Te pueden robar la idea, nunca el talento - La Mente es Maravillosa

Te pueden robar la idea, nunca el talento

Cristina Medina Gomez 27 octubre, 2016 en Emociones 3310 compartidos
mujer con casa en la cabeza

Nos ha pasado a todos. De repente se te ocurre una idea que te parece buena o das con la clave en algo dentro del trabajo, por ejemplo, y alguien decide hacerla suya. Es demasiado tarde para reclamar su propiedad: te la han robado y te sientes frustrado.

Si somos realistas, por otro lado, es posible que tú hayas hecho lo mismo con la idea de otro. Es totalmente normal que ocurra, aunque no nos parezca acertado ni justo. Esto es, las ideas vuelan, son libres una vez proclamadas en alto y quedan expuestas a cualquier mente. De hecho somos malos recordando fuentes, somos buenos recordando ideas.

Sin embargo, recuerda algo siempre que te invada la indignación por algo así: te pueden quitar la idea, pero nunca el talento ni el ingenio.

El talento es personal

El talento es único, personal e intransferible. Es un arma poderosa que habla de nosotros mismos y de la forma que tenemos de plantearnos el mundo. No es algo que pueda prestarse, ni copiarse. El talento es natural y solo pide ser potenciado para dar los mejores resultados.

Hombre pintando una pared

Si piensas que no tienes ningún talento, estás equivocado: seguro que hay algo en lo que puedas explotar todo lo que llevas dentro. Solamente necesitas buscarlo con ganas y después trabajarlo. Así, surgirán ideas nuevas, creaciones personales o reflexiones interesantes que otros podrán quitarte pero nunca concebir.

Dedica tiempo suficiente a ello y verás cómo consigues encontrar el lugar en el que enseñar todo lo que vales. Nunca es demasiado tarde, nunca es demasiado difícil y nunca es imposible de lograr. Tan solo hace falta creer en uno mismo y confiar en las posibilidades que a cada uno nos ofrecen nuestras aptitudes.

Es bueno nutrirse de la idea de otros

Al contrario de lo que nos parece cuando nos la roban, compartir una idea no es tan mal plan. Es cierto que duele el plagio o la copia, pero la transmisión de conceptos de una mente a otra nos nutre como personas. Al fin y al cabo es una forma de difundir conocimiento.

“Las ideas son como los seres vivos.

Nacen, crecen, proliferan, se enfrentan con otras ideas y finalmente mueren”

-Bernard  Werber-

¿De que nos sirve tener ideas si no podemos verlas crecer? Para ver como se hacen realidad, necesitamos impulsarlas y darles vida hasta que se conviertan en otra cosa o mueran. Si son nuestras lo justo es que salgan de nosotros, pero su finalidad al final es proliferar entre los demás. No hay nada de malo en que nazcan en nosotros pero crezcan en otros.

A lo largo de la historia, de hecho, las generaciones posteriores se han aprovechado constantemente de los conocimientos y las ideas de las generaciones anteriores. Así, debemos las comodidades de nuestro presente a aquellos que compartieron su sabiduría y, de paso, su talento con nosotros. Por esta razón, es beneficioso respetar una idea que tenga un compañero y que al mismo tiempo ayudemos a desarrollarla sin quitarle el mérito que ese merece.

El talento requiere esfuerzo

Como habíamos dicho más arriba, el talento es natural pero necesita ser trabajado con esfuerzo. De hecho, si se quiere potenciar de alguna manera aquel debe ser gestionado correctamente: focalizar el lugar dónde se puede desarrollar y tener una actitud acertada para hacerlo.

abeja-flores

Nadie puede quitarnos eso una vez lo hayamos logrado. Si tenemos talento dentro de una empresa, encontraremos el camino para demostrarlo; aunque nos roben ideas, reflexiones y proyectos. El talento es algo que se hace notar cuando se explota al máximo.

Cristina Medina Gomez

Teóricamente filóloga y esencialmente humana, por lo que siempre busco encontrar en las palabras la manera de conocerme y, por qué no, de conocernos: a veces escribir no es brindar belleza, es hallar moldes emocionales que nos unan a los demás.

Ver perfil »
Te puede gustar