Mi pareja se ha agobiado

09 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
Mi pareja se ha agobiado y no sé cómo actuar. ¿Te ha ocurrido esto? En este artículo identificaremos las principales causas y ofreceremos algunas pautas a la hora de afrontar esta situación.

Mi pareja se ha agobiado. ¿Tienes este pensamiento grabado en la cabeza y no sabes cómo gestionar la situación? En este artículo analizamos qué puede estar sucediendo cuando nuestra pareja nos comunica este mensaje, una situación tan frecuente en muchas relaciones.

El ámbito de las relaciones de pareja es complejo, y es que lograr encontrar una persona con la que permanecer el resto de nuestra vida, resulta una tarea complicada.

En realidad, nos encontramos en un mundo en constante cambio, y ello abarca también nuestras relaciones. De hecho, de ello ya habló el sociólogo Zygmunt Bauman en su obra Modernidad líquida. Bauman introduce además otros conceptos, como el del amor líquido, haciendo referencia al estado actual de las relaciones amorosas, que tienden más a evaporarse que a mantenerse en el tiempo.

Sin más preámbulo, vamos a hablar en este artículo de cómo se vive esta situación, en la que nuestra pareja nos comunica que se ha agobiado. ¿Cuáles son sus posibles causas? ¿Cómo podemos actuar? ¿Existe posibilidad de recuperar la normalidad?

Mujer angustiada con su pareja

Mi pareja se ha agobiado

Podríamos hablar, a grandes rasgos, de dos tipos de «agobios» cuando tu pareja te dice que se ha agobiado: cuando se produce por circunstancias externas a la relación (trabajo y estrés, situaciones familiares…) y cuando se produce por la relación en sí misma.

Este segundo caso suele ser el más preocupante, ya que es la relación (a veces, incluso nosotros) lo que está agobiando a nuestra pareja. ¿Cómo se manifiesta dicha situación, en el seno de la relación? Vamos a verlo.

Manifestaciones y síntomas

Cuando nuestra pareja nos dice que se ha agobiado por la relación, esto suele estar precedido por un cambio en su actitud, y esta hace tiempo que se muestra fría, distante y rara. Dicho cambio de actitud suele ser repentino e inexplicable, en momentos en los que sentimos que todo va bien. ¿Cómo se traduce esta actitud? En síntomas como:

  • Tiene menos tiempo libre (o menos tiempo para nosotros).
  • Se comunica menos, o peor.
  • Empieza a tirar de excusas para estar menos tiempo con nosotros.
  • Afirma que no le pasa nada, que solo está más ocupado.
  • Primeros síntomas de agobio.

Posibles causas

Existen múltiples razones que pueden llevar a tu pareja a agobiarse, aunque una de las más comunes (aunque no nos guste) es la existencia de una tercera persona. Muchas veces, la persona conoce a alguien nuevo en su vida que le hace recobrar la ilusión o simplemente se enamora, y por miedo o por falta de valor, es incapaz de contárnoslo, recurriendo así a los clásicos: Estoy agobiado o Necesito estar solo/a un tiempo.

Sea lo que sea, lo importante es hablar con nuestra pareja y aclarar las cosas, evitando entrar en pánico. ¿Cómo podemos actuar? Te lo contamos en el siguiente punto.

¿Cómo podemos actuar?

Ante el temible Mi pareja se ha agobiado, ¿Qué podemos hacer? Antes de entrar en pánico y lanzar nuestra dignidad por la borda suplicándole que permanezca a nuestro lado, tenemos la opción de afrontar una conversación seria con ella. Aunque nos dé miedo o reparo, quizás sea el momento de poner las cartas sobre la mesa.

Puede ayudarnos empezar con un: «¿Qué es lo que te agobia de la relación?», o «¿Hay algo que pueda hacer, o prefieres estar solo/a un tiempo?». Lo importante es demostrar que somos capaces de comprender la situación y que no le presionaremos para que tome una decisión. 

Lógicamente, si sospechamos de terceras personas o de situaciones similares, lo ideal será clarificar la situación e impedir que jueguen con nosotros. Es decir, podemos entender que el otro se haya agobiado, pero si existe un problema más profundo, tenemos derecho a saberlo, para poderlo afrontar.

No cometas los siguientes errores

Cuando nuestra pareja nos dice que se ha agobiado, es normal que nos sobrevengan sentimientos de miedo, ansiedad, dudas… Y muchas veces cometemos el error de perseguir a la persona, intentar volver a conquistarla o incluso rogarle que se quede con nosotros, lo que hace que ésta se agobie aún más.

Según Cristina Lago, coach experta en relaciones de pareja, estos gestos es mejor dejarlos para cuando la situación se normalice, en el caso de que esto suceda.

“Al intensificar tus atenciones amorosas como reacción al distanciamiento (que tú no causaste) de tu pareja, lo que demuestras no es amor, ni lucha, ni todas esas cosas en las que estás pensando. Lo que demuestras es que estas muerto de miedo”.

-Cristina Lago-

¿Qué sucede cuando el miedo es el que nos está haciendo actuar? Que nuestro atractivo se reduce para el otro, que le genera agobio y que nuestra autoestima también puede quedar tocada.

Afronta la situación

No es lo mismo sentir que «Mi pareja se ha agobiado» cuando estamos iniciando una relación, que cuando ya llevamos tiempo en ella. Sin embargo, hay una cosa común en ambas situaciones si el agobio se alarga en el tiempo y no nos dan esperanza de volver, y es que nuestro tiempo es oro.

En estas situaciones, lo más recomendable es aceptar y asumir la situación, aplicando contacto cero con la persona. Hay una frase que podemos aplicar a esta situación, y que dice: «El tiempo es un juez tan sabio, que no sentencia de inmediato, pero al final da la razón a quien la tiene».

Así que el tiempo dirá. Seguramente tendrás mil preguntas en tu cabeza bailando después de esto, pero precisamente es el tiempo quien las resolverá (cuando, probablemente, ya no necesites las respuestas).

Chico serio pensando: mi pareja se ha agobiado

¿Volverá a funcionar la relación?

Ante un temible «Mi pareja se ha agobiado», lo siguiente que nos preguntamos es: «¿Volveremos a estar bien?» No hay una respuesta concreta para ello, porque como decíamos, solo el tiempo y las ganas de ambos dirán.

Sin embargo, hay una cosa que podemos hacer para favorecer el proceso: mantener una actitud firme con el otro, haciéndole entender que no vamos a alargar esta situación, y que nos pierde en la medida en que este agobio perdura. 

Recordemos que una ruptura no es el fin del mundo. De hecho, según el psicólogo Jaume Guinot, «una ruptura es la oportunidad de encontrar algo mejor». Por otro lado, no debemos olvidar que cuando el agobio en nuestra pareja se produce por factores externos, y si la relación va bien, lo normal es que quiera apoyarse en nosotros, y no huir. Si esto segundo se produce, quizás haya algo más.

“En una situación que marcha bien, en la que ambas personas tienen lugar para tener una vida propia y donde hay libertad, equilibrio y correspondencia, no hay sitio para el agobio”.

-Cristina Lago-

  • Bauman, Zygmunt. (2003). Modernidad líquida, Editorial Fondo de Cultura Económica, México DF.