Millennials y matrimonio: ¿Quieres casarte conmigo?

Sonia Budner · 11 julio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 11 julio, 2019
Para quienes crean que la famosa pregunta "¿Quieres casarte conmigo?" terminará desapareciendo, aquí exponemos algunos datos que señalan de alguna manera su error. El matrimonio no desaparece, aunque parece que enfrenta cambios muy profundos que intentaremos analizar.

El matrimonio no está en declive, solo está en retraso. Esto es lo que parecen indicar las estadísticas y algunos especialistas que han investigado la relación entre millennials y matrimonio. Nuestras nuevas generaciones no han desestimado la idea de casarse, solo han cambiado el cómo y el cuándo. Las parejas de millennials creen en el matrimonio, aunque consideran que una media de seis años de relación antes de casarse es la adecuada.

Ya la generación previa a estos jóvenes comenzó a dilatar el tiempo, y parece una tendencia en alza para los millennials también. Ese tiempo necesario para conocerse a sí mismos y a su pareja parece estar convirtiéndose en una de las garantías previas al matrimonio.

Al fin y al cabo, muchos millennials son hijos de matrimonios divorciados; quizás quieran estar seguros de no tener que pasar por tan difícil trance en sus propios matrimonios. También la cuestión económica parece tener un peso fundamental en la decisión de comprometerse y casarse.

Atrás va quedando el “contigo pan y cebolla”. Nuestros jóvenes quieren desarrollar sus carreras profesionales en primer lugar antes de formar una familia. Hay quién dirá que es una postura egoísta, pero lo cierto es que es una manera bastante responsable de traer a sus futuros vástagos a un mundo cada vez más competitivo para los niños y sus padres.

Chica con ordenador

¿Qué dicen las estadísticas sobre millennials y matrimonio?

Pues básicamente lo que las estadísticas publicadas en el New York Times cuentan es que los jóvenes están esperando más tiempo para casarse. En Estados Unidos, en 2018, la media de edad para casarse fue de 30 años en los hombres y 28 en las mujeres.

También nos muestran que el porcentaje de personas que deciden contraer matrimonio ha descendido entre los jóvenes millennials en casi un 25% desde los años 70.

Al contrario que hace algunas décadas, las parejas jóvenes emplean más tiempo en consolidar la relación o deciden vivir juntos un tiempo antes de casarse. También las estadísticas contemplan que la mayoría de las personas que ganan menos de 30,000$ al año consideran que su situación económica es lo que más les frena a la hora de tomar la decisión de comprometerse sentimentalmente.

La realidad es mejor de lo que parece

A pesar de que las estadísticas pueden resultar devastadoras, una segunda lectura con un poco más de profundidad puede revelarnos cambios profundos, pero también más responsables en la relación entre jóvenes millennials y matrimonio.

Según la investigadora Stephanie Coontz, cuando los jóvenes millennials alcancen la mediana edad, el 80% de ellos habrán contraído matrimonio, aproximadamente las mismas cifras que 50 años atrás, aunque lo que cambia es la edad para casarse.

Pareja abrazada

Mujeres millennials y matrimonio

Uno de los factores que quizás esté influyendo de manera decisiva en este aspecto ha sido el cambio de roles tan importante que las mujeres han consolidado en las últimas décadas. Al contrario que sus madres y abuelas, esta generación de mujeres jóvenes no ha crecido educándose para el matrimonio.

Las mujeres están, por primera vez en la historia, cambiando el matrimonio como propósito de vida por matrimonios de calidad. Es decir, contraer matrimonio ya no es el objetivo principal de las mujeres, y cuando deciden dar ese paso buscan parejas que les garanticen matrimonios más felices y duraderos. Por otro lado, el matrimonio ha dejado en parte de ser el punto de inflexión que marca lo que es una relación seria para la sociedad.

Matrimonios de más calidad

Para los que vean en todo esto un despropósito y les tiente la crítica rápida, un dato: los matrimonios de los millennials parecen ser de mayor calidad, aunque se casen con menos frecuencia. De hecho, entre 2008 y 2016 la tasa de divorcio ha disminuido en un 18%. Estos son los datos que arroja otro estudio llevado a cabo esta vez por Phillip Cohen, de la Universidad de Maryland. El autor del estudio concluye que los millennials están adoptando un criterio cada vez más selectivo en cuanto al matrimonio.

Su objetivo es diferenciar entre relaciones románticas y matrimonio, que no siempre son lo mismo. Buscan mayor estabilidad con sus parejas, estabilidad que persista durante más tiempo, que resulte más gratificante la convivencia y que exista una interdependencia económica.

Nos enfrentamos a cambios culturales y sociales de gran calado. La institución del matrimonio no está perdiendo valor entre nuestro jóvenes, pero sí está siendo revisada y empezando a valorarse de manera diferente.

  • Kim, Jen (2019)  So You Want to Get Married? Why marriage is probably still in the cards for millennials. Psychology Today. Recuperado de https://www.psychologytoday.com/us/blog/valley-girl-brain/201906/so-you-want-get-married
  • Rabin, Roni Caryn (2018) Put a Ring on It? Millennial Couples Are in No Hurry. The New York Times. Recuperado de https://www.nytimes.com/2018/05/29/well/mind/millennials-love-marriage-sex-relationships-dating.html
  • Bennet, Jessica (2014) The Beta Marriage: How Millennials Approach 'I Do'. Time. Recuperado de https://time.com/3024606/millennials-marriage-sex-relationships-hook-ups/
  • Fingerman K. L. (). Millennials and Their Parents: Implications of the New Young Adulthood for Midlife Adults. Innovation in aging, 1(3), igx026. doi:10.1093/geroni/igx026