En las vidas corrientes suceden cosas extraordinarias

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 30 mayo, 2018
Cristina Roda Rivera · 29 noviembre, 2015

En las vidas corrientes suceden cosas extraordinarias, de esas que te dejan sin aliento y por las que vuelves a creer que todo esto que vivimos tiene sentido. En las vidas corrientes tienen lugar los sucesos que marcan la diferencia, aunque no se vean reflejados en un libro, una película o en una portada con alguien inflado por el ego.

Nos han hecho creer que lo extraordinario es aquello que no le pasa nunca a la mayoría de los mortales, pero no es cierto. Tanto tú como yo seguro que hemos presenciado cosas increíbles en la rutina agobiante del día a día, en el mudo vagón de metro y al asomarnos por la ventana al ver algo distinto a ese paisaje que parece que no alberga nada interesante.

Son paisajes, situaciones y personas de lo más corriente las que dejan a su paso sucesos extraordinarios

En las vidas corrientes hay encuentros inesperados

Muchas veces pensamos que nos lanzamos a un día más de nuestra existencia que no supondrá más que una fecha más en el calendario, sin nada que que tenga valor como para ser apuntado.

mujer en campo de amapolas
Pero en las vidas corrientes hay encuentros fortuitos que pueden llegar a cambiarlo todo. Una mañana en la que paseas por un parque y alguien con muchos más años que tú pero lleno de vitalidad se te acerca porque necesita una sonrisa.

Un encuentro casual que puede derivar en otros paseos en los que le cuentas lo confuso que te parece tu futuro y él te cuenta lo maravilloso que sería volver a albergar esa sensación. Van saliendo recuerdos, lecciones de vida de valor incalculable y una compañía sincera que ninguno de los dos esperaba.

En las vidas corrientes pueden suceder encuentros en un viaje con alguien con el que pareces conectar inmediatamente, contando cuál es la razón de ese viaje. Para ti quizás solo sea una visita a una amiga, para él, quizás, la forma de dejar atrás muchas cosas y empezar una nueva vida.

Cuando llega la despedida sabéis que es raro volveros a ver, pero así parece más hermoso. Siempre recordarás a esa persona, y tu cabeza le dará vueltas a si ese chico que te encontraste hace muchos años consiguió ser feliz.

Encuentro de dos personas en un taxi para compartir gastos que han terminado compartiendo su vida juntos. En las vidas corrientes suceden encuentros extraordinarios en los que dos mundos confluyen para conocerse.

Historias de amor que nunca serán escritas

Historias de amor que quedaron separadas por las circunstancias, pero cuya llama en el corazón de sus protagonistas nunca terminará por apagarse. Quizás no encuentren lo que andan buscando, pero al evocar recuerdos siempre darán con la mejor etapa de su vida.

En las vidas corrientes hay historias de amor que nunca serán escritas pero que llevan impregnadas la fortaleza y el poder de este sentimiento.

Historias de amor de una madre con su hija enferma, que lleva toda la vida con el mismo decorado en su casa para no perturbarla y con la misma esencia en su rostro de amor y esperanza. Porque su hija un día llegó a hacer dentro de esos muros lo que nunca le dijeron que conseguiría.

Una madre aferrada a ese recuerdo y al amor y servicio por su hija. No la llamarán madre coraje, pero lo es. En las vidas corrientes, las madres también pueden están caracterizadas por poseer un coraje demasiado valiente como para no llamarle extraordinario.

Cambios personales que merecen una medalla al mérito que nunca será colgada

Niño con una cometa jugando en un libro
En las vidas corrientes hay historias de cambio, como la de un niño con una infancia rota, pero que logró encontrarse a sí mismo pese a todo y a todos, y que hoy ha cumplido su sueño de graduarse en la universidad.

Acogerá la última nota con orgullo y volverá andando a su pequeño apartamento mirando alrededor y siendo consciente de que está viviendo una sensación única en su vida. Se cruzará con gente corriente que hace sus compras y pasea, siendo uno más de la muchedumbre corriente que cambia su vida y por tanto el mundo.

O esa mujer que tras un matrimonio sometida al yugo de la indiferencia y la anulación, sale de su clase de pintura. Clase en la que ha encontrado por primera vez en muchos años personas con las que hablar de cosas bellas, sin temor a que le digan que solo dice tonterías.

Se siente feliz y llena, aunque solo sea una clase corriente organizada por una asociación de su barrio de toda la vida, que ahora para ella parece tener un ritmo distinto y un brillo especial.

Perros y niños jugando en la naturaleza, tan bella y corriente

Nujer con un perro represnetando vidas corrientes
En las vidas corrientes hay historias llenas de belleza y sentimientos. Una escena de lo más habitual: un niño que construye figuras de tierra, junto a un perro que lo mira atentamente y que estaría encantado de deshacer todo lo que está haciendo.

Se acerca y al niño parece no importarle: se retuerce por la tierra con él, le acaricia su hocico y empieza a correr para que éste le persiga. Excitados y llenos de inocencia los dos, hacen reír a sus acompañantes, madre y dueño correspondientes.

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.”

-Oscar Wilde-

La alegría es tan contagiosa que no hace falta decir nada más. El niño se despide de su amigo especial, parece que va a llover. Los árboles empiezan a reaccionar ante las tempestades que vienen cada vez más fuertes y hacen caer aun más sus hojas.

Mientras que caen, el pánico empieza a apoderarse de las personas que allí están, aunque a muchos de ellos les gusta el olor a mojado que hace prever un chaparrón. Sueñan ahora con refugiarse en su casa tomando una taza de leche caliente, viendo la lluvia caer a través de la ventana.

Son historias y personas corrientes, pero jamás las subestimes porque muchas de ellas devuelven sentido a la vida, aunque nunca queden reflejadas para siempre. Ahí reside su encanto.