La psicología, una aliada ante la tempestad

Rocío García Garzón · 15 junio, 2019
Todos hemos vivimos momentos complicados en algún momento de nuestra vida sin saber muy bien cómo podríamos salir de ellos, incluso pensando que nunca lo conseguiríamos. Pues bien, la psicología puede darnos la salida que tanto buscamos.

Los psicólogos somos el arcoíris en la vida para muchas personas que pasan por momentos difíciles. De aquellos que buscan consuelo en la psicología y encuentran en nosotros una figura de apoyo incondicional.

La psicología nos da los conocimientos y herramientas, nos ayuda a que se sientan comprendidas a pesar de la incoherencia con la que viven y sienten, también a que aprendan poco a poco a darse la tregua que tanto necesitan, pero lo más importante de todo es que se sientan acompañadas en el camino que han elegido, el de su bienestar.

«La psicología, a diferencia de la química, álgebra o literatura, es un manual para tu propia mente. Es una guía para la vida».

-D. Goldstein-

Cuándo es necesario ir al psicólogo

Ante la tempestad que les sobreviene en su vida, las personas buscan cómo cobijarse del aluvión de emociones negativas que aparecen cuando todo se pone nublado. Sin ser conscientes, junto a ellas y bajo su paraguas, también cobijan a sus miedos, a sus frustraciones, a sus ansiedades, a sus anhelos, a los recuerdos que tanta nostalgia les producen, a la tristeza y a la desgana, a la desidia… evitándolos a toda costa.

Lo más fácil es echar la vista al lado. De esta manera se pone el foco en evitar mojarse… mientras saltan los charcos, mientras evaden el malestar. Pero, ¿por qué vivir a medias? ¿Por qué no mojarse con la lluvia y beneficiarse de las vistas que les ofrece el arcoíris? ¿Por qué no experimentar todo lo que la vida les da?

La respuesta es el miedo al sufrimiento, a pasarlo mal. Seríamos capaces de vender nuestra propia alma con tal de no sentir el mínimo ápice de malestar.

Posponer la decisión de ponernos en manos de un profesional de la psicología solo nos aleja de nosotros mismos y de todo lo que la vida nos puede ofrecer.

La labor de los psicólogos para alcanzar el autoconocimiento

En el camino que les lleva a lograr el bienestar, las personas no solo tendrán que enfrentarse a los desafíos que se les presentan en su día a día, que ya suponen todo un reto para ellas, sino que además tendrán que enfrentarse a sus propios miedos, deseos, vergüenzas, etc.

Tomar consciencia de quiénes somos y de en quién nos estamos convirtiendo no siempre es camino agradable. Gracias a la psicología podemos aprender a autogestionarnos.

Este es un elemento imprescindible que la persona tiene que tener en cuenta para trabajar en pos de su autogestión personal y construir una vida con sentido que le dé la felicidad. Los psicólogos nos convertimos en piezas fundamentales del proceso de autoconocimiento de cada uno de nuestros pacientes. Somos sus aliados potenciales.

Al mostrarles la psicología de cerca, se abre ante ellos un mundo nuevo que difiere enormemente de su realidad particular, la que han ido creando con cada una de las experiencias vividas hasta el momento. Entonces, si acercarse a la psicología e ir al psicólogo tienen innumerables aspectos positivos, ¿qué es lo que ocurre?

Mitos sobre la psicología

En nuestra sociedad existen muchos prejuicios en torno a la psicología, que hacen que la labor de los psicólogos no sea valorada como es debido:

  • «Ir al psicólogo es de locos». Ir al psicólogo es más una señal de responsabilidad que de debilidad. Cada uno somos responsables de nuestra vida y cuando tenemos un problema hemos de solucionarlo. Acudir a un psicólogo simplemente significa que se busca ayuda especializada.
  • «Los psicofármacos son el único tratamiento eficaz para los trastornos psicológicos». Un psicólogo no receta medicamentos, te enseña a vivir sin ellos y a comprender cuando sí son necesarios porque palian algunos síntomas.
  • «Tengo familia y muchos amigos que me apoyan»: el apoyo social es fundamental pero la psicología va más allá de los simples consejos.
  • «No creo en los psicólogos». La psicología es una ciencia que estudia la conducta humana y los procesos mentales. El psicólogo es un profesional que se ha formado a través de una carrera universitaria además de estar especializado en el ámbito de la psicología clínica y de la salud.
  • «Solo con hablar los problemas se solucionan». El proceso de terapia requiero tiempo y un compromiso por parte de la persona involucrada en ella, siendo fundamental su participación activa en el mismo.
  • «La psicología está de moda». La psicología es una ciencia y existen cada vez más estudios que demuestran la eficacia de muchos procesos, técnicas y terapias.

La terapia psicológica es efectiva. En su momento Irving Kirsch y su equipo de investigación rompieron con el mito de los psicofármacos como el mejor aliado para el tratamiento de la depresión; en la actualidad son muchos los que siguen aunando esfuerzos para que la labor de los psicólogos sea reconocida.

Psicólogo con paciente

El corazón de un psicólogo

Los psicólogos adoramos nuestra profesión por encima de todo y nuestra principal preocupación son las personas con las que nos cruzamos en nuestro quehacer diario.

Tenemos además un firme compromiso con la psicología, difundir el conocimiento para mejorar la vida de las personas. Nuestros principales objetivos se centran en establecer un buen rapport con nuestros pacientes y respetar su espacio y decisiones, limitándonos a acompañarlos durante todo el proceso terapéutico.

Si te acercas, podrás ver que:

  • Está repleto de empatía y comprensión.
  • Es bueno escuchando.
  • Tiene experiencia en encajar las piezas que andan sueltas.
  • Tiene el don de la palabra.
  • Es muy observador.
  • Propicia que el cerebro y el corazón se entiendan.
  • Sabe dar luz y cambiar la perspectiva.

Los psicólogos, como profesionales, tenemos la obligación de asegurarnos que la psicología esté al alcance de todas aquellas personas que pasan una situación que les supera, para que puedan mirar al frente con determinación y disfrutar del paisaje que la vida, sea bajo la lluvia o no, regala.

«La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tan eficaz como unas pocas palabras bondadosas».

-Sigmund Freud-