Lo que satisface al alma es la verdad - La Mente es Maravillosa

Lo que satisface al alma es la verdad

Arantxa Alvaro Fariñas 24 diciembre, 2015 en Emociones 3156 compartidos

Decir una mentira o no decir la verdad para no hacer daño a una persona o para ocultar una realidad, es algo que nos ha sucedido a todos a lo largo de nuestra vida. Tememos hacer daño a alguien, nos avergüenza lo que otros puedan pensar y rehusamos mostrar nuestros sentimientos.

Pero cuando no decimos la verdad o no decimos toda la verdad, algo en nuestro interior se retuerce, nos recuerda que no estamos siendo honestos con nosotros mismos, sentimos que algo falla. Quizás es igual de negativo mentir como no decir la verdad. A veces ocultamos nuestra edad real, o nuestro nivel en un idioma, o en aspectos más importantes como nuestros sentimientos.

El miedo a decir la verdad

Muchas veces tememos decir la verdad por el miedo a los que otros puedan pensar, pero ese motivo nos puede llegar a hundir en una realidad que no es la nuestra, nos puede convertir en una persona que no somos realmente.

Cara de mujer hecha de flores

La honestidad, es una de las características básicas para relacionarse con otras personas y es fundamental cuidarla y respetarla, que nos distinga y nos acompañe en todos nuestros actos y palabras.

No debemos olvidar que el miedo es una emoción que nos previene frente a una situación potencialmente peligrosa, pero como toda emoción puede ser gestionada y controlada por nosotros mismos. Los neurocientíficos se han preguntado si el miedo es simplemente un mecanismo de defensa frente a alarmas psicosociales, que nos impulsa a olvidad y a ocultar lo que sabemos que es verdad.

La valentía necesaria para decir la verdad

Decir la verdad es realmente un acto de valentía en algunas ocasiones, es hablar con el corazón y decir lo que realmente pensamos, no escondernos bajo falsas apariencias. Ser valiente significa mirar a otra persona a los ojos y decirle que la queremos, o que ya no la queremos, lograr que nuestra alma y nuestro corazón latan al mismo tiempo ante unas palabras que surgen desde lo más profundo de nuestro ser.

Cuando decimos la verdad nos desnudamos ante otros, nos mostramos tal y como somos y eso puede dar miedo, pero no es posible ocultarse durante mucho tiempo bajo capas falsas, bajo apariencias inventadas.

Si te equivocas pide perdón

Todos hemos cometido errores a lo largo de nuestra vida al intentar proteger a otra persona, por ejemplo, y hemos ocultado la verdad, pero de alguna forma, la verdad siempre se acaba conociendo y nuestro error se sabrá. En esos casos, pide perdón, sé honesto y lograrás sentirte reconfortado y valorado.

Equivocarse es humano, se hace sin intención, y lo único que debemos lograr es aprender la lección y evitar que ocurra de nuevo. Se trata de reflexionar sobre lo ocurrido y ser honestos con nosotros mismos y con los demás.

Los beneficios de decir la verdad

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad americana de Notre Dame puso de manifiesto que la media de mentiras que verbalizaban los americanos por semana es de 11 mentiras. Durante 10 semanas analizaron las respuestas de 110 personas ante ciertas situaciones.

La mitad de las personas fueron entrenadas para decir menos mentiras, y ese grupo fue el que, según la profesora de psicología Anita E. Kelly, presentó mejoras en su salud. Estas mejoras consistieron en una menor tensión y un número de cefaleas y dolores de garganta también inferiores.

Mujer con los ojos cerrados sola

Por qué mentimos

Por lo general las personas mentimos por tres razones, para adaptarnos a un ambiente hostil, para evitar castigos y para conseguir premios o ganar algo. Por ejemplo, a veces hay personas que mienten sobre alguna habilidad profesional para conseguir un trabajo, por lo que se miente para lograr un premio, otras veces, las personas mienten cuando se sienten atacadas, para lograr ser aceptadas.

No debemos olvidar que las mentiras tienen una relación directa con la autoestima. Mentimos cuando nuestro ego se ve amenazado o cuando queremos sacar provecho de una situación. En este contexto la mentira es un mecanismo de defensa, un arma para la supervivencia. Pero en todos los casos, hay que diferenciar quienes sienten culpa y remordimiento y quienes no sienten nada y acaban creyendo en su propio engaño.

La verdad siempre sale a la luz

No debemos olvidar que lo que ocultamos, lo que no decimos, siempre saldrá a la luz de una forma o de otra. La verdad siempre encuentra un camino para hacerse real, para manifestarse, porque es la verdad la que satisface al alma, la que la enaltece y la hace ser libre.

Arantxa Alvaro Fariñas

Escritora y licenciada en derecho, apasionada por la literatura y por la psicología. Dejo volar mi imaginación para mantener los pies a unos centímetros del suelo y poder hacer realidad mis sueños.

Ver perfil »
Te puede gustar