Los trastornos de personalidad en hombres maltratadores

07 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Loreto Martín Moya
A través de investigadores, como la de Echauri, Echeburúa o Javier Amor, estudiaremos los trastornos de personalidad y las alteraciones psicológicas en el hombre maltratador. También intentaremos responder a la pregunta de si todos los maltratadores padecen un trastorno.

La violencia en el hombre que maltrata supone una incógnita que muchas veces se solventa con medias verdades o mentiras. ¿Los hombres maltratadores actúan motivados por un trastorno psicológico? ¿Todos los hombres que ejercen violencia machista tienen un trastorno psicológico o de personalidad? ¿Todos los hombres con trastornos de personalidad son violentos?

Para resolver todas estas dudas, exponemos los resultados obtenidos en una investigación llevada a cabo por Echauri, Fernández-Montalvo, Martínez y Azcárate (2011), presentada en el artículo Trastornos de Personalidad en Hombres Maltratadores a la pareja: Perfil Diferencial en Agresores en Prisión y Agresores con Suspensión de Condena.

Encontrar algún tipo de explicación subyacente a la violencia que ejercen algunos hombres contra sus parejas se postula como necesario e inaplazable, porque son muchas sus víctimas. Así, a través del Sistema de seguimiento integral en los casos de violencia de género, observamos que en el año 2020 siguen en seguimiento 581.373 casos por violencia machista.

La aproximación de dicha problemática tiene que ser multidisciplinar. Por ello, los trastornos de personalidad en hombres maltratadores deberían de ser estudiados para facilitar la prevención e intervención.

Mala persona con rostro oscurecido

Los trastornos de personalidad en hombres maltratadores

En la investigación realizada por Echauri et al. (2011), se tomó una muestra de hombres mayores de 18 años que habían ejercido algún tipo de maltrato físico o psicológico contra su pareja. Estos, a priori, no deberían de haber sido diagnosticados de algún trastorno mental grave. Los participantes cumplían condena en prisión o que se encontraban en suspensión de condena recibiendo tratamiento por sus conductas agresivas.

Los estudiosos encontraron que, de toda la muestra de hombres maltratadores, un 79,3 % de sujetos presentaba algún trastorno de personalidad. Además, aquellos hombres diagnosticados solían presentar no solo uno, pero una media de tres trastornos —3,12 trastornos por sujeto—.

En esta misma investigación se observó como, en orden de frecuencia, estos eran los trastornos de personalidad que más aparecían en el hombre maltratador:

La tasa de estos trastornos en la totalidad de la muestra era de un 61,3%, 30% y 25,3% respectivamente.

El trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad y la hiperexigencia

Los datos obtenidos en esta investigación coinciden con los encontrados en otras, como la realizada por Fernández-Montalvo y Echeburúa en 2008, Trastornos de personalidad y psicopatía en hombres condenados por violencia grave contra la pareja: un estudio en las cárceles españolas.

Algunas de las características de la persona con trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad están relacionadas con la hiperexigencia, según explican Echauri et al. Personas controladoras, perfeccionistas, con mucho temor al hipotético rechazo social. Son igualmente dependientes y muestran dificultades para expresar qué es lo que sienten.

Estas características son demandas usuales de los hombres maltratadores que acuden a consulta. Por ello, es preciso colocar el punto de mira en una posible explicación y, por ende, en su consecuente solución.

¿Todos los hombres maltratadores son psicópatas?

La respuesta es negativa. Los trastornos de personalidad en hombres maltratadores no solo se reducen al trastorno antisocial de la personalidad, que es donde se encuentra diagnosticada la psicopatía.

Autores como Echeburúa y Amor (2016) encontraron resultados similares a los obtenidos por Echauri et al. El trastorno de la personalidad paranoide o el trastorno de personalidad narcisista aparecían en los maltratadores, pero también el antisocial: se define por falta de remordimiento ante el daño cometido, inmadurez, inestabilidad y manipulación. Estas características, y la violencia en la pareja, suelen ir de la mano.

De esta manera, no todos los hombres que maltratan a sus parejas son psicópatas. Algunos de ellos —aunque su proporción es pequeña en comparación a los que sí— ni siquiera presentan un trastorno de personalidad. A veces, el trastorno es psicológico y no de personalidad, o existen afecciones que pueden motivar dicha conducta.

La psicología del maltratador

Echeburúa y Amor entienden que, independientemente del trastorno de personalidad o psicológico, los hombres maltratadores suelen presentar alteraciones en:

  • Impulsividad: falta de control sobre su ira. La respuesta de ira puede estar relacionada con una situación de malestar (problemas con los hijos, de pareja…) pero son sus altos niveles de ira y hostilidad y la falta de control sobre la misma las que pueden conducir al uso de violencia.
  • Regulación emocional: en tanto que la mayor parte de los hombres maltratadores son incapaces de expresarse emocionalmente —muchos de ellos no saben hacerlo— también surgen problemas para entender la emoción de la pareja. Este puede interpretar de manera errónea lo que siente su pareja. Asimismo, al no saber expresar las emociones puede aparecer una gran inhibición de los sentimientos, que puede llevar a resolver los conflictos de forma violenta.
  • Narcisismo y amenazas al yo: los hombres maltratadores presentan un sinfín de sesgos cognitivos —por ejemplo, percibir una situación cuando amenazante cuando no lo es, algo que también ocurre en los trastornos de ansiedad—. Algunos de estos sesgos están relacionados con la inferioridad de la mujer y la legitimización de la violencia, lo que en ocasiones les lleva a minimizar o negar la violencia ejercida.
  • Baja autoestima: sus déficits en la comunicación y en la gestión de problemas pueden favorecer la utilización de la violencia, y es su reiteración la que puede empeorar la baja autoestima del hombre maltratador.

Aunque conocemos a personas con problemas de impulsividad y para relacionarse, esto no los convierte ni en potenciales maltratadores ni esto tiene porqué desarrollar una patología. Son, según estos autores, las dos últimas características las que podrían estar directamente relacionados con el uso de violencia.

Hombre sentado en el suelo

Conclusiones: ¿tratamiento psicológico para el maltratador?

Los trastornos de personalidad en hombres maltratadores parecen claros en aquellos que han sido condenados por sus actos. Esto deja un grosso poblacional sin cubrir, pues no todos los hombres que maltratan son denunciados y condenados.

En muchos casos, esta violencia permanecerá en la negrura. Por ello, y aunque no se puede afirmar que todos los hombres violentos contra su pareja presentan trastornos psicológicos, muchos de ellos sí presentan alteraciones psicológicas consistentes que podrían ser tratadas en terapia.

Echeburúa y Amor, además, encuentran que la terapia para hombres maltratadores es de vital importancia por la cronicidad del problema. Cuando un hombre maltrata, ejerce una conducta sobreaprendida que le da beneficios en detrimento de su pareja. Por ello, estas conductas pueden repetirse si el hombre establece una nueva relación.

Por ello, se insiste en la necesidad de un tratamiento psicológico específico para hombres maltratadores, donde se les presentan la oportunidad de aprender a gestionar los problemas, frustraciones y estados emocionales intensos alejados de la violencia.

Echeburúa y Amor concluyen diciendo que tratar psicológicamente a un maltratador es posible, aunque el profesional se encuentre al principio con su batalla más cruenta: que el hombre maltratador reconozca que lo es.

  • Echauri, J., Fernández-Montalvo, J., Martínez, M. y Azcárate, J. (2011). Trastornos de Personalidad en Hombres Maltratadores a la Pareja: Perfil Diferencial entre Agresores en Prisión y Agresores con Suspensión de Condena. Anuario de Psicología Jurídica, 21, 97-105.
  • Echeburúa, E. y Amor, P. (2016). Hombres violentos contra la pareja: ¿tienen un trastorno mental y requieren tratamiento psicológico? Terapia psicológica, 34(1), 31-40