Las 7 mejores películas sobre el existencialismo

24 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
El argumento existencialista en el cine es vasto y muy frecuente. En este artículo mostramos películas existencialistas, algunas más complejas que otras, que narran cómo sus protagonistas buscan el sentido de sus vidas a través de lo que hacen.

El existencialismo es una corriente filosófica que defiende que el ser humano se va definiendo por la reacción a sus experiencias vitales. Las mejores películas sobre el existencialismo coinciden en mostrar lo importante que es vivir ciertos acontecimientos y reflexionar sobre ellos. Así, esta corriente de pensamiento encuentra en el cine una pizarra perfecta para la reflexión que propone.

Las mejores películas sobre existencialismo tratarán temas como el sentido de la vida, los propósitos, el sufrimiento humano, el amor o la muerte. Todos estos temas enfrentarán a los personajes con una realidad que en la mayoría de las ocasiones no han elegido.

Las mejores películas sobre el existencialismo

Vamos a seleccionar una serie de películas que representan la gran cantidad de temas que el existencialismo ha representado en el cine y que consideramos imperdibles.

Vivir de Akira Kurosawa (1952)

Una película que reflexiona sobre la vejez, la enfermedad y el sentido de la vida. El Sr. Watanabe descubre que tiene un cáncer terminal y se propone conseguir que sus últimos días sean significativos. Sus intentos de comunicar su angustia a su hijo y nuera solo conducen a la angustia.

Finalmente, inspirado en las ideas de un compañero de trabajo, centra sus esfuerzos en llevar la felicidad a los demás mediante la construcción de un patio de recreo en un barrio de pocos recursos. Así, a medida que su proyecto va tomando forma él también se va preparando para su destino.

La gran belleza de Paolo Sorrentino (2013)

Jep Gambardella tiene 65 años y es un escritor y periodista que entre fiestas de la burguesía rememora con pasión los recuerdos de su juventud. Siguiendo sus paseos, fiestas y reuniones en Roma, vemos como todo le resulta apático, como si la película de La dolce Vita de Fellini se estuviera rodando en la decadencia.

No entendemos el porqué de tanta decepción de Gambardella hasta que la película de Sorrentino nos muestra que los recuerdos de una vida pasada evocan un amor de juventud, el despertar intelectual y de ambición; que ahora contrastan con un vacío existencial por haber vivido “demasiado y bien“.

Tres anuncios a las afueras (2017)

Las mejores películas existencialistas también pueden ser argumentadas en forma de comedia negra. Así es como Tres anuncios a las afueras conquistó a la crítica y al público, con una madre que se enfrenta a la violación y muerte siguiendo sus propios métodos.

Frances McDormand ofrece su mejor actuación desde Fargo como una valiente justiciera que se enfrenta tanto a la policía como a la tragedia, al colgar tres vallas publicitarias alrededor de la ciudad para reclamar justicia y denunciar la falta de medios y lentitud a la hora de resolver el crimen de su hija.

Redención (los casos del departamento Q) de Hans Petter Moland (2016)

Los casos del Departamento Q son una trilogía de películas del guionista de Millenium. El inspector de policía Carl Morck y su asistente investigan casos sin resolver en un departamento especial, el depatamento Q. La tercera entrega se llama Redención y es un escalofriante thriller que intenta resolver el misterio de una botella lanzada al mar que contiene un grito de ayuda escrito en sangre.

Es la película de la saga que toca temas más existencialistas relacionados con la religión y su trama es más compleja y dramática. Las tres películas han tenido éxito en taquilla y Redención consiguió un hacer historia en el cine danés. Se convirtió en el mejor estreno de una producción nacional con más de 150.000 espectadores en su primer fin de semana.

Cleo de 5 a 7 de Agnès Varda (1961)

Cleo de 5 a 7 representa un punto culminante de la Nouvelle Vague francesa y refleja toda la genialidad de la desaparecida Agnès Varda. Una directora con un recorrido lleno de películas existencialistas, feministas y con un estilo narrativo único. Especialmente recomendada la obra sobre su propia existencia, Varda por Agnès; que refleja la lucha y obra de la genial directora belga.

En Cleo de 5 a 7 se cuenta la historia de la cantante de pop Cléo (Corinne Marchand). Cléo tiene dos horas para esperar hasta que lleguen los resultados de su biopsia. Deambulando por París, encuentra consuelo hablando con un soldado en un parque que pone sus problemas en perspectiva. Mientras hablan y caminan, Cléo acepta su egoísmo y encuentra la paz antes de que los resultados se revelen.

Million Dollar Baby de Clint Eastwood (2004)

La trayectoria de Clint Eastwood deja muchas películas existencialistas, quizás sea la filosofía que envuelve a casi todas sus tramas y personajes. Sin duda, Million Dollar Baby es una de sus películas más icónicas y que refleja la dureza de las experiencias de una persona en un mundo completamente hostil.

Narra la historia de Maggie Fitzgerald (Hilary Swank), una camarera de 31 años y cuyo sueño es ser boxeadora profesional. Para conseguirlo viaja hasta Los Ángeles para poder entrenar en el gimnasio de Frankie Dunn (Clint Eastwood).

La relación entre ellos y de ellos con el resto de personas de su entorno nos hace reflexionar sobre el significado de la palabra familia. Por otro lado, la película nos recuerda que nuestro devenir muchas veces no es nada justo con nuestro trabajo o nuestra ilusión. Siempre existirán factores ajenos a nuestro control que nos pueden impulsar o privar de nuestros sueños.

Andrei Rublev de Andréi Tarkovski (1966)

Que en una lista de películas existencialistas aparezca solo una de Andréi Tarkovski es cuestionable, pues el director hizo de su obra cinematográfica el espejo visual donde reflejar todos los temas del existencialismo. Todas sus películas son una búsqueda del sentido del ser y de la vida.

En Andrei Rublev el director cuenta la historia de este monje pintor que acude junto con sus compañeros a Moscú para pintar los frescos de la Catedral de la Dormición del Kremlin. Fuera del aislamiento de su celda, Rublev comenzará a percatarse de las torturas, crímenes y matanzas que tienen aterrorizado al pueblo ruso. Una absoluta obra maestra, profunda y bellísima visualmente que no te puedes perder.