Las 10 estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit - La Mente es Maravillosa

Las 10 estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit

David Sánchez 14 junio, 2018 en Actualidad y psicología 0 compartidos
Hombre con una televisión en su cabeza

Históricamente, los medios de comunicación han demostrado ser una vía muy eficiente para moldear la opinión pública. Gracias a ellos se han creado o destruido movimientos sociales, se han ocultado crisis financieras y se han estimulado corrientes ideológicas. Ante esto, han surgido diferentes estudios y teorías, como las estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit.

Esta idea ha sido habitualmente atribuida a Noam Chomsky, aunque de manera errónea. La intención del escritor francés era la de poner de relieve las herramientas psicosociales que permiten tener distraído al público de lo realmente importante. De esta forma, los verdaderos problemas que padece la población son difuminados mediante la manipulación de la opinión pública con la ayuda de los medios de comunicación, consiguiendo una sociedad más sumisa y menos crítica.

1. La estrategia de la distracción

La primera de las estrategias de estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit es la distracción, ya que es el elemento primordial del control sobre la sociedad. La distracción consiste en desviar la atención del público de los asuntos importantes.

Mediante la inundación con continuas distracciones e informaciones sobre asuntos banales, el público no se interesará por las cuestiones esenciales de la política, la cultura, la economía o la problemática social. Se trata de mantener el foco lejos de los verdaderos problemas sociales, atrayéndolo hacia temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado por banalidades, sin tiempo ni espacio para pensar.

Hombre buscando morbo en la televisión

2. Crear problemas y ofrecer soluciones

Este método consiste en crear un problema para causar cierta reacción en el público, y que este acepte de buen grado o incluso pida las medidas de solución que el poder quería implantar desde el principio. Por ejemplo, crear una crisis económica para que el público acepte como un “mal necesario” el retroceso de los derechos laborales y la precarización de los servicios públicos. Otro ejemplo puede ser dejar que se desarrolle o se intensifique la violencia urbana, para que el público demande políticas represivas.

3. La estrategia de la gradualidad

Se trata de lograr la aceptación de una medida inaceptable, aplicándola de forma gradual, lentamente, incluso durante años. Para algunos, esa es la forma en que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas, como el neoliberalismo, fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990, haciendo privatizaciones e incrementando la precariedad.

4. La estrategia de diferir

Otra forma de aceptar una decisión impopular es presentarla como “dolorosa, pero necesaria”, obteniendo la aceptación pública en el momento, con la promesa de aplicarla en un futuro. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato, porque el esfuerzo no debe hacerse inmediatamente. Esto da más tiempo a la masa para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Hablar desde una posición intelectual superior

La mayor parte de la publicidad dirigida al gran público se realiza utilizando un discurso, argumentos, personajes y entonaciones algo infantiles, como si el espectador no fuese maduro o no tuviera la capacidad para comprender ciertas ideas. De esta forma, cuando se trata de engañar al público, este puede responder de una manera aún más infantil.

Político dando un discurso

6. Apelar al aspecto emocional antes que a la reflexión

Utilizar el lado más emocional de las personas es una técnica clásica para detener el análisis racional de una situación, así como su sentido crítico. Por otra parte, la utilización de un registro emocional apela al comportamiento instintivo, basado sobre todo en deseos o miedos.

7. Mantener al público en la ignorancia

Otra de las estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit se trata de lograr que el gran público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control. Esto se aplica en recortes en educación, recortes en profesorado, en becas, masters de gran coste, carreras imposibles casi para una gran población, etc.

8. Hacer que el público sea complaciente con la mediocridad

Promover la creencia de que está bien y está de moda ser una persona vulgar, inculta, poco intelectual o correcta, como puede observarse en gran cantidad de programas de televisión.

9. Reforzar la autoculpabilidad

Hacer creer al individuo que solamente él es el culpable de su propia desgracia, debido sobre todo a su falta de inteligencia, sus pobres capacidades, o su falta de esfuerzo. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema, el individuo se culpa y se autodesvalida.

Dedos de personas culpando

10. Conocer a los individuos mejor que ellos mismos

La última de las estrategias de estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit se basa en desarrollar un sistema que permita conocer más a los individuos que ellos mismos, gracias a técnicas como la biología, las neurociencias o la psicología. Esto permitirá ejercer un gran control sobre las masas.

Conocer estas estrategias no impedirá que determinados intereses sigan utilizándolas en su favor. Sin embargo, sí nos permitirá a nosotros (como individuos dentro de un colectivo muy grande: la sociedad) decidir hasta qué punto vamos a permitir que nos influyan o cómo vamos a reaccionar cuando las detectemos.

David Sánchez

Soy ingeniero, apasionado por las nuevas tecnologías y las energías renovables. La lectura y la música son mis pilares para el ocio. Quiero ayudar a difundir conocimiento para ayudar a una vida más sana a todos los niveles.

Ver perfil »
Te puede gustar