Mejorar la creatividad: un reto posible

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 6 noviembre, 2017
Beatriz Caballero · 6 noviembre, 2017

Einstein, Picasso, Stravinsky, Freud, Eliot, Graham, Gandhi, etc. Los mayores logros en la historia de la humanidad son productos de la creatividad. Ver hilos sueltos donde otros no ven, hacer preguntas o dar respuestas que nadie antes hizo. Por esa razón, varios grupos llevan tiempo investigando cómo mejorar la creatividad.

Según Penagos, Aluni (2000) la creatividad es un proceso, una característica de la personalidad y un producto que existe en un contexto o campo específico. Las personas que hacen cosas creativas (productos), lo hicieron con determinados procedimientos (procesos) y actuaron de determinada manera (características de personalidad).

Para ser creativos, Amabile (1983) sugiere que es necesario contar con destrezas y conocimientos propios del campo (disciplina o lugar en qué se desempeña el creativo). Además se requiere una gran fuerza motivacional hacia la tarea y habilidades particulares, como puede ser el pensamiento flexible y la capacidad de utilizar heurísticos (atajos mentales) con inteligencia.

Cuadro que muestra creatividad

¿Cómo mejorar la creatividad cotidiana?

La creatividad es una capacidad que, bien empleada, nos permite adaptarnos mejor a las situaciones de la vida. En nuestro quehacer nos encontramos problemas, pequeños o grandes, que pueden consumir nuestro tiempo y salud. En este sentido, existen diferentes actitudes y técnicas que permiten despertar, desarrollar y mejorar la creatividad. Revisemos algunas de ellas:

  • Romper con la rutina: intentar huir de la monotonía, salir de los hábitos repetitivos y retarnos a nosotros mismos a hacer cosas que nunca antes hemos hecho.
  • Interiorizar: ser conscientes de nuestras inseguridades y miedos así como de nuestras fortalezas, cambiar de perspectiva, jugar a ser otra persona…
  • Buscar inspiración y conocimiento: leer sobre materias que nos interesen, investigar la vida de personajes creativos, experimentar, ir a lugares nuevos, hacernos nuevas preguntas…
  • Dar forma a la imaginación: utilizar la fantasía y visualizar una situación, y después, intentar simular cómo tal situación se desarrolla.
  • Crear circunstancias inspiradoras: salir de nuestra zona de confort, arriesgarnos a equivocarnos y estimularnos a través de nuevas fuentes (libros, películas, personas, cuadros…).
  • Aprovechar la relajación: buscar tiempos de descanso, soñar despiertos, o aprovechar los sueños para incubar iluminaciones.

“No hay duda de que la creatividad es el recurso humano más importante de todos. Sin creatividad no habría progreso y estaríamos constantemente repitiendo los mismos patrones”.

-Edward de Bono-

Técnicas de creatividad

Algunas de las técnicas más famosas para mejorar la creatividad son las siguientes:

  • El método DO IT de Robert W. Es un proceso estructurado, esencial para la solución de problemas.
  • El método SCAMPER elaborada por Bod Eberlee. Es una técnica para promover la creatividad y el pensamiento creativo.
  • El método 3-6-5. Es una técnica simple que implica la colaboración de otras personas.
  • El método del mapeo mental. Es un método muy eficiente para sintetizar información y expresar ideas de forma lógica y creativa.

Bolas de papel de colores

Las 4 herramientas necesarias para dar soluciones creativas

Las principales habilidades y herramientas para solucionar problemas de manera creativa según Guilford son:

  • Fluidez: se ha demostrado que cuantas más ideas producimos, más probabilidades existen de encontrar una idea o solución útil. El “brainstorming o tormenta de ideas” es una herramienta creativa ante la solución de problemas.
  • Flexibilidad: ser flexibles en nuestros pensamientos proporciona un cambio de ideas y caminos hacia la solución de un problema, reto o dilema específico. La familia de herramientas creativas conocidas como “listas verbales de comprobación” inducen a la innovación.
  • Originalidad: implica romper la rutina y apartarse de lo obvio a través del pensamiento. “La estimulación de imágenes”, “la excursión fotográfica” o “la estimulación mediante objetos” son técnicas muy conocidas para generar ideas originales. También puede fomentarse mediante el uso de analogías y metáforas.
  • Elaboración: consiste en estructurar y encontrar alternativas en un proceso convergente realizado tras un proceso divergente. La “cartografía mental” es una herramienta visual y verbal que se emplea para relacionar ideas, pensamientos, objetos, etc.

Somos más creativos en situaciones extremas. De hecho, las personas más creativas son muy rápidas en solución de problemas. Por ello, ya que podemos, debemos continuar innovando para mejorar nuestra calidad de vida; especialmente la de aquellas personas que tienen unas condiciones más difíciles.

Antiguamente, la creatividad era considerada como una característica que solo poseían unos pocos artistas o científicos. A día de hoy, decir que no eres creativo es como decir que no tienes alguna de esas habilidades que se adquieren con la práctica.

Según Ken Robinson, todos tenemos talento si sabemos descubrirlo. ¿Sería Steven Spealberg un genio en matemáticas si se hubiera dedicado a ellas desde joven en vez de al cine? Rétate a mejorar la creatividad y estarás comprando un billete para un viaje fascinante, que sin duda merecerá la pena.

Referencias bibliográficas

Vidal, R. V. V. (2009). La creatividad: conceptos. Métodos y aplicaciones. Revista iberoamericana de educación, 49(2).

Penagos, J. C., & Aluni, R. (2000). Creatividad, una aproximación. Revista Psicológica.

De Bono, E., & Castillo, O. (1994). El pensamiento creativo. Editorial Paidós.