La terapia cognitiva en el trastorno histriónico de la personalidad

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Alicia Escaño Hidalgo
· 11 abril, 2019
Presentamos la terapia cognitiva para el trastorno histriónico de la personalidad como una aproximación diferente en el abordaje de esta problemática tan difícil de tratar en terapia

El trastorno histriónico de la personalidad se caracteriza por un patrón dominante de emotividad excesiva y de búsqueda de atención, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y que está presente en diversos contextos, según la quinta edición del Manual diagnóstico de los trastornos mentales (DSM -5).

Además este trastorno de la personalidad tiene como criterio diagnóstico la presencia de cinco o más de los hechos siguientes:

  • La persona se siente incómoda en situaciones en las que no es el centro de atención.
  • La interacción con los demás se caracteriza con frecuencia por un comportamiento sexualmente seductor o provocativo inapropiado.
  • Cambios rápidos y expresión plana de las emociones.
  • Utilización del aspecto físico para atraer la atención.
  • Estilo de hablar basado de forma excesiva en las impresiones y que carece de detalles.
  • Autodramatización, teatralidad y expresión exagerada de la emoción,
  • La persona es sugestionable (es decir, fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias) y considera que las relaciones son más estrechas de lo que son en realidad.

Como puede apreciarse, la personalidad histriónica es esa persona que concebimos como infantil, con escasa tolerancia a la frustración, como un niño o niña con rabietas. Son excesivamente dependientes de los demás, con falta de empatía y no toleran que se les contradiga o que no se les baile el agua.

Así, el perfil de una persona histriónica se caracteriza por presentar la necesidad de llamar la atención de todo aquel que esté a su alrededor, sobre todo, a través de con conductas superficiales, con la apariencia. Por ejemplo, eligen ropas de colores chillones, que llamen la atención o estampados singulares.

Mujer mirándose en un espejo

Características adicionales

Además de los propios criterios diagnósticos, existen algunas otras características interesantes. Aunque es más común en mujeres, también hay hombres con un patrón de personalidad histriónica.

Las mujeres suelen usar mucho maquillaje, tacones y llevar a cabo comportamientos seductores para ganar el afecto y la atención de los otros.

Por su parte, los hombres, también intenta demostrar su virilidad o comportamiento de «donjuanismo» de una manera exacerbada. Para ambos, el objetivo último es la conquista, con ello refuerzan su autoestima.

Una vez que han camelado al otro, no saben gestionar la relación y sienten la necesidad de huir de ella para embarcarse en otra. No les gratifica la relación en sí, sino el toma y daca del «tonteo» o la seducción.

La terapia cognitiva para el trastorno histriónico se propone como un método para modificar los pensamietos automáticos de estas personas, realizar experimentos conductuales y modificar el curso de las relaciones interpersonales.

Más características del trastorno histriónico de la personalidad

La característica fundamental de la que parte el trastorno histriónico de la personalidad es el terror por un posible rechazo. La autoestima de estas personas es extremadamente baja, pero en lugar de rendirse a ello, como pueden hacer, por ejemplo, los dependientes, la sombrecompensan. Esta sobrecompensación viene de la mano de exhibir al máximo sus cualidades superficiales o banales, como pueden ser el físico o un encanto frívolo y vacío.

Así, el paciente histriónico alberga en su mente pensamientos del tipo «Yo soy inadecuado e incapaz de manejar la vida por mí mismo». Al llegar a la conclusión de que son incapaces de cuidarse por sí mismos, necesitan encontrar el modo de que otros les cuiden. De esta forma, emprenden de manera activa la búsqueda de la atención y la aprobación, para asegurarse de que los otros satisfacen sus necesidades.

Arrastrados por la teatralidad y el deseo de llamar la atención, pierden de vista la meta real y llegan a perseguir la estimulación y el dramatismo por sí mismos. Y una vez que sus relaciones exigen un paso más o cierta profundidad, no tienen la menor idea de cómo hacerle frente. Por lo tanto, las relaciones son casi siempre superficiales, planas y basadas en la representación de un papel insustancial.

Terapia cognitiva en el trastorno histriónico de la personalidad

La terapia cognitiva en el trastorno histriónico no es tarea fácil. Este padecimiento es uno de los que menos consciencia alberga sobre su propia problemática, por lo que la mayoría de las ocasiones ni siquiera creen tener un problema. Suelen venir a consulta cuando han tocado fondo en su vida y no saben por dónde ir ni cómo manejarla.

El primer paso es que el terapeuta cognitivo no se convierta en el «salvador» que el paciente histriónico está acostumbrado a tener a su lado. Debe tener cuidado de no dejarse seducir y no asumir este tentador papel. Si el terapeuta cae en esta trampa, es difícil que la terapia avance.

Por otro lado, es muy importante reforzar al paciente histriónico por su capacidad para atender a los detalles en la sesión, así como a practicar la asertividad. Son pacientes que divagan, se pierden en sus relatos, son demasiado globales. Por lo tanto, necesitan enfocarse en detalles y aprender a ser más precisos.

La terapia cognitiva en el trastorno histriónico de la personalidad asume que uno de los objetivos es que el paciente aprenda a enfocar la atención en un problema concreto. Establecer una agenda de temas permite comenzar a enseñarle a centrar la atención.

Psicóloga haciendo terapia psicológica

Es recomendable establecer metas auténticas importantes para él y que permitan beneficios inmediatos. Esto es debido a que como les suele ocurrir en sus demás relaciones, abandonan la terapia antes de que se produzcan los cambios. Por lo tanto, suelen necesitar refuerzos constantes, sin perder de vista los que establezcamos a largo plazo.

Una de las técnicas que se usan en la terapia cognitiva en el trastorno histriónico de la personalidad es fantasear sobre cómo sería su vida si él cambiara su forma de comportarse en las relaciones. Se trata de ordenar sus ideas en torno a quién le gustaría ser.

Otra técnica empleada en la terapia es la externalización de voces, en la que el terapeuta enuncia los pensamientos automático de paciente y este da respuestas más adaptativas.

El paciente ve que para él es más fácil el cuestionamiento socrático si se usan en terapia sus propias palabras. Por ejemplo, usar «hoy tengo reunión con la cucaracha», en lugar de «tengo reunión con mi jefe».

Por último, recalcar que el entrenamiento en solución de problemas, en particular en el denominado pensamiento de medios y fines es esencial. El objetivo es que el paciente deje de utilizar la manipulación como estrategia de solución de problemas y considere aplicar otras alternativas que le reportarían mayores beneficios.

  • American Psychiatric Association (APA) (2014): Manual de Diagnóstico y Estadísitico de los Trastornos Mentales, DSM5. Editorial Médica Panamericana. Madrid.
  • Beck, A., Freeman, A., Davis, D. Terapia cognitiva de los trastornos de personalidad. Paidós. 2º edición (2015)