Las 5 necesidades básicas según el NARM

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 6 enero, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 6 enero, 2019
Según el NARM existen 5 necesidades básicas que si no son cubiertas causan desajustes en nuestro bienestar físico y mental.

Todos tenemos necesidades básicas que son indispensables cubrir. Por ejemplo, comer cada día, tener amigos en quienes confiar o disfrutar de un trabajo que, además, nos brinde una remuneración económica que nos permita pagar nuestras facturas. Sin embargo, existen 5 necesidades básicas según el NARM a las que también debemos prestarles atención.

Las siglas NARM hacen referencia a un modelo neuroafectivo que ha sido detallado de manera extensa por su fundador, el doctor Laurence Heller, en el libro Curar el trauma del desarrollo. Si las necesidades básicas según el NARM no están cubiertas, el desajuste que se produce genera en nosotros un desequilibrio, que puede manifestarse en el cuerpo en forma de tensión o enfermedad.

Necesidades básicas según el NARM

A continuación, vamos a ver las 5 necesidades básicas según el NARM, su definición y lo que puede suceder si cada una no es cubierta de manera adecuada. Quizás, nos sintamos identificados con alguna de ellas, lo que nos va a permitir tomar acción para evitar que esa necesidad siga siendo sinónimo de carencia o malestar.

1. Conexión

¿Alguna vez nos hemos sentidos desvinculados de nuestro grupo de amigos? ¿Creíamos que deberíamos de haber nacido en otra época para sentir esa conexión con los demás y el mundo que nos rodea? Esto puede indicar que la primera de las necesidades básicas según el NARM no está debidamente cubierta.

Cuando esto sucede, es posible que no logremos conectar con nuestro cuerpo y nuestras emociones, lo que se traduce en una falta de conexión con las emociones de los demás. Es más, podemos sentirnos como una carga o, incluso, creer que no necesitamos a nadie. Esto afectará de manera importante a nuestras relaciones. Sentir que pertenecemos al mundo es esencial.

Personas conectadas

2. Sintonización

Esta segunda de las necesidades básicas según el NARM puede confundirse con la anterior, ya que ambas están bastante ligadas. Sin embargo, en este caso, la sintonización hace referencia a la capacidad de reconocer nuestras propias necesidades para aislar un patrón e intuirlas en las demás personas. 

De esta forma, podemos atender las necesidades de los demás desde la empatía y el respeto. Si no conseguimos esto, nos sentiremos insatisfechos y vacíos, incluso poco valiosos. También, en algunos casos, puede que nos volvamos personas complacientes para que los demás cubran una nueva necesidad: la de sentirnos indispensables.

«En la medida en que nuestras necesidades básicas de base biológica se satisfacen a una edad temprana, desarrollamos capacidades básicas que nos permiten reconocer y satisfacer estas necesidades como adultos».

-Laurence Heller-

3. Confianza

La confianza, no solo en nosotros mismos sino en los demás, es la clave para evitar desarrollar relaciones de dependencia que nos generen una gran angustia. Aunque es cierto que siempre dependemos, de alguna manera, de los demás, existen diferencias entre una dependencia sana y otra que no lo es.

Por ello, rodearnos de personas que no sean tóxicas y con las que podamos relacionarnos de manera saludable evitará que nos sintamos pequeños, traicionados o que, por el contrario, tendamos a aprovecharnos de los demás.

4. Autonomía

Esta cuarta de las necesidades básicas según el NARM está muy relacionada con la explicación anterior sobre la dependencia. ¿Sentimos miedo de que las personas que están a nuestro alrededor nos abandonen? ¿Somos incapaces de ser asertivos (decir «no») porque nos sentimos culpables?

En el caso de que hayamos respondido afirmativamente a las preguntas anteriores, es muy probable que no estemos cubriendo de manera adecuada esta necesidad básica. Poder decir lo que pensamos y sentimos, y saber poner límites en nuestras relaciones es muy importante para que exista equilibrio en ellas. En caso contrario, podemos caer en el resentimiento o en el temor a decepcionar a los demás.

«Estas personas necesitan ver que mientras continúen eligiendo complacer a otros a sus expensas, quedarán atrapadas».

– Laurence Heller-

Dos mujeres hablando

5. Amor y sexualidad

Sentirnos amados por los demás es muy importante. Una necesidad que, cuando no está cubierta, puede terminar generando un rechazo a la soledad y al propio yo. Por eso, cuidar de las relaciones con los demás no tienen que comprometer el amor propio. Una condición indispensable para poder tener relaciones saludables.

Asimismo, no podemos dejar de lado la sexualidad. Una sexualidad que debe vivirse con plenitud y libertad para que genere satisfacción. Si esto no es así, nos sentiremos en múltiples ocasiones rechazados, dolidos e, incluso, creeremos que tenemos algún defecto físico. Aunque, también podemos actuar desde el orgullo, rechazando nosotros primero a los demás o creyendo que somos perfectos y, por ello, nadie nos merece.

Como hemos podido observar, cubrir las necesidades básicas según el NARM es importante para cultivar una relación sana con nosotros mismos y con los demás. ¿Has identificado ya la necesidad que aún no está cubierta en ti? Si te sientes incapaz de gestionar esta carencia, no dudes en ponerte en manos de un profesional.

  • Heller, L. (2012). Curar el trauma del desarrollo.