La realidad virtual, una nueva herramienta para hacerle frente al miedo

Francisco Pérez · 28 mayo, 2017

Una definición amplia de realidad virtual incluye gran cantidad de ámbitos y aplicaciones. Usualmente se reserva dicha denominación para aquella tecnología informática que genera entornos tridimensionales con los que el sujeto interactúa en tiempo real. Se produce de esa manera una sensación de inmersión semejante a la de presencia en el mundo real.

Uno de los sellos distintivos de la realidad virtual es la posibilidad de interacción. El sujeto ya no se encuentra en una posición pasiva, puede moverse por el entorno e interactuar con él de diferentes maneras.

En el futuro el ordenador se desvanecerá. Seguirá ahí, pero sus componentes serán mucho más pequeños y se distribuirán entre la ropa, los muebles y los objetos. La interfaz entre la persona y el ordenador se hará tan íntima que será difícil saber dónde acaban las capacidades de uno y empiezan las de otro. De esta filosofía participa ya la realidad virtual.

Características de la realidad virtual

Presencia e interacción son dos propiedades fundamentales de los sistemas de realidad virtual. Se denomina presencia a la sensación de “estar en” el entorno virtual. Los sujetos que pasan por entornos de realidad virtual no tienen la sensación de observar desde fuera. Forman parte de ellos.

Hay diferentes factores que contribuyen a incrementar la sensación de presencia en un entorno virtual. Los cascos de realidad virtual son el componente más conocido. Con ellos, el campo visual del sujeto queda prácticamente cubierto por la información que proviene del entorno virtual.

Presencia e interacción son dos propiedades fundamentales de los sistemas de realidad virtual.

Mujer con gafas de realidad virtual

Si el sujeto tiene posibilidades de interacción con el entorno virtual (desplazarse, tocar objetos, moverlos, etc.), su sensación de presencia será mayor que si debe limitarse a observar lo que ocurre.Son el movimiento y el feedback dentro de este mundo virtual los causantes de esta ganancia.

Primeras aplicaciones de la realidad virtual en psicología

Las aplicaciones de la realidad virtual se hallan presentes en la actualidad en gran cantidad de campos. Desde el entretenimiento hasta las simulaciones con las que se entrena en el manejo de diferentes tipos de máquinas. También existen sistemas de visualización que ayudan a comprender complejos sistemas conceptuales matemáticos.

En psicología, las aplicaciones principales que se han desarrollado hasta el momento tienen que ver con técnicas de exposición. Son empleadas habitualmente para el tratamiento de las fobias. Además, se ha avanzado también en otros campos como los trastornos alimentarios. También existen ya numerosas aplicaciones de la realidad virtual para la rehabilitación psíquica y psicomotora.

Las técnicas de exposición consisten en exponer al sujeto a aquellos estímulos que le producen ansiedad hasta que se haya habituado a ellos.

Es difícil localizar en el tiempo con precisión las aportaciones pioneras sobre aplicaciones de la realidad virtual en salud mental. No obstante, entre los antecedentes cabría considerar estudios en los que se sometía a prueba la eficacia de algún tipo de herramienta rudimentaria. Por ejemplo, unas gafas especiales que alteraban la percepción de profundidad. Fueron utilizadas para magnificar la sensación de altura durante el tratamiento de una fobia a las alturas.

Tratamiento de la fobia a volar mediante realidad virtual

Probablemente el área de mayor desarrollo de las aplicaciones actuales de la realidad virtual sobre trastornos mentales es el de las fobias. La fobia a volar es una de las fobias más frecuentes. Tiene consecuencias negativas muy importantes para las personas que la sufren. La fobia a volar limita sus desplazamientos y disminuye sus posibilidades sociales y laborales.

Las características de la fobia a volar hacen a este trastorno se adecue especialmente bien a algunas peculiaridades de la realidad virtual. En primer lugar, el sujeto se encuentra sentado en un espacio reducido. Resulta más fácil reproducir su comportamiento en un entorno virtual y abarata mucho los costes de lo que sería una exposición en vivo.

Mujer con miedo a volar

Wiederhold, B., Gevirtz, R. y Wiederhold, M. examinaron los efectos en el organismo de un tratamiento de fobia a volar mediante realidad virtual. Las medidas de activación fisiológica (sudoración, palpitaciones, temblores, etc.) disminuyeron de forma significativa en los pacientes que recibieron ese tratamiento durante cuatro sesiones.

Los tratamientos de realidad virtual están especialmente indicados en el caso de las fobias, sobretodo en la fobia a volar. Los resultados son esperanzadores.

En otro estudio se examinó la eficacia de una intervención mediante realidad virtual aplicada sobre 31 pacientes. Tras el tratamiento, 21 pacientes fueron capaces de volar. Parecidos estudios se hicieron posteriormente para tratar el miedo a los espacios abiertos o a salir de casa (agorafobia). Los resultados mostraron que las actitudes hacia situaciones agorafóbicas disminuyeron en el grupo que fue tratado mediante entornos virtuales.

Realidad virtual aplicada a la fobia social

North, M.M., North, S.M. y Coble, J.B. han aplicado entornos virtuales en el tratamiento de algunos síntomas característicos de la fobia social (miedo a las interacciones sociales, a hablar en público, etc.). Los pacientes participaban en una sesión semanal de 15 minutos durante 5 semanas. Se redujeron de forma significativa las medidas subjetivas de ansiedad. También mejoraron las actitudes hacia las situaciones que implican hablar en público.

Asimismo, se observó que los sujetos transferían correctamente el aprendizaje realizado en el entorno virtual a situaciones reales. En dichas situaciones, con una audiencia ya real, se observó como una terapia previa con realidad virtual disminuía la ansiedad de estas personas.

Tratamiento del miedo a conducir mediante realidad virtual

En nuestra sociedad, una de las causas más importantes de estrés postraumático son los accidentes de tráfico. Entre sus consecuencias se encuentra la aparición de un intenso temor a conducir. Entornos virtuales que simulen la conducción pueden ser apropiados para reducir ese miedo.

Hombre con gafas de realidad virtual conduciendo

El entorno virtual permite reproducir diferentes condiciones de tráfico y sin el riesgo que supone la conducción real. De esta forma, el tratamiento del miedo se hace más sencillo y conlleva menos riesgo.

Fobia a las arañas y realidad virtual

La fobia a las arañas también recibió pronto atención por parte de investigadores. Albert Carlin, Hunter Hoffman, y Suzanne Weghorst, de la Universidad de Washington, informaron de un caso en el que se trató con éxito la fobia a las arañas de una paciente mediante realidad virtual y técnicas de realidad aumentada.

En la actualidad, la realidad virtual es utilizada en un amplio espectro de problemas psicológicos. Fobias, estrés postraumático, ansiedad generalizada, depresión o trastorno obsesivo compulsivo son solo un ejemplo. Por otro lado, al necesitar de una tecnología específica y adaptada también necesita de un psicólogo formado en el uso de este tipo de recursos.

La realidad virtual se está utilizando en las consultas de psicología para tratar diferentes tipos de problemas. Se ha mostrado su utilidad en el tratamiento de fobias, obsesiones, ansiedad generalizada… También en la enseñanza de técnicas de relajación y mindfulness.

Poco a poco se van perfeccionando los requisitos técnicos en favor de la ciencia y de los tratamientos psicológicos. Así, se abre un nuevo horizonte cargado de posibilidades para que los pacientes superen sus limitaciones y sus problemas. El futuro es ya una realidad. Bienvenidos a la realidad virtual.