Mujeres en la sombra: Nannerl... o la desconocida hermana de Mozart

03 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la trabajadora social Silvia Carrasco
Nannerl Mozart fue relegada por ser la hermana de Mozart. Pocas personas conocen cómo sus posibilidades quedaron truncadas, en favor de su hermano, por el hecho de ser mujer. A ella y a su talento queremos dedicarle este artículo.

Hoy reconocemos la figura de una mujer que, seguramente de no haber existido, tampoco lo habría hecho uno de los grandes genios de la música. Hoy destacamos a una de esas genios que vivió relegada a que no se destacara su talento por el simple hecho de ser mujer. Hoy la protagonista es Nannerl Mozart.

Seguramente si mencionamos su nombre como persona destacada del mundo de la música a muy poca gente le sonará. Sin embargo, si mencionamos a Wolfgang Amadeus Mozart, ya empieza a sonarnos de qué hablamos, aunque mayoritariamente lo conocemos simplemente por su apellido: Mozart.

Pentagramas

Nannerl: Maria Anna Mozart

Nannerl Mozart era el nombre artístico bajo el que se bautizó musicalmente. Sin embargo, su nombre real era Maria Anna Walburga Ignatia Mozart.

Nació el 30 de julio de 1751 en Salzburgo. Era la hermana mayor de uno de los músicos más destacados de la historia: Mozart. Desde pequeña, su padre le enseñó a tocar diversos instrumentos, como el piano, violín y clavecín, convirtiéndose en una auténtica niña prodigio. Al observar la destreza musical de la joven, su padre la llevó por diversas ciudades entre las que destaca París y Viena, en las que explotaba su talento.

Sin embargo, en el siglo XVIII, no estaba bien visto que una mujer destacara en el mundo musical y, su padre aterrado por ser señalados y avisado por parte de la Iglesia que lo que estaba realizando no era algo que estuviera bien, decidió que su hija abandonara la música y dejará paso a su hermano Mozart puesto que él, al ser varón, iba a tenerlo más fácil.

Su carácter dócil y obediente facilitó que dejara la música a los catorce años y se centrará en prepararse para ”ser una buena esposa”. Su padre decidió casarla con Johann Baptust Franz von Berchtold zu Sonnenburg, de familia muy adinerada. Con dicho compromiso, pese a ella no desearlo, Nannerl salvaría a su familia de posibles problemas económicos con los que contaba la familia Mozart.

De ese matrimonio, Nannerl tuvo tres hijos: un varón y dos mujeres, pero su marido, ya contaba con cinco hijos de dos matrimonios anteriores. Nannerl crió a los ocho por igual. En 1825, se quedó ciega y cuatro años después falleció.

Su legado musical

No se puede negar el talento de su hermano Amadeus Mozart. No obstante, en muchas investigaciones se ha llegado a plantear que las primeras obras de Mozart no fueran de él, sino de su hermana.

Ciertamente no existen obras firmadas por Nannerl, pero tampoco es nada raro porque una mujer en aquella época, no podía dar su nombre a nada y mucho menos a una obra musical, ya que para muchos era semejante a ser prostituta puesto que, ofrecían un servicio.

Es por ello, que las primeras obras de Mozart que, a lo largo de los tiempos se han considerado escritas por él con tan solo cinco años, puedan no ser del todo ciertas y la autoría de ellas sea de su hermana.

Recordamos que la primera que destacó musicalmente, visitando diversas ciudades fue Nannerl y no Amadeus y que, fue su condición de mujer quien le hizo apartarse de los escenarios para dar paso a su hermano pequeño, reconvertido en una gran figura de la música. Nannerl nunca se quejó de tener que permanecer a la sombra de su hermano.

La relación con su hermano: Mozart

Nannerl era cuatro años mayor que Amadeus y, por tanto, siempre ejerció con él el papel de hermana mayor. La relación de los hermanos siempre fue muy buena. De hecho, cuentan diversos estudios que, cuando Amadeus comenzó a tocar el piano, su objetivo fue llegar a ser tan bueno como su hermana.

Cuando Amadeus fue creciendo y haciéndose un nombre en el mundo la música, muchas de las obras que realizaba se las mandaba a su hermana para que las revisará. Sabía que los arreglos que ella pudiera hacerle siempre iban a mejorar la calidad de su obra.

A medida que fueron creciendo, algunos biógrafos apuntan que su relación se deterioró. Para algunos investigadores, la relación nunca dejó de ser estrecha, mientras que para otros la relación fue deteriorándose hasta el punto de dejar de verse y comunicarse.

”Siento que nunca tendré el talento de mi hermana Nannerl para la composición”.

-Amadeus Mozart-

Mozart

Reflexión a través de Nannerl Mozart

¿Qué hubiera pasado si Amadeus Mozart hubiera nacido mujer? ¿Se habría valorado tanto su obra como se ha hecho a lo largo del tiempo? Conociendo su historia y su talento, podemos imaginarnos la respuesta: NO.

Comenzó destacando como compositora. Sin embargo, tuvo que apartarse por haber nacido mujer y no por carecer de talento. Incluso, no sabemos cuál es su peso en las obras de su hermano. No sabemos hasta qué punto las propuestas y correcciones de Nannerl han sumado al genio que hoy reconocemos en su hermano.

Afortunadamente los tiempos van avanzando. Aún nos queda mucho camino por andar; la buena noticia es que, al menos, empiezan a visibilizarse mujeres en el mundo de la música. ¿O no? Todavía cuesta ver productoras reconocidas y seguramente, no porque no las haya, sino porque tienen que subir una pendiente más empinada para que su talento sea considerado.

Ojala la historia de Nannerl, nos ayude un poco más a darnos cuenta de que el talento en muchas ocasiones ha sido relegado o enmascarado por determinadas normas sociales. Un error del que podemos aprender, para no repetir.