Lucha contra el cáncer, una responsabilidad de todos

04 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Dicen los expertos que si el fin del cáncer fuera una maratón, la ciencia lleva recorrido medio trayecto. Los avances son cada vez más esperanzadores, pero a día de hoy cada uno de estos pacientes, siguen necesitando nuestro apoyo en su valiente lucha cotidiana.
 

La lucha contra el cáncer es cada vez más esperanzadora. Los avances logrados entre el 2018 y el 2019 apuntan a que los tratamientos mejoran, a que aparecerán nuevas terapias más precisas, personalizadas y menos invasivas. La inmunoterapia, por ejemplo, se alza ya como esa visión de futuro en la que todos confían, y que a día de hoy, va dando progresos mientras se combina con la radio y la quimio.

Por otro lado, algo que sin duda llama la atención son los términos bélicos en los que solemos hablar a la hora de referirnos a esta enfermedad, la cual, tristemente, se lleva de media unos 9 millones de personas al año en todo el mundo. Fue curiosamente Richard Nixon quien en 1971 hizo uso de esta terminología por primera vez.

Fue tras firmar la llamada National Cancer Act, una ley orientada a destinar una parte importante del presupuesto a la investigación científica de dicha realidad. Al referirse a ella, la definió como una guerra en la que todos debían ser partícipes con un único fin: vencer el cáncer.

Esa lucha continúa teniendo en la actualidad miles de valientes combatientes. Aunque, en realidad, no a todos los pacientes de cáncer les agrada autodenominarse héroes. Son, según sus propias palabras, personas que avanzan cada día con un única idea en mente: no rendirse.

Muchos hemos perdido a alguien, tenemos a un ser cercano lidiando esa lucha personal o bien hasta puede que nosotros mismos estemos en ese duro viaje o hallamos salido victorioso de él. Sea como sea, solo cabe tener en cuenta un detalle: no estamos solos. Los avances llegan y son miles las personas que cada año, reciben la mejor de las noticias: «estás limpio».

 
Guante de boxeo representando la lucha contra el cáncer

Lucha contra el cáncer: prevención, detección temprana y tratamientos más efectivos

A menudo, suele decirse que si el fin del cáncer es una maratón, en la actualidad ya hemos recorrido la mitad de camino. Ahora bien, ante la pregunta real sobre si alguna vez erradicaremos para siempre esta enfermedad, muchos médicos nos dicen que «no». Sin embargo, hay un matiz: aunque las células tumorales sigan apareciendo se logrará que nuestro sistema inmunitario pueda defenderse de ellas con efectividad.

Es más, desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se trabaja en el desarrollo de unos sensores que lograrían, por ejemplo, que el cáncer de pulmón se convirtiera en una enfermedad crónica y no letal. Recordemos que este tipo de cáncer es el que más vidas se lleva en todo el mundo.

Asimismo, en el Laboratorio de Células Madre y Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) España, se trabaja actualmente en otro objetivo: frenar la metástasis, lograr que se convierta también en una enfermedad crónica.

Por otro lado, hay un aspecto que no podemos dejar de lado. La lucha contra el cáncer requiere de un compromiso firme de todos nosotros; exige que se conforme un escenario de tres fuerzas para lidiar contra esta enfermedad. Por una parte está la ciencia y por otro, está el área preventiva y a su vez, el apoyo que se presta al paciente. Veámoslo con detalle.

 

Prevención y buenos hábitos en la lucha contra el cáncer

Si bien el mero hecho de mantener unos buenos hábitos de vida no hacen que podamos evitar el cáncer al 100 %, si disminuyen su aparición en un porcentaje importante. De ese modo, es importante recordar las claves que nos dan organismos como la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC) en materia preventiva:

  • Debemos evitar el tabaco.
  • Protegernos de las radiaciones solares.
  • Evitar zonas de elevada contaminación.
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Es recomendable mantener una dieta lo más saludable posible.
  • Evitar el sedentarismo.
  • Establecer revisiones clínicas periódicas, como mamografías, revisiones ginecológicas, pruebas para detectar el cáncer colorrectal, etc.
Lazo rosa representando la lucha contra el cáncer

Apoyo y asistencia a las personas con cáncer

Para luchar contra el cáncer necesitamos algo más que un tratamiento médico efectivo. Es más, algo que demanda quien ha logrado salir de esta enfermedad es disponer de una ayuda especializada que se centre en el apoyo social y psicológico, en ofrecer recursos y asistencia para ese momento donde la persona, sigue sintiéndose perdida.

A menudo, deben enfrentarse a notables cambios físicos que afectan a su día a día. Otras veces, son los familiares quienes demandan profesionales especializados para ayudarles en esa dura realidad cotidiana. Esa asistencia es un pilar más en la batalla contra el cáncer, tanto durante como después de los tratamientos.

 

La comunicación con el paciente, la forma en que los sanitarios deben dar determinadas informaciones, requiere sin duda de adecuadas habilidades en las que todos los profesionales se forman. También la familia, los amigos y cualquiera de nosotros debemos saber cómo hablar con las personas enfermas evitando ante todo, los típicos clichés como «esto lo vas a superar en nada o un amigo mío pasó por lo mismo y ya está bien».

Cada persona es única, tiene unas características propias en su enfermedad y vive de una forma particular su lucha. Por ello, frases como «siento por lo que estás pasando y voy a estar a tu lado para lo que necesites» son las más válidas.

Para concluir, cada 4 de febrero se celebra el día contra el cáncer. Es un momento sin duda idóneo para concienciarnos un poco mas sobre esta realidad que quien más y quien menos, conoce de cerca.

Este es un maratón que recorrer unidos y que como señalábamos más arriba, la ciencia ya tiene superado más de la mitad del trayecto en materia de investigación. No nos falta demasiado por tanto para alcanzar esa meta donde por fin, esta enfermedad sea completamente tratable.