La terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness - La Mente es Maravillosa

La terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness

Francisco Pérez 13 mayo, 2018 en Terapias 552 compartidos
Mujer meditando en el cesped

La depresión es la oscuridad de alma, la desgana, la desesperanza y la tristeza. Son muchos los adjetivos que se han utilizado para definirla. Pero si algo tenemos claro con respecto a la depresión es que sus efectos son devastadores.

La depresión clínica o “depresión mayor” constituye una condición en la que se presenta un estado de ánimo depresivo persistente o una pérdida de interés. Junto con estos síntomas también aparecen dificultades del sueño, reducción del apetito, disminución de la concentración, etc.

Las estadísticas en cuanto al número de personas que sufren depresión son preocupantes. Es uno de los trastornos mentales más prevalentes. Y es que el 17% de la población ha informado haber experimentado depresión durante los últimos seis meses. La Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que para el año 2020 la depresión supondrá la segunda enfermedad más extendida en el mundo. Su tratamiento se está convirtiendo en el principal desafío en el campo de la salud mental.

El tratamiento de la depresión

A finales de los años 80, existían varios modos de combatir la depresión. Los medicamentos antidepresivos se convirtieron en el tratamiento de primera línea para la depresión clínica. Los tratamientos psicológicos también empezaban a tener éxito. La terapia conductual enfatizaba la necesidad de incrementar la participación de las personas deprimidas en actividades reforzantes o placenteras.

Depresión grave

La terapia cognitiva tenía el objetivo de cambiar el modo en el que los pensamientos contribuían a la aparición y mantenimiento de los síntomas depresivos. Finalmente, la terapia interpersonal afirmaba que aprender a resolver a disputas interpersonales y a cambiar roles aliviaría la depresión.

Con todos estos tratamientos disponibles, seguramente el problema de la depresión se había resuelto. Sin embargo, por desgracia esto no es así.

El problema de las recaídas

Desgraciadamente, aunque las terapias para la depresión mostraron ser eficaces, la investigación mostró otro problema. Este problema era el retorno de nuevos episodios de depresión en personas que ya habían experimentado uno. En este sentido, algunos consideran que la depresión es una enfermedad crónica, para toda la vida. El riesgo de episodios reincidentes supera el 80%. Los pacientes experimentarán una media de cuatro episodios depresivos mayores de 20 semanas de duración.

La recaída y la recurrencia posteriores a un tratamiento exitoso de la depresión son resultados comunes y debilitantes. Este es el verdadero problema al que nos enfrentamos. Para hacer frente a las recaídas se insistió en el uso de la terapia cognitiva. Gracias a esta, las recaídas cada vez fueron menores, aunque siguieron persistiendo. Hacía falta introducir un nuevo elemento para solucionar este problema.

La terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness

Se ha planteado incluir la consciencia plena como un posible componente del tratamiento psicológico de la depresión. ¿Pero qué significa “consciencia plena”?

La consciencia plena implica prestar atención de un modo en particular: con un fin, en el momento presente y sin juzgar (Jon Kabat-Zinn). Es destacable lo liberador que puede ser percibir nuestros pensamientos como simples pensamientos y que no somos “nosotros” ni la “realidad”.

El simple acto de reconocer nuestros pensamientos como pensamientos puede liberarnos de la distorsionada realidad que con frecuencia crean. Permite una mayor clarividencia, así como un mayor sentido de control sobre nuestras vidas.

Mujer haciendo mindfulness en el campo

La clave es desengancharse de los pensamientos negativos de carácter repetitivo

La terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness postula como habilidad esencial el reconocer y desengancharse de los estados mentales caracterizados por patrones autoperpetuantes de pensamientos negativos y de naturaleza rumiante.

Si no prestamos atención a estos patrones, es probable que produzca una espiral descendente del estado de ánimo y el inicio de la recaída. La herramienta básica para efectuar el cambio de los modos mentales es el empleo intencionado de la atención y la consciencia de modos particulares.

Al elegir qué vamos a atender y cómo vamos a enfocarlo, colocamos en nuestra mano la palanca que nos facilita el cambio de “marchas mentales”. ¿Cuándo se puede poner en práctica esta nueva habilidad? En principio, este modo mental puede ejercitarse en todas las situaciones.

La consciencia plena como habilidad fundamental

La consciencia plena es la habilidad fundamental que enseña la terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness. Ello implica prestar atención de un modo en particular, con un propósito, en el momento actual y sin efectuar juicios de valor.

Tomar consciencia de los patrones de pensamiento, emociones y sensaciones corporales constituye un primer paso esencial. La consciencia plena suministra tanto los medios para cambiar las “marchas mentales”, como una marcha mental alternativa incompatible a la cual cambiar.

La estructura de la terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness

La terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness tiene una duración de 8 sesiones. En este tipo de terapia prima el proceso de aprender a prestar atención, con un propósito, en cada momento y sin establecer juicios de valor. Así, aprender a prestar atención constituye el enfoque de las primeras sesiones de la terapia.

Los pacientes llegan a ser conscientes de la escasa atención que, por lo general, se le presta a la vida diaria. Se les enseña a ser conscientes de lo rápido que cambia la mente de un tópico a otro. Tras percatarse de que la mente está divagando, aprenden a traerla de vuelta y centrarla en un solo elemento. Esto se enseña con referencia a las partes del cuerpo primero, y después con base a la respiración.

Chico practicando coaching zen

Finalmente, los pacientes aprenden a ser conscientes del modo en el que la divagación de su mente puede permitir la presencia de pensamientos y emociones negativas. Abordar en el momento los cambios de humor o enfrentarse a ellos más tarde implica una segunda fase de la terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness.

Como hemos visto, la terapia cognitiva para la depresión basada en el mindfulness es un tipo de terapia eficaz para el tratamiento de los estados depresivos. Gracias a ella, los pacientes aprenden a identificar sus pensamientos negativos, dejarles espacio, aceptarlos y dejarlos ir finalmente.

Referencias bibliográficas

Segal, Z.V., Williams, J.M. y Teasdale, J.D. (2006). Terapia cognitiva de la depresión basada en la consciencia plena. Un nuevo abordaje para la prevención de recaídas. Bilbao: Desclée de Brouwer.
García Campayo J, Demarzo M. Barcelona (2015). Manual práctico de mindfulness: Curiosidad y Aceptación. Siglantana, 2015.

Francisco Pérez

Psicólogo General Sanitario. Director del centro Supera Psicología. Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la U.C.M.

Ver perfil »
Te puede gustar