¿Qué rostros nos inspiran más confianza?

Eva Maria Rodríguez · 25 febrero, 2015

Ser normal a menudo pasa desapercibido, pero una nueva investigación sugiere que lo “normal” se impone cuando las personas evalúan la fiabilidad de un rostro.

La investigación indica que, si bien los rostros típicos no son vistos como los más atractivos, sí que son considerados como los más confiables

Según el estudio “La influencia de la tipicidad  de la cara en la confiabilidad percibida”, es más probable que la gente confíe en una cara “típica”, porque le transmite familiaridad y  pertenencia cultural.

En este sentido, estos resultados tienen implicaciones importantes para la comprensión de la percepción social, incluyendo las percepciones interculturales, tal y como explica el científico psicológico e investigador principal de este estudio, Carmel Sofer de la Universidad de Princeton y de la Universidad de Radboud Nijmegen (Países Bajos)

Estudios previos han mostrado que una cara compuesta por un promedio de muchas caras, a menudo se percibe como más atractiva, que la suma de sus partes constituyentes. Sin embargo, otros estudios sugieren que la relación entre la medianía (o tipicidad) y el atractivo, puede no ser tan simple, y que algunas de las dimensiones de las caras importan más que otras, para explicar la conexión. Sofer y sus colegas se preguntaron si la tipicidad podría estar más directamente ligada a la percepción de la confiabilidad.

En un experimento, los investigadores crearon una cara “típica” de forma digital con un promedio de 92 rostros femeninos, y también crearon una cara “atractiva” promediando los 12 rostros más atractivos de otro conjunto de caras. Luego combinaron las dos caras en una sola y crearon nueve variaciones en las que había diferentes niveles de atractivo y de tipicidad. El resultado final fue un continuo de 11 caras que van desde menos atractivo a más atractivo, con la cara más típica ocupando el punto medio.

Las mujeres participantes vieron estas variaciones faciales y utilizaron una escala de 9 puntos para calificar la confiabilidad o el atractivo. En el transcurso del estudio, los participantes vieron y clasificaron cada cara tres veces. Los investigadores solo incluyeron participantes femeninas, a fin de eliminar posibles diferencias de género transversal, en la manera en la que  la gente percibe y evalúa las caras.

Las calificaciones resultantes revelan una especie de relación en forma de U entre la cara típica y la confianza. Así, cuanto más cercana resultaba una cara a la más típica, era considerada más digna de confianza.

Cuando se trataba de la atracción, sin embargo, la tipicidad no mostró desempeñar un papel relevante

“Aunque la cara típica no importó para la valoración del atractivo, sí tenía importancia para los juicios de confiabilidad”, explica Sofer. “Este efecto puede haber sido pasado por alto, porque los juicios de confiabilidad y el atractivo están generalmente altamente correlacionados en la investigación.”

Otro experimento confirmó estos resultados, mostrando que la relación entre la medianía y la confiabilidad, no era provocada por las caras específicas utilizadas o por el proceso de transformación que los investigadores habían empleado para combinar digitalmente y alterar las caras.

“Al mostrar la influencia de cara típica en la honradez percibida, nuestros resultados arrojan una nueva luz sobre cómo la cara típica influye en la percepción social”, escriben los investigadores. “Ponen de relieve el significado social de la cara  típica porque los juicios de confiabilidad se aproximan a la evaluación general de las caras.”

Sofer y sus colegas están interesados ​​en explorar cómo la tipicidad de la cara  influye en las sentencias relacionadas con el rostro que hacemos en ambientes interculturales.

“Estamos interesados ​​en cómo la gente juzga la confiabilidad de la cara al visitar otros países y cómo la gente percibe a los visitantes”, explica Sofer. “Además, tenemos la intención de estudiar la forma en la cara típica  influye en los juicios de confiabilidad, cuando otros factores, como las expresiones emocionales, están presentes.”