¿Cómo cambia la inteligencia con el paso de los años?

Edith Sánchez · 28 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 28 octubre, 2019
Si nos hacemos la pregunta de cómo cambia la inteligencia con la edad, las respuestas, porque no hay una sola, son sorprendentes. Hay habilidades que alcanzan su punto máximo a los 3 años y otras que esperan a los 70 o 75 para manifestarse plenamente.

El profesor Joshua Hartshorne llevó a cabo un estudio sobre cómo cambia la inteligencia con la edad. La investigación fue publicada en la revista Psychological Science en 2015. Contenía los datos de 48.500 individuos que se sometieron a pruebas cognitivas online, más los de otros experimentos que se hicieron personalmente con grupos pequeños.

La principal conclusión de Hartshorne es que no hay una respuesta única para la pregunta de a qué edad somos más inteligentes. Sin embargo, sí se pueden establecer algunos patrones de cómo cambia la inteligencia con el paso de los años. El punto es que a lo largo de toda la vida siempre estamos mejorando en algo, empeorando en algo y estables en algo más.

Esto significa, en primer lugar, que el cerebro nunca deja de cambiar. Desde que nacemos está modificándose y este proceso permanece activo hasta la muerte. También que el ascenso y el declive de la inteligencia no son fenómenos de evolución lineal, sino multifacéticos. De igual modo, no podemos olvidar que toda regla tiene excepciones.

Se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”.

-Immanuel Kant-

Cerebro sobre fondo gris

Rendimiento en tareas cognitivas por edad

No existe una medida única para las capacidades intelectuales. Por eso, el estudio de Joshua Hartshorne se basó, para varias de sus pruebas, en tareas cognitivas específicas. Para encontrar la respuesta a cómo cambia la inteligencia con los años, se aplicaron estas pruebas a personas de diferentes edades.

Las edades de rendimiento intelectual máximo en las diferentes tareas fueron las siguientes:

  • Identificación de personas: 3 años.
  • Repetir una historia, pares de palabras, listas y diseños geométricos: 5 años.
  • Asociación numérica: 13 años.
  • Memorización de listas y de rostros a corto plazo: 15 años.
  • Armar bloques, puzzles y completar una imagen: 23 años.
  • Organizar imágenes en serie y memorizar rostros a largo plazo: 26 años.
  • Memorización de listas: 33 años.
  • Encontrar semejanzas: 39 años.
  • Vocabulario, conocimiento general, comprensión de causa-consecuencia y aritmética: 49 años.

Esas edades representan los picos de cada habilidad, pero se mantienen como capacidades altas en un rango de un año antes o después a 10 años antes o 10 años después. Es decir que, por ejemplo, la máxima capacidad de memorizar listas se da a los 33 años, pero comienza a alcanzar valores altos a los 25 y se mantiene hasta los 35. O la asociación numérica alcanza su pico a los 13 años, pero se manifiesta desde los 12 y se mantiene hasta los 25.

Cómo cambia la inteligencia con la edad: datos llamativos

La lista de tareas cognitivas que presentamos solo abarca una parte de todas las que se evaluaron. El estudio completo contiene otros datos que resultan muy interesantes. Por ejemplo, el momento de la vida en en el que somos más rápidos mentalmente es entre los 18 y los 19 años.

Nuestra memoria de corto plazo alcanza su cúspide a los 25 años. Después de esa edad es una habilidad que comienza a decaer progresivamente durante los siguientes 10 años. La capacidad para comprender las emociones de las demás personas suele alcanzar los niveles más altos entre los 40 y los 50 años.

El punto máximo en la adquisición y evolución del vocabulario se presenta entre los 65 y los 75 años. De hecho, la máxima capacidad para aplicar los conocimientos adquiridos y relacionarnos con nuestro entorno se da a edad avanzada. En la juventud, hay más capacidad de resolver problemas nuevos, identificar patrones y pensar rápidamente.

Hombre pensando como volver el fracaso su aliado

Juventud y vejez

Diversos estudios muestran que el tema de la inteligencia es muy relativo si se examina desde el punto de vista de la edad. Una investigación del Instituto de Tecnología de Georgia, publicada en el Journal of Gerontology, en 2007, compararon las respuestas a problemas cotidianos entre jóvenes de 18 a 27 años y adultos de 60 a 80 años.

Los mayores resultaron ser significativamente más hábiles para encontrar salidas razonables a esas situaciones comunes. Así mismo, la Universidad de California destacó, en un estudio de 2004, que alrededor de los 40 años las personas tienden a mejorar la memoria de eventos positivos. Esto se debe a diferentes cambios, que se producen en la amígdala, generan que, por norma, las personas de mediana edad sean algo más felices que las más jóvenes.

Lo importante a señalar es que el cerebro nunca deja de desarrollarse. Al pensar en cómo cambia la inteligencia con los años, muchos creen que reduciendo cada vez más sus funciones. Todos estos estudios nos muestran que no es así. Simplemente, a diferentes edades, diferentes habilidades.

Fernandes, D. C., Rueda, F. J. M., & Sisto, F. F. (2009). Edad e inteligencia:¿ variables relacionadas?. Avaliação Psicológica, 8(3), 303-311.