La rutina de mañana que cambiará tu vida: 6 hábitos para el éxito

11 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Los hábitos y actividades con los que comenzamos el día pueden determinar nuestra motivación y productividad. Así, te presentamos una de las metodologías que más éxito están cosechando.

Son muchas las personas que desean mejorar su productividad y su motivación. Anhelan emprender y sacar adelante diversos proyectos, quieren mejorar y ocuparse de su desarrollo personal. Sin embargo, sienten que no tienen tiempo para ello. ¿Y si te dijera que la clave del éxito se encuentra en tu rutina de mañana? Esta es la propuesta de Hal Elrod en su libro Mañanas milagrosas: los 6 hábitos que cambiarán tu vida antes de las 8:00h.

Y es que muchos de nosotros nos levantamos con el tiempo justo y comenzamos el día en piloto automático, sin conciencia. Vencer la pereza y la desmotivación para lograr cumplir con nuestras obligaciones matutinas ya parece una tarea lo suficientemente dura.

En resumen, nuestras mañanas son agobiantes y desorganizadas. Sin embargo, en su método basta con levantarnos una hora antes y dedicar 60 minutos a nuestro desarrollo para experimentar un cambio profundo en este sentido.

Mujer apagando el despertador

Los 6 hábitos de tu rutina de mañana

Estos son los seis hábitos que el autor de Mañanas milagrosas nos propone incorporar en nuestra rutina matutina. Tras beber agua, ponerte ropa deportiva cómoda y salir de tu dormitorio, estarás listo para comenzar. 

1. Silencio

Dentro de nuestro frenético ritmo de vida no parece haber lugar para el silencio. Incluso en muchas ocasiones lo evitamos a toda costa, tapándolo con la radio o la televisión, pues lo consideramos aburrido o perturbador. Sin embargo, el silencio nos proporciona un espacio de sosiego y autoconocimiento realmente necesario.

Así, inicia tus mañanas con unos minutos de silencio con propósito. Puedes utilizarlo para respirar de forma consciente y profunda, realizar alguna meditación o simplemente rememorar y agradecer por todo lo bueno que acontece en tu vida.

2. Afirmaciones

Nuestros pensamientos (conscientes e inconscientes) se articulan en torno al lenguaje. Y este mismo es una de las herramientas más valiosas de las que disponemos para generar un cambio en nuestros patrones internos.

Por ello, la siguiente actividad de tus mañanas ha de consistir en repetir afirmaciones profundas y significativas que te acerquen a la versión de ti mismo que has dibujado en el horizonte.

Escríbelas en presente, en modo afirmativo y en primera persona. Pueden referirse a cualquier área de tu vida que desees mejorar.

Por ejemplo: “todas mis relaciones son sanas y armoniosas”, “soy una persona segura de sí misma”, “me siento realizado y enriquecido por el trabajo que desempeño”. A base de repeticiones, tu inconsciente captará los mensajes y comenzará a trabajar de acuerdo a ellos.

3. Visualización

La visualización creativa es una técnica que nos ayuda a enfocarnos en lo que deseamos y en cómo podemos alcanzarlo. Para ello, dedica unos minutos cada mañana a visualizarte en esas situaciones que deseas experimentar.

Imagínate viviéndolo en primera persona, utiliza todos tus sentidos para introducirte en la escena. El ensayo mental te pondrá en el camino de lograr aquello que visualizas.

4. Ejercicio para activarte en tu rutina de mañana

Comenzar el día practicando algún tipo de deporte o actividad física nos proporciona numerosos beneficios. Mejora nuestra salud, nuestra autoestima y nos llena de energía para el resto de la jornada.

Puedes escoger practicar deporte del modo que más te guste, con unos minutos cada mañana será suficiente.

5. Lectura

Todos tenemos un libro que deseamos leer y para el que nunca encontramos tiempo o un área sobre la que deseamos aprender y formarnos, pero que siempre queda pospuesta y relegada por el resto de nuestras obligaciones.

Este es el momento de que lleves a cabo esta tarea. Reserva un tiempo cada mañana para ponerte al día con tus lecturas pendientes.

6. Escritura

Escribir nos conecta con nosotros mismos, con nuestras emociones, deseos y temores. Nos aporta perspectiva y claridad. Por ello, cada mañana dedica unos momentos a escribir.

Puedes anotar tus principales logros, avances o vivencias del día anterior. O puedes emplearlo para generar gratitud y optimismo en ti plasmando por escrito los aspectos más positivos que te han ocurrido o esperas que te ocurran.

Mujer escribiendo propósitos

Personaliza tu rutina de mañana

Puedes adaptar y personalizar los anteriores pasos de modo que se adapten más a tu personalidad. Escoge el orden en el que vas a implementarlos y el tiempo que dedicarás a cada uno de ellos.

Igualmente, puedes elegir cómo utilizar el silencio o que escribirás cada día en el diario. Únicamente asegúrate de ser constante y de cumplir todos los puntos.

  • Elrod, H. (2016). Miracle Morning. First.
  • Gawain, S. (1991). Visualización creativa. Sirio.