no conocían hasta el momento. ¿Será que este juego puede ayudarte a conocer mejor la zona en la que resides?

pokemon go

Lo que sí sabemos es que esta curiosidad se ve potenciada con la fiebre de lo social, pues es un juego interactivo. Esto convierte a la aplicación en una experiencia social que se puede compartir en las redes sociales logrando reclutar a más interesados. Sin duda, esto genera un consumo masivo del propio juego.

“Tratar de mantener dos realidades a la vez puede llevar a una psicosis en ciertos inidivduos”

-Juan Moisés de la Serna-

La adicción a los coleccionables

La invitación a coleccionar cosas siempre ha sido un aliciente en todo juego. ¿Recuerdas los tazos? Pues esto es lo mismo, una manera muy efectiva para que cualquier juego dure en el tiempo. Además, surge aquí también la competitividad de conseguir más Pokémon que los demás o aquellos que son más difíciles de conseguir. Muchos se encuentran en gimnasios, otros en pantanos e incluso ¡en el mar!

Sin duda, también hay un aliciente muy especial en este tipo de juego. Cuanto más tiempo inviertas, más posibilidades tendrás de ganar ciertos premios y beneficios que te colocarán en un puesto superior al del resto de jugadores.

Pokemon go

Pero no todos los coleccionables tienen un gran éxito. El de Pokémon Go reside en la familiaridad que muchas personas tienen con respecto a este juego. Recordemos la serie de Pokémon, muchos niños ahora jóvenes adultos crecieron con ella. Esto atrae sus miradas hacia la aplicación con la que les sobrevienen recuerdos placenteros de una época ya pasada.

El bajo riesgo percibido

¿Cómo se puede animar a una persona a que se enganche a un juego? Simplemente, haciéndolo gratuito. Esto es lo que permite Pokémon Go. Con él no pierdes nada pues no tienes que aportar ni un solo céntimo. Esto anima a las personas a que lo prueben. Una táctica de márketing muy efectiva.

¿Sabías que Pokémon Go te pone en forma? Tendrás que salir de tu casa si quieres cazar Pokémon, si no te quedarás sin ellos. Esto ha llamado la atención de muchas personas que siempre habían asociado los juegos con estar en casa. ¡Qué mejor manera de estar en forma y divertirse a la vez!

Además, este videojuego no es un entretenimiento profundo, sino más bien ligero. Por eso, no es necesario estar plenamente concentrados para poder disfrutarlo. Esto hace que sea un nuevo integrante en las reuniones con amigos o familiares, aunque quizás fomente la falta de comunicación real entre las personas.

Como podemos observar, los creadores de Pokémon Go se han ganado a pulso el éxito que ha tenido este reciente videojuego. Lo han hecho tan bien, como hemos visto en los aspectos psicológicos analizados, que lo más problema es que la fiebre de los Pokémon dure mucho tiempo.

Por supuesto, este juego también tiene sus contras. En primer lugar, muchas de las personas que lo utilizan ahora son un poco más dependientes del móvil. Por otro lado, es un elemento de distracción en zonas peligrosas: centra nuestra pantalla en el entorno y haces que lo que casi no nos percatemos de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Finamente, aunque hay más, hemos pasado de ir por la calle mirando lejos a ir mirando cerca, lo que supone que nuestros ojos permanezcan más tiempo en esta adaptación que favorece la miopía. Queda en la mano de cada uno decidir si quiere aventurarse a capturar pokémon y el tiempo que le quiere dedicar a esos “seres” imaginarios, lo que no se puede negar es que su entrada en el mercado ha sido todo un éxito.