Las 10 mejores frases de Wilhelm Wundt

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 10 diciembre, 2017
Sara Clemente · 10 diciembre, 2017

Wilhelm Wundt es considerado como uno de los más relevantes y prestigiosos psicólogos de todos los tiempos. De hecho, sus hitos le han elevado a la posición de “padre de la psicología”. Y aunque su modelo no fue ni el único ni el primero, sus ideas tuvieron un gran calado y continuación en la Europa del siglo XX. Os resumimos sus ideas en estas 10 frases de Wilhelm Wundt.

Fue un médico, psicólogo y filósofo alemán de familia protestante. Catedrático en la Universidad de Zürich y, posteriormente, en la de Leipzig, en las que llegó a dirigir cerca de 200 tesis doctorales. Cuenta con más de 500 obras publicadas, entre las que destacan Fundamentos de psicología fisiológica (1874) y Psicología de los pueblos, de 10 volúmenes (1900-1904).

Wilhem Wundt

La unión entre psicología y fisiología en las frases de Wilhelm Wundt

Con 23 años, fue doctorado en medicina con summa cum laude. Dos años después, recibió su segundo doctorado tras estudiar con el fisiólogo Müller. Wundt fue precursor en tratar de unir la filosofía y la fisiología, para dar lugar a la psicología. Para ello, investigó un ámbito fronterizo entre lo físico y lo mental, integrado por fenómenos que pueden ser estudiados por ambas ciencias.

“La actitud de la psicología fisiológica a las sensaciones y sentimientos, considerados como elementos psíquicos, es, naturalmente, la actitud de la psicología en general”

Mientras que la fisiología proporciona información de lo que percibimos mediante nuestros sentidos, la Psicología permite que el individuo se mire desde dentro a sí mismo. Su concepción de ambas disciplinas marcó el inicio de la psicología fisiológica.

“La tarea de la psicología fisiológica sigue siendo el mismo en el análisis de las ideas que era en la investigación de sensaciones: actuar como mediador entre las ciencias vecinas de la fisiología y la psicología”

Objeto de estudio: la conciencia

Trató de darle una vuelta a las cuestiones filosóficas que giraban por aquel entonces alrededor de la psicología. Así, de ser concebida como un mundo de las ideas según Descartes y Locke, pasó a ser considerada como una ciencia no especulativa.

“La psicología estudia la mente y las leyes que la gobiernan”

Esta es una de las frases de Wilhelm Wundt más clarificadoras sobre el ámbito en el que pensaba que debía enmarcarse esta disciplina y su objetivo principal: estudiar lo medible y la estructura de la mente.

“Nuestra mente está tan equipada, afortunadamente, que nos lleva hacia las bases más importantes para nuestros pensamientos sin que tengamos el menor conocimiento de este trabajo de elaboración. Los resultados de la misma quedan inconscientes”

Su psicología introspectiva o estructuralista pone el foco en la observación de la mente consciente y resta importancia a la conducta externa. Por ello, según este fisiólogo, el método más adecuado para llegar a conocer el contenido de la psique es la autoobservación experimental.

“Las características distintivas de la mente son meramente subjetivas; los conocemos solo a través de los contenidos de nuestra propia conciencia”

Mente de un hombre en forma de laberinto representando el constructivismo

Ideas en constante movimiento

Wundt consideró la mente como una fuerza creativa, dinámica, volitiva, que nunca podría ser entendida mediante la simple identificación de sus elementos o su estructura estática. Esta es una de las frases de Wilhem Wundt sobre ello:

“Una idea no es algo constante como sentir una emoción o un proceso volitivo. Sólo existen procesos cambiantes e ideaciones transitorias; no hay ideas permanentes”

Por el contrario, debe entenderse a través del análisis de su actividad.

“Hablamos de la virtud, el honor, la razón, pero nuestro pensamiento no se traduce uno de estos conceptos en una sustancia”

Psicología étnica o de los pueblos

Wundt reconocía que un enfoque puramente “natural” resultaba insuficiente en psicología. Por ello, creyó necesario complementar su psicología fisiológica (individual, analítica y experimental), válida para estudiar los procesos mentales simples, con una psicología de los pueblos, también llamada psicología étnica o etnológica.

“Los resultados de la psicología étnica constituyen, al mismo tiempo, nuestra principal fuente de información acerca de la psicología general de los procesos mentales complejos”

La psicología de los pueblos estudia los productos de la vida colectiva (el lenguaje, las costumbres, los mitos…). Estos productos indicarían la existencia de operaciones superiores en la mente.

Para él, la psicología experimental se quedaba en la superficie de la mente, mientras la de los pueblos iba mucho más allá. Se concebía la historia de los pueblos como un medio para comprender la psicología humana y las diversas culturas. Ésta es una de las frases de Wilhelm Wundt que mejor sintetiza esta idea:

“Por otro lado, la psicología étnica siempre debe venir a la ayuda de la psicología individual, cuando las formas de desarrollo de los procesos mentales complejos están en cuestión”

Paisaje al atardecer

Precursor de la etapa científica de la psicología

Su mayor logro fue desarrollar en 1879 el primer laboratorio de psicología experimental en Leipzig (Alemania). Gracias a ello, la psicología fue adquiriendo un estatus de especialidad académica. También, por sus contribuciones, se establecieron las bases para su desarrollo autónomo y mejoró su respaldo social e institucional.

Esta apertura marcó un antes y después en la disciplina, que inició así su etapa científica. Sin embargo, cometió un grave error al subestimar otras ramas psicológicas, que luego han resultado ser igual de relevantes que las que él propuso:

“Psicología infantil y psicología animal son de importancia relativamente pequeña, en comparación con las ciencias que se ocupan de los problemas fisiológicos correspondientes de la ontogenia y la filogenia”

Hay pocas figuras tan relevantes como él dentro de la historia de la psicología y las frases de Wilhelm Wundt dan buena cuenta de ello. Este investigador marcó el inicio de la psicología científica. Y además fue uno de los primeros que se enfrentó a los problemas de estudiar los procesos mentales a un nivel práctico y epistemológico.