Los juegos de construcción y su aplicación en terapia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 11 enero, 2019
Sonia Budner · 11 enero, 2019
En los últimos años, la terapia psicológica ha evolucionado hacia intervenciones expresivas, como las que se dan en el marco de las terapias de juego, que están dirigidas a que el cliente explore sus propios recursos y genere nuevos.

Lego y otros juegos de construcción se han posicionado firmemente en la terapia psicológica de adultos y en muchos procesos de coaching empresarial. Lo que empezó siendo un juego que fascinaba a los niños, ha terminado resultando una herramienta poderosa en el trabajo con adultos. Y es que cuando se piensa con las manos, ejercitamos también la inteligencia emocional -poniendo a prueba la tolerancia a la frustración, por ejemplo-, la visual y la kinestésica.

Esto proporciona mucha información sobre la personalidad de un individuo, sus emociones, su tolerancia a la frustración y sus habilidades para resolver conflictos. Por todas estas razones, los juegos de construcción se utilizan frecuentemente en terapia, tanto individual como grupal. Es una vía que ayuda a desarrollar la inteligencia emocional, la creatividad, la empatía y otras habilidades.

Las terapias de juegos de construcción

El modelo principal de intervención psicológica, basado en el habla, ha sido el más tradicional hasta el momento. En los últimos años la terapia psicológica ha evolucionado hacia intervenciones expresivas, como las terapias de juego o las terapias de arte. Este tipo de terapias están dirigidas a enfocar a los clientes en una exploración de perspectivas más profundas. Las terapias de juegos de construcción resultan muy eficaces para el descubrimiento de contenidos inconscientes.

El caso del método facilitador Lego, por ejemplo, consiste en un proceso clínico innovador altamente estructurado. Existen varios modelos facilitadores de Lego. El Lego Serio Play (LSP), que se ha utilizado inicialmente en organizaciones empresariales. El Six Bricks y Play Box que se han utilizado para el desarrollo y aprendizaje de los niños. Además, ambos se han generalizado a diversas aplicaciones en educación, asesoramiento familiar y salud mental.

Resulta de especial interés la lectura del libro The Cult of LEGO (Baichtal & Meno, 2011). Esta obra describe la terapia de desarrollo social, basada en Lego, en el Centro para la Salud Neurológica y Neurológica del Desarrollo de Nueva Jersey.

Niño con juego de construcción

Aplicaciones

Los doctores en psicología, Harn y Hsiao, aplican terapia LSP para ayudar a supervivientes de episodios violentos. Lo hacen a través de la reconstrucción de su confianza interpersonal. También presentaron un informe de aplicación de terapia LSP con el objetivo de reducir el estrés laboral.

Este tipo de terapia combina las construcciones de Lego con las preguntas del facilitador. De esta manera, el paciente debe seguir la narración en lugar de simplemente compartir información personal. Por otra parte, la utilización del modelo Six Bricks se ha erigido como un método eficaz para promover la capacidad del lenguaje, de cooperación y de la mediación emocional.

Ambos enfoques se basan en la creación de la emoción positiva de construir y ampliar. Dan lugar al desarrollo de nuevas habilidades y recursos y ayudan en la eliminación de emociones negativas. Según la psicóloga social Barbara Fredrickson, “jugar” es el mecanismo más rápido para alcanzar emociones positivas. Jugar es un esquema que los individuos utilizan para construir.

La transición emocional producida por la creatividad y la diversión ayuda a los clientes a reestructurar sus historias de vida y a percibir sus propias habilidades y recursos. Los ladrillos de los juegos de construcción bien podrían simbolizar los obstáculos o los límites de nuestras propias ideas. Así, al utilizarlos para construir, se promueve la conversión del pensamiento. En este sentido, las tareas con el Six Bricks son simples, pero desafiantes.

Tratando con la depresión

En las terapias convencionales, los pacientes con cuadros de depresión severa se ven muchas veces limitados en su expresión oral. Sin embargo, a través de la terapia de juegos de construcción es más sencillo sacar al exterior las emociones.

Si además la terapia es en grupo, da la oportunidad al cliente de desarrollar conexiones con los otros miembros del equipo en una interacción social positiva. En definitiva, lo que utiliza este método es la regulación emocional y la reestructuración cognitiva.

“Mientras los niños están construyendo algo, están constantemente hablando sobre lo que están haciendo, planeando las aventuras que van a hacer”

-D. Whitebread-

Muchas piezas de lego juntas

Los juegos de construcción y la investigación

Estos juegos de construcción se están prestando también a varios estudios de investigación psicológica. En 2011, el psicólogo cognitivo David Whitebread realizó varios estudios sobre la relación de estos juegos de construcción con el habla y la autorregulación.

Por otra parte, hay otro estudio en marcha llevado por Miles Richarson, de la Universidad de Derby. Este equipo investiga las habilidades en los juegos de construcción como predictor de habilidades matemáticas y espaciales.

En el documento titulado El efecto Ikea: cuando el trabajo de parto conduce al amor, el equipo dirigido por Michael Norton investigó la noción contraintuitiva de tener que esforzarse para producir aumenta la disposición a pagar por ello: los consumidores dan un valor desproporcionadamente alto a productos que ellos han contribuido a crear o fabricar. Se desarrolla de esta manera un afecto positivo y de apego emocional al producto construido que permite a los individuos autopercibirse como competentes.