R-Bombing: la técnica de esquivar respuestas

16 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la trabajadora social Silvia Carrasco
Las nuevas tecnologías se han instaurando en nuestra vida, generando nuevos fenómenos y términos en nuestra lengua. Uno de ellos es el R-Bombing. Una palabra que quizás no te suene, pero que sin embargo alude a sensaciones que sí puedes haber experimentado.

Se utiliza el vocablo R-Bombing cuando queremos referirnos a aquellos mensajes que nunca han recibido respuesta. También engloba a aquellos que la reciben tiempo después, generando en la persona que espera un enfado o angustia por dicha espera.

Muchas veces realizamos actos sin ser conscientes de que pueden estar recogidos en un nuevo término de nuestra lengua. Por ejemplo, si alguna vez hemos estado esperando un mensaje que no recibía respuesta y, esto nos ha generado cierto enfado, no hemos sido conscientes de que lo que estábamos sufriendo era el fenómeno R-Bombing.

La sociedad va cambiando y, con ello, también nuestras palabras. Algunas cambian, otras se adaptan de otro idioma y otras aparecen como nuevas. El R-Bombing es un término que ha aparecido en nuestra lengua hace poco tiempo.

Como nueva adquisición en nuestra sociedad y en nuestra lengua, todavía no hay suficientes estudios sobre el mismo. Sin embargo, poco a poco se van realizando diversas investigaciones sobre, por ejemplo, lo que nos genera un suceso así. Por el momento, lo único que tienen claro diferentes expertos es que se trata de un concepto multifactorial. Es decir, que se produce por diversos factores.

Uno de los factores clave consiste en que los jóvenes ya son considerados nativos digitales; es decir, han crecido con la era digital integrada en su forma de desarrollarse. Asimismo, aquellas personas que no son consideradas nativos digitales, ya han establecido en su rutina de un modo natural todo tipo de tecnologías. Esto genera en ambos casos, una necesidad por vivir con y para la tecnología, de la que nos es complicado desconectarnos.

A cambio de esta integración, parece que se está perdiendo naturalidad, habilidad para enfrentarnos a las situaciones en persona y sin buscar la inmediatez absoluta. Esto es muy peligroso, sobre todo en los más jóvenes pues, por ejemplo, ¿cómo soportaran la incertidumbre después de una entrevista de trabajo? Todo esto es mucho más peligroso de lo que quizás imaginamos.

Mujer mirando su móvil

Consecuencias para la salud mental

Aunque parezca increíble, el R-Bombing puede tener consecuencias para nuestra salud mental. Por supuesto, siempre habrá que tener en cuenta quién es la persona que no nos ha respondido y nuestro vinculo con ella, así como el tema que estamos tratando.

No será lo mismo si no nos responde alguien cercano que alguien que no conocemos, ni un tema que realmente nos genera interés que algo que solo nos despierta la indiferencia.

No obstante, las consecuencias que pueden derivar son:

  • En primer lugar, deriva en problemas obsesivos: no puedes dejar de pensar en una misma idea, de tal manera que no consigues sacarla de tu mente: no te han contestado al mensaje.
  • Tras dicha indignación por no recibir respuesta, puedes sentir ansiedad

Por tanto, es importante saber controlar dichas situaciones y, si observamos que se nos superan, pedir ayuda a un especialista. Nuestra vida no puede girar en torno a la respuesta de un mensaje. Nuestra vida no puede ir de la mano del R-Bombing.

No es un término totalmente nuevo

Ciertamente no es un fenómeno nuevo en su totalidad. Siempre ha existido la comunicación en persona y, la respuesta que te podían dar cara a cara, te podía convencer o no. Incluso si no recibes una respuesta cara a cara, estás viendo una determinada reacción que te está haciendo imaginar esa respuesta.

Sin embargo, en la era digital eso no pasa. Solo existe lo que se puede ver o leer. Si no hay respuesta, no hay reacción; es cuando nuestra mente empieza a imaginar y a divagar sobre el porqué.

Este concepto no es nuevo. Aparece a raíz de la necesidad de ponerle nombre a algo tan sencillo, pero que tanto perturba en muchas ocasiones.

Hombre mirando su móvil

El papel de las redes sociales en el R-Bombing

Vivimos en una sociedad en la que buscamos no solo tener respuesta, sino también tener una respuesta inmediata. Esto es muy peligroso, especialmente en los adolescentes que están perdiendo oportunidades para negociar en lo cotidiano con la frustración que puede derivarse de una espera que no se puede acortar.

Actualmente, se ha convertido en algo normal consultar las redes sociales en cualquier lugar. Muchos jóvenes viven adictos a este mundo virtual sin ser conscientes. Por otro lado, ellos mismos afirman que serían incapaces de estar un día sin ellas o de saber relacionarse o simplemente quedar con alguien conocido sin pasar por este medio.

Así, si alguien no te responde a ese mensaje que necesitas con urgencia leer, respira y trata de gestionarlo del mejor modo posible. Por el contrario, si ves que no puedes controlar esa ansiedad, busca ayuda profesional. Quizás necesitas que alguien te de herramientas para gestionar esta frustración y/o ansiedad.

Lo que verdaderamente sea importante recibirá respuesta y, si no, siempre podrás recurrir al clásico cara a cara para despejar cualquier tipo de duda ante la ausencia de contestación.