Mindfulness deportivo, ¿cómo afecta al deportista? - La Mente es Maravillosa

Mindfulness deportivo, ¿cómo afecta al deportista?

Pedro González Núñez 16, Agosto 2017 en Psicología 1158 compartidos
Mujer corriendo con chaqueta roja

Pelé, uno de los futbolistas más famosos de la historia, lo tenía claro. Para él, “todo es práctica”. Es sensato pensar que con el mindfulness deportivo sucede igual. Cuanto más practiques, más útil será. ¿Esto es así?

Según el entrenador deportivo y psicólogo Jonathan García-Allen, más allá de la aplicación de la terapia cognitivo conductual que tan de moda está, un buen número de profesionales se han decantado por el Mindfulness aplicado al deporte. ¿A qué se debe?

¿Qué es el Mindfulness y cómo se aplica al deporte?

El Mindfulness es una técnica que implica centrar toda la atención en cuanto haces aquí y ahora, sin juicios y con la menor cantidad de filtros posible. Su objetivo pretende enseñar a la mente métodos para gestionar pensamientos, emociones, reacciones y actitudes ante las situaciones que se presentan. De este modo busca el perfeccionamiento de la conciencia plena a través de actitudes positivas, conocimiento propio y libertad.

Parece evidente que este método puede ser ideal aplicado al deporte. Al fin y al cabo, un entrenamiento, un partido o una confrontación requieren de concentración plena para alcanzar un rendimiento óptimo.

Mujer corriendo mientras hace mindfulness deportivo

El Mindfulness nos traslada a lo que se conoce como “Estado de Flow”. ¿Alguna vez has tenido esa sensación de que estabas tan concentrado en una actividad que parecías flotar en ella? Pues eso es lo que se busca en el deportista para los momentos más importantes de su competición. Y se puede lograr a través de esta técnica.

¿Cómo afecta el mindfulness deportivo a la persona?

Por lo que hemos visto hasta ahora, el mindfulness es eficaz para toda clase de perfiles. Es lógico pensar que el deportista no está exento para aprovecharse de las bondades de la técnica. ¿Cómo crees que le influye?

  • El mindfulness es una técnica eficaz para elevar el nivel de motivación del deportista. Como es lógico, esta será vital para obtener un rendimiento óptimo.
  • También es vital en el nivel de activación del individuo. Cuanto más centrado y activo esté el deportista, mayor eficacia obtendrá en su tarea.
  • Esta técnica ayuda a activar los niveles de estrés óptimos. Aquí no debemos pensar en el estrés como algo negativo. Es evidente que cuanto se compite, es necesario en su justa medida. Y ahí actúa el Mindfulness deportivo, logrando que llegue a niveles óptimos que aumenten la competencia del atleta.
  • Cabe destacar que esta técnica consigue aumentar los niveles de autoestima y confianza en el individuo. Lógicamente, que un deportista confíe plenamente en sus posibilidades es básico para una competencia eficaz.
  • Además, es muy eficaz a la hora de interpretar los éxitos y fracasos. Todo deportista puede finiquitar su carrera al morir de éxito o por fracasos constantes. Pero con una visión sensata y equilibrada, su capacidad para enjuiciar alcanzará un punto de sentido común coherente.
  • También funciona como herramienta eficaz para cohesionar un equipo de deportistas. Aquí, el Mindfulness puede crear un ambiente colectivo óptimo que beneficie a las relaciones interpersonales de los individuos.

El Mindfulness deportivo como gestor de emociones

Como podemos ver, el Mindfulness deportivo, bien aplicado, puede ser una técnica muy eficaz. Logrará que emerja toda la confianza del atleta para alcanzar el rendimiento óptimo. Así, el individuo acepta sus emociones y pensamientos y los gestiona de manera natural, sin necesidad de que sean modificados o eliminados.

Porque esta técnica busca el autoconocimiento y el estado de regulación emocional que permita la gestión eficaz, no la eliminación. Esto nos lleva al que ya nombramos como “Estado de Flow”, el momento en que todo fluye y todo parece estar en sintonía perfecta. Ese estado en el que la actividad que haces no parece costarte esfuerzo.

Mujer haciendo mindfulness deportivo

Así pues, alcanzar un estado de aceptación eficaz en el momento presente es clave. En lugar de intentar controlar todo y razonar en exceso, el individuo se deja llevar y se une al presente. Algo que aumenta su concentración, distancia a sus pensamientos negativos y le confiere un mayor rendimiento deportivo.

Y así es como llegamos a la conclusión de que el Mindfulness deportivo puede ser una técnica muy útil y eficaz para aumentar el rendimiento. En un estado de equilibrio emocional en que todo fluye, sacar lo mejor de nosotros mismos no solo será un reto sino un estado del que también disfrutemos.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar