Mis ganas de socializar han disminuido: ¿a qué se debe?

Son muchas las personas que, en los últimos meses, sienten menos ganas de salir, quedar con gente y socializar. De hecho, es común recurrir a las excusas e incluso las mentiras para evitar la interacción social.
Mis ganas de socializar han disminuido: ¿a qué se debe?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 06 octubre, 2021.

Última actualización: 06 octubre, 2021

Mis ganas de socializar han disminuido. Si antes no dudaba en aceptar cada invitación y cada propuesta, ahora me cuesta mucho más quedar con gente“. Si esta sensación te es conocida, debes saber que no eres el único. En los últimos 18 meses, y a raíz de la pandemia, los hábitos sociales de muchas personas parecen haber cambiado.

Ahora bien, ¿hay algún problema en esto? Evidentemente, cada quien decide cómo quiere vivir su vida y cómo ocupar su tiempo en cada momento, lo que no tiene nada de patológico. No obstante, este fenómeno no deja de tener cierto interés social y psicológico. En ocasiones, determinados eventos nos instan a realizar reflexiones personales.

Puede que antes nos limitáramos a dejarnos llevar, a hacer las cosas solo por inercia. Ahora elegimos sentir. En la actualidad, nos inclinamos por experiencias más puntuales y significativas emocionalmente. Sin embargo, eso sí, también es importante considerar esos casos más problemáticos, como la anhedonia social. Lo analizamos.

La interacción social es un factor decisivo para el bienestar físico y mental, sin embargo, en ocasiones esta realidad psicológica disminuye a causa de diversos factores.

Chico de espalda con una manta pensando que mis ganas de socializar han disminuido

Mis ganas de socializar han disminuido: factores que lo explican

El hecho de haber pasado mucho tiempo en casa nos ha cambiado más de lo que pensamos. Nuestros patrones de interacción se alteraron y hasta nuestro modo de trabajar también empezó a seguir otro modelo. El hogar se convirtió en refugio y hay quien todavía se resiste a salir al mundo del mismo modo que antes, con la misma energía, ganas y confianza.

Esto provoca que un gran número de personas se digan cada vez más aquello de “mis ganas de socializar han disminuido, siento que ya no soy el mismo de antes“. Tanto es así que estamos viendo cómo se instala un fenómeno que el profesor Jeff Hancock y sus colegas denominaron en un estudio como “las mentiras mayordomo”.

Son ni más ni menos que esas excusas que damos por WhatsApp cuando alguien nos propone quedar. Por ejemplo, últimamente hacemos uso de excusas como “mi móvil estaba en silencio, no vi tu mensaje; ando desconectado últimamente o tengo muchas cosas que hacer”.

La hiperconectividad y la necesidad que teníamos ante por responder casi al momento y decir que sí a esa propuesta también ha cambiado en algunos casos.

Podríamos decir sin duda, que nuestros hábitos de interacción han cambiado. Esto puede, en algunos casos, ser beneficioso. Nos permite invertir más en nosotros mismos, decidir qué nos conviene más en cada instante. Sin embargo, también puede revelar algún problema de anhedonia social.

No te apetece relacionarte porque no te encuentras bien

Al no encontrarnos bien mentalmente, no hay ánimos para interaccionar. Ni siquiera para salir de casa. Lo cierto es que aún no se habla lo suficiente sobre los problemas de ansiedad y depresión subyacente que se evidencian cada vez más en la población.

Lo que experimentan las personas en estos casos es desinterés, falta de energía y ánimos para comunicarse con los demás. También, sensación de irrealidad, de falta de sentido en la conexión con los amigos, los familiares, etc. Tras estas realidades puede existir un trastorno del estado de ánimo.

Mis ganas de socializar han disminuido: la anhedonia social

La anhedonia social no se relaciona de manera directa con la depresión o la ansiedad. Es más bien una preferencia por la soledad, la falta de habilidades sociales, los deseos de aislamiento y, a menudo, una vulnerabilidad psicológica más problemática. Lo que experimentan estos hombres y mujeres es una falta absoluta de recompensa interpersonal en las interacciones.

No es tampoco algo puntual en el tiempo. Es un estado que se vuelve crónico. A veces, la anhedonia social se vincula de manera directa con el trastorno de espectro autista o la esquizofrenia.

Estás en un proceso de cambio: replantear qué y a quiénes quieres en tu vida

Cuando te digas aquello de “mis ganas de socializar han disminuido” cabe la posibilidad de que estés en medio de una transición vital. A veces, las épocas complicadas nos invitan a una profunda reflexión. Puede que esa falta de deseo a la hora de quedar con tus amistades o compañeros se deba a que estés valorando hacer cambios.

Los instantes de crisis nos hacen replantearnos qué queremos en nuestra vida y a quienes queremos en ella. Este proceso lleva tiempo y, por tanto, es común desear cierta desconexión para pensar y decidir.

chica en carretera pensando que mis ganas de socializar han disminuido

Solo necesitas tiempo, volverás a recuperar el placer por la conexión

No hace falta volver a lo grande. Es decir, no es recomendable recuperar tu vida social de golpe asistiendo a todo lo que te proponen. Hay procesos que llevan tiempo, y recuperar nuestra conexión real y física también requiere sus pautas, su cadencia, etc. Si sientes que tus ganas de socializar no son las mismas, date unas semanas.

Empieza quedando con una amistad significativa. Después, ve ampliando el círculo con esas personas a las que más aprecias. Al final, cuenta más la calidad que la cantidad y si hay algo que hemos aprendido en estos meses es que la vida es un bien preciado. Disfrutémosla a nuestro ritmo, del modo que deseemos y con quien más queramos. Sin prisas…

Te podría interesar...
Siento lástima de mí mismo: ¿qué puedo hacer?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Siento lástima de mí mismo: ¿qué puedo hacer?

Siento lástima de mí mismo, últimamente solo experimento esta sensación. ¿Cómo deberíamos actuar ante este estado de ánimo? Lo analizamos.



  • Dodell-Feder, D., & Germine, L. (2018). Epidemiological dimensions of social anhedonia. Clinical Psychological Science. Retrieved from https://doi.org/10.1177/2167702618773740
  • Hancock, Jeffrey & Birnholtz, Jeremy & Bazarova, Natalya (Natalie) & Guillory, Jamie & Perlin, Josh & Amos, Barrett. (2009). Butler lies: Awareness, deception and design. Proc. ACM CHI. 517-526. 10.1145/1518701.1518782.
  • Kim H, Florack A. When Social Interaction Backfires: Frequent Social Interaction During the COVID-19 Pandemic Is Associated With Decreased Well-Being and Higher Panic Buying. Front Psychol. 2021 Jul 29;12:668272. doi: 10.3389/fpsyg.2021.668272. PMID: 34393902; PMCID: PMC8357996.