La teoría de la autodeterminación - La Mente es Maravillosa

La teoría de la autodeterminación

Eva Maria Rodríguez 25 julio, 2018 en Teorías 0 compartidos
Persona dibujando un trabajador subiendo escaleras para representar la motivación laboral para representar la teoría de la autodeterminación

La autodeterminación se ha usado con frecuencia en un contexto diplomático y político para describir el proceso que sufre un país para afirmar su independencia. Sin embargo, la autodeterminación también tiene un significado mucho más personal y más relevante para la psicología: la capacidad o el proceso de tomar las propias decisiones y controlar la propia vida. De hecho, la autodeterminación es una pieza vital asociada al bienestar psicológico.

La teoría de la autodeterminación sugiere que las personas están motivadas para crecer y cambiar por necesidades psicológicas innatas. La teoría identifica tres necesidades psicológicas innatas y universales: la necesidad de competencia, la necesidad de conexión y la necesidad de autonomía. Además, la motivación intrínseca juega un papel importante en la teoría de la autodeterminación.

El significado de la teoría de la autodeterminación

La teoría de la autodeterminación es una teoría que vincula la personalidad, la motivación humana y el funcionamiento óptimo. Postula que hay dos tipos principales de motivación -intrínseca y extrínseca- y que ambas influyen, y mucho, en quiénes somos y cómo nos comportamos.

La teoría de la autodeterminación surgió del trabajo de los investigadores Edward L. Deci y Richard M. Ryan sobre la motivación en los años setenta y ochenta del siglo XX. Aunque ha crecido y se ha expandido desde entonces, los principios básicos de la teoría provienen del libro que Deci y Ryan publicaron en 1985 sobre el tema.

Persona motivada con el brazo hacia arriba

La primera suposición de la teoría de la autodeterminación es que las personas son “actividades dirigidas hacia el crecimiento”. Obtener dominio de los desafíos y asimilar nuevas experiencias es esencial para construir un sentido propio. En este sentido, la teoría de Deci y Ryan sugiere que las personas actúan motivadas por la necesidad de crecer y obtener satisfacción.

Mientras que las personas se mueven motivadas por la promesa de recompensas externas, como el dinero, premios o el reconocimiento social (conocida como motivación extrínseca), la teoría de la autodeterminación se centra principalmente en fuentes internas de motivación, como la necesidad de adquirir conocimiento o independencia (conocida como motivación intrínseca).

De acuerdo con la teoría de la autodeterminación, las personas necesitan sentir lo siguiente para lograr dicho crecimiento psicológico:

  • Competencia: las personas necesitan dominar las tareas y aprender diferentes habilidades.
  • Conexión o relación: las personas necesitan experimentar un sentido de pertenencia y apego a otras personas.
  • Autonomía: las personas necesitan sentir que controlan sus propios comportamientos y objetivos.

Deci y Ryan sugieren que, cuando las personas experimentan estas tres cosas, se vuelven autodeterminados y pueden sentirse intrínsecamente motivados para buscar las cosas que les interesan.

Es importante tener en cuenta que el crecimiento psicológico descrito por la teoría de la autodeterminación no ocurre automáticamente. Si bien las personas pueden estar orientadas hacia ese crecimiento, requiere de un sustento continuo. Según Deci y Ryan, el apoyo social es la clave. A través de nuestras relaciones e interacciones con otros, podemos fomentar o frustrar el bienestar y el crecimiento personal.

Motivación y autodeterminación

Según Deci y Ryan, la motivación extrínseca nace del interés por lo externo. Tales fuentes incluyen sistemas de calificación, evaluaciones de empleados, premios y elogios y el respeto o la admiración de los demás.

Por otro lado, la motivación intrínseca proviene del interior y está muy asociada a la tarea en sí. Existen impulsos internos que nos motivan a comportarnos de ciertas maneras, incluidos nuestros valores centrales, nuestros intereses y nuestro sentido personal de la moralidad.

Hombre subiendo por una escalera hacia el cielo para representar la teoría del Grit

Aunque parezca que la motivación intrínseca y la motivación extrínseca son opuestas, con un comportamiento de conducción intrínseco acorde con nuestro “yo ideal” y extrínseco que nos lleva a conformarnos con los estándares de los demás, existe otra distinción importante para diferenciar motivaciones. Por eso la teoría de la autodeterminación diferencia entre la motivación autónoma y la motivación controlada.

La motivación autónoma incluye la motivación que proviene de fuentes internas, pero también incluye la motivación de fuentes extrínsecas si el individuo se ha identificado con el valor de una actividad y siente que se alinea o es coherente con la imagen que quiere proyectar.

La motivación controlada se compone de:

  • Una regulación externa: un tipo de motivación en la que el comportamiento del individuo está dirigido por recompensas y castigos externos
  • Una regulación introyectada: motivación que proviene de actividades y valores parcialmente internalizados y motivos tales como evitar la vergüenza, buscando aprobación y protegiendo el ego.

Según la teoría de la teoría de la autodeterminación, cuando un individuo es impulsado por una motivación autónoma, se sentiría autodirigido y autónomo. Cuando el individuo es impulsado por una motivación controlada, sentiría presión para comportarse de cierta manera y experimentaría poca o ninguna autonomía.

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar