Los siddhis o facultades extraordinarias, según los orientales

Edith Sánchez·
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
Desde hace mucho tiempo se escuchan historias extraordinarias acerca de yoguis que desarrollan capacidades fuera de lo común. Aún no hay suficiente evidencia sobre estos fenómenos, a los que se denomina siddhis, pero no por ello dejan de ser un tema interesante.
 

La palabra siddhis proviene del sánscrito y significa ‘perfecciones’ o ‘logros’. Se trata de una especie de dones o virtudes extraordinarias, que se logran desarrollar gracias a la práctica continua de la concentración, la meditación y la máxima abstracción, según dicen algunas filosofías orientales.

Los siddhis nos hablan de facultades de la mente que van más allá de lo normal y que involucran situaciones que podrían catalogarse como «sobrenaturales». Tienen su origen en la mitología de la India y para la ciencia no pasan de ser creencias sin fundamento. Pese a ello, los yoguis y quienes llevan a cabo prácticas similares, piensan que esas facultades son reales y que algunos las desarrollan.

No soy cristiana, musulmana, ni judía. Soy un ser humano seglar. No creo en lo sobrenatural pero respeto el derecho de los demás a creer en ello”.

-Wafa Sultan-

Según la creencia, los siddhis se desarrollan cuando se imprime la mayor disciplina y esfuerzo ascético en la meditación. También se requiere alejamiento del mundo, ayuno intenso y práctica constante. Esto daría lugar a que se manifieste una especie de “fuerza” que permitiría adquirir facultades sobrenaturales.

 

Monje meditando

Los 8 siddhis primarios

En el hinduismo hay una lista de los ocho siddhis, u ocho perfecciones, fundamentales. Están descritas en slokas, que son una especie de versos.

Pese a que evidentemente son fruto de la literatura y de la mitología, quienes practican el yoga sutra las dan por ciertas y piensan que son habilidades que pueden desarrollarse tal y como se describen. Los ocho siddhis primarios son los siguientes:

  • Animá. Tiene que ver con el poder de que el cuerpo se vuelva muy pequeño, incluso del tamaño de una partícula.
  • Es el opuesto al anterior, es decir, transformarse en un gigante.
  • Significa poder transformarse en un cuerpo muy pesado.
  • La contraparte del anterior, o sea, volverse muy liviano.
  • Poder transportarse a cualquier lugar, algo así como la omnipresencia.
  • Se refiere al poder de cumplir cualquier deseo que se tenga.
  • La facultad de dominar a todos, incluyendo hombre y naturaleza.
  • Lograr que todo lo existente obedezca las órdenes propias.

Por más que son muchos los que ponderan la posibilidad de que estas facultades sean reales, no existe la más mínima evidencia de que así sea.

 

Ni siquiera los más apegados a estas creencias han presentado siquiera relatos consistentes que describan la materialización de alguno de estos dones.

Los siddhis de yoga y meditación

Hay otros cinco siddhis, que se consideran propios de la práctica del yoga y la meditación. A diferencia de los anteriores, sobre estos sí hay múltiples narrativas, pero solo algunos aspectos de ellas se han explorado desde el punto de vista científico.

Los siddhis del yoga son:

  • Tri-kala-gñatuam. Conocer el pasado, el presente y el futuro.
  • Tolerancia extrema al calor y al frío.
  • Para chitta adi abhigñatá. Saber qué hay en la mente de los demás.
  • Agni arka ambu visha adinam pratistambhaj. Tolerar el efecto de elementos como el fuego, el sol, el agua, el veneno y más.
  • Aparāyaiaj. Dirigir la conducta de otros.

En este caso, sí hay literatura que respalda hasta cierto punto, la existencia de esas habilidades. Una de las obras más célebres al respecto es la que escribió el físico Dean Radin, titulada Supernormal: ciencia, yoga y la evidencia de habilidades psíquicas extraordinarias, de 2013. Allí recopila varios estudios sobre este tipo de fenómenos.

 

Mujer haciendo postura de yoga

Los siddhis secundarios

Los siddhis secundarios corresponden a facultades o dones que combinan habilidades probables con capacidades inverosímiles.

Tienen que ver, principalmente, con extremas destrezas en los sentidos. Hay narrativas, incluyendo textos científicos, que sugieren la existencia real de algunas de esas grandes capacidades.

Los siddhis secundarios son:

  • Anurmi-mattuám. Tolerar el hambre y la sed extremos.
  • Dura-sravana. Escuchar a grandes distancias.
  • Dura-darsanam. Ver a grandes distancias.
  • Mana-yavaj. Mover los objetos con la mente.
  • Kama-rupam. Transformarse en cualquier objeto o ser a voluntad.
  • Para-kaia praveshanam. Adoptar la apariencia de los cuerpos de otros.
  • Sua-chanda mritiuj. Morir justo cuando se desea.
  • Devanam saja krida anudarsanam. Compartir las experiencias sexuales de los dioses.
  • Iathá sankalpa samsiddhij. Cumplir de modo perfecto con la voluntad.
  • Agñá apratijatá gatíj. Máximo despertar.

Aunque, en general, se piensa que estas grandes capacidades son fruto principalmente de las fábulas, algunas de estas habilidades se han podido reseñar. 

Cuando un yogui entra en meditación puede pasar muchas horas, o incluso días, sin tomar alimento o beber. Así mismo, se ha probado que pueden soportar temperaturas bastante elevadas.

 

Hay reportes de prensa que reseñan casos de habilidades extraordinarias en quienes meditan. Sin embargo, no hay mucha literatura científica al respecto. O bien se trata de fábulas que no por ser fantásticas dejan de ser interesantes, o bien hay fenómenos a los que la ciencia aún no le ha dedicado suficiente atención.

Melchizedek, D. (2013). El Antiguo Secreto de la Flor de la Vida, Volumen II (Vol. 2). Light Technology Publishing.