¿Un narcisista puede cambiar?

¿Cuáles son las características de una persona narcisista? ¿Puede cambiar su forma de ser y de relacionarse con los demás? ¡Quédate y descúbrelo en este artículo!
¿Un narcisista puede cambiar?
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 17 noviembre, 2022

Las personas con un trastorno de personalidad narcisista se muestran arrogantes , engreídas, egocéntricas y altivas. Se perciben como superiores a los demás, se esfuerzan en poseer artículos que reflejen estatus y en aparentar una vida exitosa. Aunque tienen sentimientos de grandiosidad, dependen de los elogios y de la atención que reciben de los demás para reforzar su ego.

Como consecuencia de esto, los narcisistas tienden a ser muy sensibles a las críticas, que interpretan como un ataque personal. ¿Una persona con este patrón de ser y de relacionarse con el mundo puede cambiar? ¿Se puede modificar la personalidad de una persona narcisista?

Hombre hablando por teléfono
Las tendencias narcisistas tienden a disminuir con la edad de forma natural.

Características de la persona narcisista

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales define a este trastorno de la personalidad como un patrón generalizado de grandiosidad (fantasía o comportamiento), necesidad de admiración y falta de empatía, que comienza en la adultez temprana, y que se caracteriza por la presencia de al menos cinco de los siguientes criterios:

  • Tiene sentimientos de grandeza y es prepotente (p. ej., exagera sus logros y talentos, espera ser reconocido como superior sin poseer los correspondientes éxitos).
  • Está absorto en fantasías de éxito, poder, brillantez, belleza o amor perfecto.
  • Cree que es especial y único, y que solo puede ser entendido o solo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) especiales.
  • Tiene una necesidad excesiva de admiración.
  • Muestra un sentimiento de privilegio (es decir, expectativas no razonables de tratamiento especialmente favorable o de cumplimiento automático de sus expectativas).
  • Explota las relaciones interpersonales, es decir, se aprovecha de los demás para lograr sus propios fines.
  • Carece de empatía y no está dispuesto a identificarse con las necesidades de los demás.
  • A menudo tiene envidia de los demás o cree que los demás tienen envidia de él.
  • Muestra comportamientos y actitudes arrogantes y altaneras.

En general, la persona narcisista cree que es mejor que los demás. El narcisismo también puede favorecer las conductas agresivas, tanto en hombres como en mujeres. Este tipo de comportamientos pueden surgir como un mecanismo de la persona para defenderse porque se siente amenazada y quiere proteger su ego.

Causas del narcisismo

Algunos estudios han sugerido una predisposición genética hacia el trastorno. Rasgos como la agresión, la falta de tolerancia a la angustia y la pobre regulación afectiva destacan en las personas narcisistas (Weinberg, 2006).

También se ha señalado que las experiencias de naturaleza negativa, como ser rechazado de niño y haber construido un ego frágil durante la primera infancia, pueden haber contribuido a la aparición del trastorno en la edad adulta (Žvelc, 2010; Otway y Vignoles, 2006). De igual forma, los elogios excesivos y la creencia de que el niño tiene habilidades extraordinarias pueden conducir al desarrollo del narcisismo.

Otras experiencias tempranas que contribuyen a este trastorno son las siguientes:

  • Abuso o trauma.
  • Falta de un entorno de validación auténtica.
  • Exceso de indulgencia de los padres.
  • Un entorno emocional de crianza lleno de carencias.

¿Puede un narcisista cambiar?

Si has investigado sobre el narcisismo, quizá hayas encontrado afirmaciones sobre las dificultades que podemos tener para estimular cambios en ellas. Sin embargo, no necesariamente es así. La verdad es que todo el mundo es capaz de cambiar si está dispuesto a trabajar para modificar sus patrones de conducta.

Lo que sucede con los narcisistas es que no quieren cambiar, no es que no puedan, es que no ven motivos suficientes para hacerlo, pues en su autoimagen de grandiosidad se perciben como perfectos. De hecho, una investigación sugiere que las tendencias narcisistas tienden a disminuir con la edad de manera natural.

El problema de tratar a un narcisista no reside en la idea errónea de que no puede cambiar, sino en la dificultad para convencerlo de que necesita un tratamiento, ya que no aceptará que hay algo mal en él. Está orgulloso de su forma de ser y de cómo actúa con los demás.

Como hemos visto, las personas con personalidad narcisista se consideran superiores y difícilmente reconocen la importancia de cambiar y ser distintos. Por lo general, cuando se les recomienda asistir a un especialista piensan que la otra persona tiene envidia de ellos. Todo esto hace muy difícil que el cambio sea una posibilidad para ellos.

Hombre haciendo terapia
Las personas narcisistas suelen tener resistencia a la terapia psicológica porque se creen superiores a los demás y por lo tanto no ven razón para el cambio.

Cómo saber si un narcisista está abierto al cambio

Algunas señales de que la persona narcisista está dispuesta a cambiar son las siguientes:

  • Empieza a asumir la responsabilidad de sus actos cuando estos no son buenos.
  • Está dispuesta a escuchar a los demás.
  • Intenta mejorar sus habilidades de regulación emocional.
  • Se disculpa cuando alguna de sus actuaciones causa algún daño.
  • Reconoce los sentimientos de los demás.
  • Demuestra interés por las motivaciones de su comportamiento.
  • Examina y reflexiona sobre sus comportamientos sin devaluar a las otras personas.

Una vez la persona está comprometida a cambiar, la terapia puede ayudarlos a aceptar la responsabilidad y a aprender lo siguiente:

  • Tener y mantener relaciones personales.
  • Colaborar con los otros y no usarlos como medios para sus propios fines egoístas.
  • Reconocer y aceptar las capacidades reales y posibles, con el fin de tolerar las críticas y los fracasos.
  • Aumentar la capacidad de comprender y regular las emociones.
  • Mejorar la autoestima, haciéndola más independiente del feedback de los demás.
  • Liberar a la persona del deseo de cumplir objetivos imposibles.
  • Reconocer qué cosas son posibles y qué objetivos se pueden cumplir sin caer en fantasías idealistas de éxito.

El tratamiento también podrá incluir:

  • Identificar los comportamientos narcisistas que están causando problemas.
  • Examinar experiencias pasadas y suposiciones que llevaron a las conductas actuales.
  • Reflexionar sobre cómo estos comportamientos afectan a los demás.
  • Reemplazar pensamientos grandiosos por otros más realistas.
  • Explorar nuevos patrones de comportamiento y practicarlos.
  • Ver los beneficios de los nuevos hábitos.

Para terminar, las personas no están condenadas a la inadaptación: pueden cambiar si se comprometen con el proceso terapéutico y materializan el deseo de mejorar su forma de relacionarse con los demás, siendo conscientes del valor de los demás y rechazando la tentación de usarlos como si fueran instrumentos cuyo único propósito fuese satisfacer sus deseos, ya fuera directa o indirectamente.

Te podría interesar...
El narcisismo negativo: cuando el mundo conspira en tu contra
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El narcisismo negativo: cuando el mundo conspira en tu contra

El narcisismo en negativo es muy común aunque rara vez se le identifica con este nombre. A continuación te comentaremos más al respecto.




Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.