Las 6 patas de mi araña, crecimiento personal - LMEM

Las 6 patas de mi araña, crecimiento personal

Paula Díaz 15 febrero, 2015 en Emociones 24 compartidos
Las 6 patas de mi araña, crecimiento personal

Hoy os contaré la preciosa metáfora de las 6 patas de mi araña. Te animo a que continúes leyendo, para descubrir los pilares más mágicos que podemos y merecemos disfrutar cada uno de nosotros en nuestras vidas, para nuestro crecimiento personal.

La metáfora consiste en que cada uno de nosotros somos pequeñas arañas con 6 patas que se encargan de sostenernos, siendo todas y cada una de ellas, igual de importantes. Estas 6 patitas son nuestros cimientos, lo que nos sostiene en pie y nos ayuda a caminar hacia delante con felicidad y entusiasmo, permitiéndonos avanzar o retroceder en nuestro proceso de crecimiento personal.

¿Cuáles son las 6 patitas de mi araña?

– Primera pata: Amistad. Constituye uno de los pilares más necesarios en la vida social de cada ser humano. Nos llena de felicidad compartir relaciones plenas y sinceras, permitiéndonos aprender cada día y avanzar en nuestro crecimiento interior. Por eso, es importante que cuidemos a nuestras amistades teniendo en cuenta que también ellas nos cuidan a nosotros.

Trabaja tu dignidad de forma equilibrada intentando dejar de lado el orgullo. Haz esfuerzos por los que se lo merecen y aprende a ser asertivo y decir que no, cuando creas conveniente.

Valora tu entorno y cuídate de no mantener relaciones toxicas, que solo te generarán un malgasto emocional innecesario para tu persona y sufrimiento. Y lo más importante: la calidad es mucho más importante que la cantidad en las relaciones personales. Recuérdalo.

– Segunda pata: Amor. El amor es la base de todos los movimientos vitales. Las personas buscamos sentirnos queridos y deseados, siempre partiendo de la base de un sentimiento verdadero, lleno de autenticidad y bondad.

El amor más importante de todos es el que tenemos que sentir por nosotros mismos. Si estamos en pareja con la persona que amamos, hay que cuidarla y comprenderla. Para gozar de una relación sentimental de pareja sana, es necesario cultivar la paciencia y una buena comunicación.

–  Tercera pata: Tu persona. Como comentábamos en el anterior punto, muchas veces dejamos pasar nuestras propias necesidades personales, al tener solo consciencia para las personas de nuestro alrededor. No olvidarnos de nosotros mismos es la clave.

El aspecto que tenemos por fuera es el espejo de nuestro estado interno, por eso se verá reflejado si nos cuidamos o no. Dedica tiempo para ti, haz cosas que te apetezcan hacer, no pienses tanto en lo que esperan los demás de tu persona y dedica al menos 30 minutos del día para realizar lo que más te apetezca.

Intenta siempre dedicarte un rato, te lo mereces con creces. Si sabes quererte a ti mismo, sabrás querer a las personas de tu alrededor. En este punto la salud física y mental es vital. Practica deporte y pasa tiempo con la naturaleza. Te permitirá conectar con tu interior y generar las hormonas de la felicidad y la plenitud.

– Cuarta pata: La familia. A todos nos llega el momento de darnos cuenta de que no somos el centro del universo y del gran soporte que representan nuestros padres en nuestras vidaslo importante que es la familiaPreocúpate por cuidarles. Es cierto que en todas las familias siempre hay una “oveja negra”, pero seguro que en muchas ocasiones, es la persona que te ha visitado estando enfermo o te ha ofrecido su ayuda cuando la has necesitado.

Concédeles el beneficio del amor incondicional y deja de quejarte por unos u otros. Si te paras a pensar de verdad los sentimientos de los que disfrutas alrededor, te darás cuenta de seguramente lo afortunado que eres. Y recuerda, hasta en las peores situaciones lo eres, no lo olvides.

Os animo a que hagáis un borrón y cuenta nueva, ¿por qué no les dais una oportunidad?. Probad y quizás os sorprendáis de lo queridos que os sentís, de lo mucho que os aportan los vuestros y de que no hay amor más incondicional que el de unos padres, hermanos, abuelos… Es una de las patas más importantes que solemos muchas veces tener infravalorada. No esperes a darte cuenta de ello cuando comiencen a faltar personas en tu vida.

– Quinta pata: Vida y trabajo profesional. Esta patita la resumiré en que te hagas a ti mismo las siguientes preguntas relacionadas con tu trabajo profesional y carrera: ¿qué te gusta?, ¿qué te inquieta?, ¿estás motivado en tu trabajo?

Pasamos la mayor parte del tiempo realizando nuestro trabajo. Entonces, ¿en serio vas a vivir por algo que no te gusta?, es la pregunta que siempre nos consuela y nos abre puertas.

Todos merecemos vivir por nuestro sueño y realizar las metas que nuestro corazón nos pide. Si eres capaz de soñarlo, eres capaz de realizarlo y tienes todas las herramientas para ello

Atrévete y lánzate a ser feliz, y no pasarte horas y horas quejándote. Porque seas mayor no quiere decir que ya no puedas comenzar a estudiar lo que te gusta, todo lo contrario. Más admirable y con mayor probabilidad, conseguirás aquello que te propongas gracias a la experiencia adquirida de la vida durante tantos años.

– Sexta pata: Tus hobbies y tiempo de ocio. Como dice muy sabiamente José Mujica, Presidente de Uruguay, “cuando compras con plata, no estás comprando con plata, estás comprando con el tiempo de tu vida que tuviste que gastar para tener esa plata”. Partiendo de esta gran reflexión, ¿te has dado ya cuenta que cuando no nos cuidamos o no nos dedicamos pequeños momentos de ocio, simplemente estamos viviendo para trabajar?

Es muy importante aprender a disfrutar de nuestro tiempo para hacer cosas que nos gusten con las personas que amamos y queremos, y seguir así fortalecimiento nuestro crecimiento interior.

No solo pienses en trabajar y sufrir. Seamos sinceros, estamos en esta vida para aprender y sobre todo, para disfrutar de lo precioso de la vida. Tienes que ser responsable con tu trabajo y trayectoria profesional, pero no olvides priorizar tú persona. Enriquécete con todo lo que la vida te ofrece y disfrútala.

Espero que esta preciosa metáfora os llene el corazón de plenitud y optimismo hacia ella, siendo el sostén de vuestro crecimiento personal.

Aunque penséis que una de vuestras patitas necesita un poco más de cuidado, no os preocupéis. No significa que el resto de patas también tengan problemas o necesiten tanto cuidado.

Las 6 patitas te permiten estabilidad. Todas ellas se ayudan entre sí, no lo olvides. Solo preocúpate de cuidarlas, darles todo tu amor y lo más importante, tu corazón de arañita.

Paula Díaz

Coach personal | coaching de vida. Escritora especializada en Inteligencia Emocional | YouTuber | Docente | Conferenciante motivacional. Psicología emocional | Haz realidad tus sueños y la vida que te mereces ✨

Ver perfil »
Te puede gustar