La ventana de Johari, una herramienta de autoanálisis

Edith Sánchez·
23 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
23 Agosto, 2020
La ventana de Johari es una herramienta que nos invita a conocer y a analizar a los demás, de una manera amena y constructiva. Es ideal para aplicar en grupos que se acaban de formar o o que no tienen afianzados sus vínculos.

La ventana de Johari es una herramienta creada por los psicólogos Joseph Luft y Harrington Ingham para facilitar el autoconocimiento y conocimiento mutuo. Se emplea, por lo general, en dinámicas de grupo y en grupos de autoayuda.

Esta herramienta es muy valorada en el mundo organizacional, ya que facilita el proceso de retroalimentación personal en un contexto grupal y afianza los vínculos.

La ventana de Johari también suele darle grandes sorpresas a quienes participan del ejercicio. Así mismo, esta herramientas define 16 tipos particulares de relaciones agrupados en cuatro grandes categorías. ¿En qué consiste esta herramienta? Veamos.

Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo nacen de una actitud de aprecio por los demás”.

-Dalái Lama Tenzin Gyatso-

Mujer escribiendo en la ventana de Johari

La ventana de Johari

La ventana de Johari se llama así porque es la unión de las primeras letras de los nombres de sus creadores. Jo, por Joseph, y hari, por Harry. Se basa en la existencia de cuatro áreas dentro de las relaciones interpersonales. Estas se forman a partir de dos grandes ejes: uno horizontal, que corresponde al yo, y uno vertical, que corresponde a los otros.

Así se forma un gráfico de cuadrantes y cada uno de ellos representa un área del conocimiento de uno mismo en el marco de las relaciones. Dichas áreas son las siguientes:

  • Área libre. Corresponde a aquello que cada persona conoce de sí misma y que también es conocido por los demás. Muestra la forma como nos damos a conocer a los otros y que estos perciben a partir de lo que cada uno de nosotros expone a ellos.
  • Área oculta. Comprende aquello que cada quien conoce de sí mismo, pero que no le da a conocer a los demás de forma deliberada. Es posible que los otros lo capten de manera indirecta, pero no por voluntad propia de cada persona.
  • Área ciega. Este cuadrante corresponde a los aspectos que una persona desconoce de sí misma, pero que los demás sí conocen, o, al menos, perciben. Por lo general, comprende conductas de tipo inconsciente.
  • Área desconocida. En esta área van aquellos elementos que desconocemos de nosotros mismos y que los demás también desconocen. Incluye aquello que suele pasarse por alto o lo que plantea interrogantes/dudas en uno mismo o en los demás.

Aplicar la ventana de Johari

Es muy enriquecedor aplicar la ventana de Johari en grupo. De hecho, también puede ser aplicada a un solo individuo, o realizar el ejercicio en pareja, en familia, con los hijos, etc. Lo ideal es que el ejercicio se lleve a cabo con un mínimo de dos y un máximo de cinco personas.

Para aplicar la herramienta lo indicado es seguir estos pasos:

  • Cada una de las personas que participan en el ejercicio debe tener un papel por integrante en el grupo. Así, si son cuatro, cada persona debe tener cuatro papeles.
  • En cada papel se escribe el nombre de uno de los integrantes del grupo y se dibuja una ventana de Johari.
  • A continuación, el integrante debe llenar cada cuadrante con los rasgos que considere adecuados. Así, en el área libre se escribirán los rasgos que se conocen de esa persona; en el área oculta, lo que se desconoce, etc.
  • Al final, cada participante le entregará a los demás su dibujo.

El ejercicio termina haciendo una comparación entre lo que cada persona consignó en su dibujo y lo que los demás consignaron. Los rasgos que no encuadren en ninguna categoría se dejan en el “área desconocida”.

Grupo haciendo ejercicio

Los tipos de relaciones

La ventana de Yohari no solo sirve para que te conozcas mejor y para que veas cómo te perciben los demás, sino que también da información importante sobre el estilo de relación que tienes con otros. Esto da lugar a cuatro grandes tipos de relaciones:

  • Relaciones de área libre. Si la otra persona escribió muchos rasgos tuyos en el “área libre” y es mutuo, el vínculo se caracteriza por buen conocimiento y autenticidad.
  • Relaciones de área oculta. Si hay mayor número de rasgos en el área oculta, significa que hay falta de conocimiento y quizás prevención en la relación.
  • Relaciones de área ciega. Cuando hay mayor número de rasgos en el área ciega es posible que exista tensión, conflicto o prejuicio. Es el tipo de vínculos más difíciles de llevar.
  • Relaciones de área oculta-ciega. Si predominan rasgos en estas dos áreas, significa que hay mucha observación mutua, pero poco conocimiento a la vez.

Lo más aconsejable es que al final cada uno saque sus propias conclusiones y las comparta con el grupo en una nueva sesión que se llevará a cabo una semana después. Así, todos tendrán un motivo de reflexión.

Fritzen, S. J. (1987). La ventana de Johari (No. 22). Editorial Sal Terrae.