La regla del 90/10: el cambio comienza en ti - La Mente es Maravillosa

La regla del 90/10: el cambio comienza en ti

Alicia Escaño Hidalgo 12 abril, 2017 en Psicología 7805 compartidos
Mano con una llave

En Psicología existe una regla a la que llamamos “la regla del 90/10” que nos dice que es mucho más influyente la reacción que manifestamos ante los acontecimientos que los propios acontecimientos en sí. De hecho, tan solo el 10% de nuestra vida está determinado por lo que nos pasa: cometer un error, el retraso del avión o los atascos de tráfico que nos hacen llegar tarde al trabajo, por ejemplo.

Por otro lado, el 90% está directamente relacionado con la manera en la que reaccionamos ante estas situaciones que suponen el 10%. Está demostrado como en una misma situación las personas reaccionan de maneras muy dispares. En función de la reacción primaria que tengan ante el hecho disparador que acaba de acaecer, podrán beneficiarse o no de un día más o menos agradable.

Es decir, nuestra reacción ante una adversidad, puede mejorar o empeorar el resto de nuestro día, de nuestra semana o incluso del año. Todo depende de nosotros.
Compartir

Tener esta regla presente es importante ya que nos hace ser conscientes de que controlamos la mayor parte de nuestra vida: el 90%. También nos libera de sentir emociones inútiles, al hacernos ver que existe un 10% sobre el que no tenemos ningún control.

Si somos capaces de poner fuerza de voluntad en el asunto, algo que podría ser muy negativo puede convertirse en un simple hecho puntual o incluso hacer que extraigamos la parte positiva. ¿Quieres ver como podemos lograrlo? Sigue leyendo.

Un ejemplo del 10 y del 90

Para que quede más claro cómo podemos poner en práctica esta maravillosa regla, vamos a poner un ejemplo con el que podemos sentirnos identificados. Imagina que has estado todo el día trabajando en un proyecto que te ha mandado tu jefe. Tienes que entregarlo pronto, pero por fin lo estás acabando. Justamente, cuando te dispones a guardarlo, se va la luz y tu ordenador se apaga bruscamente.

Resulta que tu mujer ha encendido la estufa que siempre hace que salten los plomos. Entras en cólera, te pones ansioso y piensas casi que se ha acabado el mundo. Te diriges a tu mujer y acabas discutiendo con ella severamente.
Compartir

Pareja discutiendo en el sofá

Como estás nervioso, vas a la cocina y terminas por tirar al suelo las tazas que hay sobre la encimera. Inesperadamente, se rompe tu taza favorita, la que usas por las mañanas para tomar tu café. Aumenta tu enfado y le echas la culpa a tu hijo por haberla usado esa tarde y dejarla por medio.

Pasados unos minutos, intentas por todos los medios recuperar tu trabajo pero no puedes. Se ha perdido todo. Te enfureces, maldices a todos los dioses y te vas a la calle a que te de el aire dando un portazo. Cuando llegas, estás enfadado con tu hijo, con tu mujer, has perdido tu taza y no tienes el proyecto hecho: tienes lo que viene siendo un mal día.

¿Qué ha ocurrido? Como podemos ver, hay un disparador, que supondría ese 10%: encender la estufa y que salten los plomos. Este es un hecho que no depende de nosotros, algo incontrolable que ha hecho otra persona sin malas intenciones, un simple error.

Lo que sí dependía de nosotros es todo lo que ha ocurrido después. Es el 90%, lo que ha convertido un día normal en un día horrible. De un problema, nuestro protagonista ha extraído varios problemas más.
Compartir

En lugar de invertir sus energías en rehacer el proyecto, pedirle ayuda a su mujer o contarle el imprevisto al jefe y que este le de un plazo superior, ha decidido desatar una reacción muy poco funcional. Toda la familia acaba discutiendo debido a un hecho puntual incontrolable. ¿Merece la pena?

¿Cuando puedo poner en práctica la regla del 90/10?

Existe numerosas situaciones que pueden ser potenciales disparadores de reacciones disfuncionales. Es en ellas donde es preciso acordarse de esta regla y poner nuestra voluntad para no dejarnos llevar por la emoción. En realidad la clave reside en aceptar las frustraciones como parte del juego que es vivir.

Si eres juzgado

No puedes controlar los juicios y críticas de los demás porque ellos tienen derecho a pensar lo que les plazca. Sí puedes controlar el valor que otorgues a esos juicios, la importancia que les des. Si no puedo controlar lo que piensen sobre mi, ¿por qué gastar energías en ello?

Si cometes un error

No puedes controlar tus errores. Sí aprender de ellos, pero aun así, seguirás cometiéndolos porque es tu naturaleza. Solo controlas tu reacción frente a esos errores, si te aceptas o no aun con ellos, si te fustigas demasiado, si eres capaz de tolerarlos…

Si los demás no actúan como quisieras

Las reacciones de los demás son incontrolables por nuestra parte. Exigir a alguien que sea de una forma diferente a la que es, es irrealista y lo único que conseguiremos es frustrarnos mucho y perder calidad en la relación que mantenemos con esas personas.

Persona dando consejos

Si experimentas alguna adversidad

Vivir trae aparejadas numerosas adversidades. Los estudios dicen que cada ser humano va a experimentar 20.000 infortunios a lo largo de toda su vida: desde leves como pisar las heces de un perro, hasta más graves como perder a un ser querido. Es algo que tenemos que meter en el presupuesto general de la vida y que es imposible controlar. Solo somos responsables de la manera en que estas adversidades nos afectan.

Por lo tanto, cuando te encuentres ante un hecho que sabes que es incontrolable, pon en práctica la regla del 90/10. Sabes que el 90% depende solo de ti y que si eres capaz de no dejarte manejar por ese 10%, lo que te ocurra, se quedará en un grano de arena y te librarás de haberlo convertido en una montaña.

Alicia Escaño Hidalgo

La psicología me enseñó que ser feliz es una decisión.

Ver perfil »
Te puede gustar