Las grandes epidemias de la historia

Edith Sánchez·
26 Marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
26 Marzo, 2020
Las grandes epidemias de la historia han dejado grandes enseñanzas, entre ellas, que los seres humanos somos muy vulnerables por nuestra biología, y muy fuertes, por nuestra inteligencia. Eso sí: aún no aprendemos a relacionarnos con el resto de la naturaleza.
 

La lucha entre el hombre y los microorganismos en tan antigua como la historia misma. Civilizaciones enteras, como probablemente ocurrió con los mayas, fueron extinguidas por esos enemigos invisibles. Sin embargo, las grandes epidemias de la historia también han dejado grandes enseñanzas. Entre ellas, que la inteligencia humana ha sido capaz de ganar extraordinarias batallas.

Hay varias grandes epidemias de la historia que dejaron mucho dolor tras de sí, pero también importantes conocimientos y saberes. También tenemos la reseña de al menos cinco pandemias, que se diferencian de las epidemias por su alcance. Mientras la epidemia solo se da localmente, la pandemia tiene alcances planetarios.

La humanidad ha estado peleando contra plagas desde el inicio. Nos patean el trasero por un tiempo. Luego, atacamos de vuelta”.

-Scott Wilson-

En las cinco pandemias más letales, el ser humano ha vencido. Lo ha hecho gracias a la inteligencia y a su producto más acabado: la ciencia.

Ayer y hoy son miles de personas en el mundo las que trabajan día a día para encontrar el camino de vuelta a la salud. Las grandes epidemias de la historia tienen sus víctimas, pero también sus héroes; sus grandes dolores, pero también momentos gloriosos.

Viruela
 

Viruela, la epidemia más letal

La viruela es hasta el momento el mal más violento y letal de toda la historia. Así mismo, es una de las únicas dos enfermedades que el ser humano ha logrado erradicar por completo. Dicen que a grandes males, grandes soluciones y eso fue lo que ocurrió con esta enfermedad, que se cobró la vida de 300 millones de personas.

En Europa asoló pueblos enteros en el siglo XVIII. En América provocó un colapso demográfico durante la Conquista. Se cree, por ejemplo, que al menos 13 millones de Incas fueron abatidos por la plaga.

Hasta el siglo XX, prácticamente todos los años se registraba una epidemia de viruela en alguna parte del mundo, y en ese mismo lapso segaba al menos dos millones de vidas.

Al virus se le logró vencer con ciencia y cooperación. En plena guerra fría, el viceministro de la entonces Unión Soviética, Víktor Zhdánov, propuso llevar a cabo una lucha global. Logró que se aprobara su iniciativa de proporcionarle vacunas a todos los habitantes del planeta.

En 1980, se declaró oficialmente que la enfermedad había sido erradicada del mundo.

La gripe española, otra de las grandes epidemias de la historia

Otra de las grandes epidemias de la historia tuvo lugar en 1918: la gripe española. Fue especialmente atemorizante porque atacaba a personas de todas las edades e incluso a perros y gatos. Se le considera la epidemia más devastadora de cuantas se han presentado, ya que mató entre 20 y 40 millones de personas en un solo año.

 

Se cree que el virus atacó por primera vez en marzo de 2018, en Kansas (Estados Unidos). Llegó a Europa de la mano de las tropas estadounidenses, durante la Primera Guerra Mundial. A esas alturas, el virus ya había sufrido una o dos mutaciones que lo volvieron sumamente agresivo y letal.

Esta gripe, muy similar al COVID-19, produjo contagios por oleadas. La segunda fue la más mortal y, como ocurre en la actualidad, desbordó la capacidad del sistema sanitario.

En realidad, nunca se encontró una cura para esta enfermedad, sino algunos tratamientos relativamente eficaces. El virus, paulatinamente fue desapareciendo, en virtud de que los sobrevivientes estaban inmunizados a él.

Médicos con mascarillas

La epidemia de ébola

Aunque el ébola no se ha convertido en una pandemia, sí es uno de los virus mas mortíferos de la historia. La tasa de fallecidos es de entre un 41 a un 89 %. Así mismo, la enfermedad mata muy rápidamente, por lo que en este caso el problema no ha sido tanto el contagio como la letalidad.

La enfermedad del ébola atacó principalmente a países del continente africano, aunque también llegó a España y a Estados Unidos. Uno de los aspectos más llamativos de este mal son los severos síntomas que genera, entre ellos, un sangrado interno en las mucosas y en las zonas de punción.

 

De momento, no hay ni tratamientos, ni una vacuna para esta enfermedad. Sin embargo, avanzan varias investigaciones al respecto y desde 2015 se dispone de una vacuna que está en fase experimental; se estima que tiene un 100 % de efectividad.

Al igual que otras enfermedades causadas por virus, esta también tiene su origen en un contacto con animales. Hoy por hoy, y sobre todo con la aparición del COVID-19, ha comenzado a tomar fuerza la idea de que es necesario replantear radicalmente nuestra relación con el resto de la naturaleza.

 
Suárez Ognio, L. (2006). Las grandes epidemias y la gripe aviar. Acta Médica Peruana, 23(1), 4-5.