La tragedia de un hombre adelantado a su época, Leonardo da Vinci

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 26 abril, 2017
Pedro González Núñez · 16 enero, 2016

Es duro ver algo con tal claridad, que te resulta excesivamente evidente, pero eres el único capaz de observarlo. Esta es una gran desgracia que sufren esas pocas mentes privilegiadas que parecen nacer antes de que el tiempo esté a su altura. Y esto es lo que refleja la obra “Leonardo da Vinci o la tragedia de la imperfección”, salida de la acertada pluma de Carlos Blanco, autor que refleja en su obra una mirada feroz de Leonardo da Vinci consigo mismo.

Carlos Blanco nos presenta a Leonardo da Vinci, un hombre que sufre una terrible tragedia, pues ha nacido con un don, el de conocer todo cuanto pueda existir a su alcance, y mucho más. Así pues, este anhelo incansable de sabiduría le sume en un devenir desgraciado, aunque por el camino se muestre como un ser capaz de producir algunas de las obras más importantes de la historia del ser humano.

“He ofendido a Dios y a la humanidad porque mi trabajo no tuvo la calidad que debía haber tenido.”

-Leonardo da Vinci-

Carlos Blanco

Carlos Blanco, autor de ‘Leonardo da Vinci o la tragedia de la imperfección’

Antes de entrar de lleno en la apasionante vida de Leonardo da Vinci, sería interesante conocer un poco más al autor de la historia, Carlos Blanco.

Carlos Blanco es doctor en teología y filosofía, así como licenciado en ciencias químicas. Además, ha publicado ya una decena de libros, entre los que destacan Mentes maravillosas que cambiaron la humanidad (2007) o Conciencia y Mismidad (2013).

Blanco siente el constante impulso de la necesidad del conocimiento, hecho que le lleva a ser un ávido lector e investigador, e incluso pertenece a la Asociación Española de Egiptología.

Carlos Blanco ofrece un curso a través de la Mente Maravillosa gracias a cual podrás introducirte en los complejos y vastos recovecos del conjunto de neuronas que forman nuestro maravilloso cerebro, llamado El Poder de la Mente, un viaje increíble en el que descubrirás el complejo mundo de tu propia conciencia, y ya nada volverá a ser lo mismo.

Curso Carlos Blanco El poder de la mente

Leonardo da Vinci y la búsqueda de la perfección

En la obra de Carlos Blanco, encontramos a un Leonardo da Vinci desconocido para el gran público. El autor ha tratado de entrar en la mente del genio, gesta realmente compleja y ardua, para ofrecer un relato apasionante sobre el brillante devenir filosófico-poético del artista renacentista.

Por ello, no es extraño encontrar en el libro pasajes de verdadero gozo ante los triunfos de da Vinci, hombre culto y de elevadas convicciones, frente a la desgracia de ver un horizonte que, aún hoy, muchos todavía no son capaces de vislumbrar tras 400 años de evolución desde la vida del genio.

Blanco desentraña las virtudes y tragedias de Leonardo da Vinci en un atrevido juego literario que combina diferentes géneros, emulando al propio artista, capaz de crear verdaderas joyas en cualquier campo, ya fuera pintura, escritura e incluso ingeniería.

Sin embargo, la búsqueda de la perfección tiene claroscuros muy perversos. Un hombre de inteligencia e imaginación sin límites, se puede ver cohibido por las propias fronteras de la sociedad y el mundo en que le ha tocado vivir.

Un ser tan necesitado de constante sabiduría, ¿cuánto hubiera podido hacer disfrutando de la tecnología que tenemos hoy en día?, ¿dónde podría llegar naciendo en un mundo futuro dentro de unos años? Pero, ¿cuán incomprendido habría sido Leonardo da Vinci de proclamar sus ideas e inventos tal día como este mismo?

Leonardo da Vinci, un genio visionario

No obstante, Leonardo da Vinci, pese a su tragedia en pro del conocimiento absoluto, jamás se dejó avasallar por su tiempo y las limitaciones y restricciones de la época. Con las enormes fronteras de la ingeniería y tecnología limitada, fue capaz de diseñar máquinas que solo pudieron ver la luz gracias a los avances aparecidos cientos de años después.

Sin duda, da Vinci tuvo un genio y una capacidad creadora que pocos hombres a lo largo de la historia de la civilización han tenido a su alcance. Es de una genialidad absoluta el poder ver más allá de lo que su propio tiempo le permitía.

“Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos.”

-Leonardo da Vinci-

Láminas de da vinci

¿Quién no conoce hoy en día algunas de las grandes creaciones de esta genial mente? Obras como “La Última Cena” o la “Mona Lisa” se unen a vigorosas teorías sobre las propiedades del agua, la naturaleza de la luz, los misterios del cuerpo humano o la tectónica de placas.

Visto cuanto pudo crear Leonardo da Vinci con la rudimentaria tecnología del Renacimiento italiano, ¿de qué habría sido capaz esta mente genial e ingeniosa de nacer un día como hoy? Probablemente Leonardo da Vinci podría revertir decenas de teorías científicas y llevar a la humanidad más allá de nuestras fronteras terrestres.

Leonardo da Vinci, un hombre y su genio

Sin embargo, Leonardo da Vinci, sea cuando fuere el día en que naciera, jamás estaría completo, y siempre sufriría la tragedia del conocimiento. Por mucho que aprendas, por más que encuentres las respuestas a las preguntas más complejas, hay una realidad innata, y es que siempre aparecen nuevas cuestiones sin solución a la vista.

Esa es la gran tragedia que el autor Carlos Blanco señala en su obra. Carlos Blanco ha rendido un sincero y cariñoso homenaje a un hombre que jamás se conformó, y siempre buscó la excelencia, Leonardo da Vinci. Con cada respuesta que encontraba, formulaba nuevas preguntas. Y esa era su gran virtud, pero también su enorme tragedia.