Neurofeedback para la ansiedad

El neurofeedback se aplica para disminuir las excesivas ondas cerebrales producidas por la ansiedad.
Neurofeedback para la ansiedad
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 23 junio, 2022

El neurofeedback para la ansiedad es un método que nos ayuda a influir sobre las ondas cerebrales de forma consciente. Para ello, son necesarias las electroencefalografías (EEG), que dan precisamente información de nuestra actividad cerebral. Luego, sus diversos componentes se extraen y se envían a los sujetos mediante un circuito de retroalimentación en línea en forma de audio, video o su combinación.

El neurofeedback ha sido utilizado en el tratamiento de varios trastornos, entre los que destacan: trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), la esquizofrenia, el insomnio, la drogadicción, el autismo y la ansiedad.

Cerebro iluminado
El neurofeedback puede reducir la ansiedad subjetiva y objetiva experimentada.

¿Qué es neurofeedback?

Es un tipo de biofeedback centrado exclusivamente en la actividad electrofisiológica del cerebro. El entrenamiento emplea el registro de las ondas electroencefalográficas (EEG) cerebrales como señal para aprender a controlar la actividad del cerebro. Los sensores empleados para estos fines se colocan en el cráneo.

Al emplear esta técnica, se suele pasar por las siguientes fases (Collura, 2014):

  1. Producción de la actividad EEG cerebral.
  2. Registro de la actividad EEG.
  3. Conversión de las señales EEG en señales informáticas.
  4. Procesamiento informático de las señales.
  5. Conversión de dichas señales en señales sensoriales. Visuales, auditivas o táctiles.
  6. Presentación de estas últimas señales a la persona.
  7. Aprendizaje del sujeto de la modificación de las señales.

El objetivo del neurofeedback es lograr que la persona aprenda a identificar determinados eventos internos que están asociados a la actividad cerebral, de manera que pueda intervenir sobre ellos. Es decir, es un aprendizaje para cambiar la amplitud y frecuencia de los componentes electrofisiológicos u ondas propias del cerebro.

Este tipo de tratamientos no es invasivo y permite entrenar al cerebro para mejorar su función. Gracias a esta técnica avanzada, podemos regular las áreas que son responsables de la desregulación que provoca la ansiedad.

La ansiedad

La ansiedad es un complejo sistema de respuestas cognitivas, fisiológicas, conductuales y emocionales asociadas con la preparación anticipada a una circunstancia percibida como amenazante. Sus principales síntomas son los siguientes:

  • Agitación.
  • Tensión.
  • Sensación de cansancio.
  • Mareos.
  • Micción frecuente.
  • Palpitaciones cardiacas.
  • Sensación de desmayo.
  • Dificultar para respirar.
  • Sudoración.

La ansiedad en el cerebro

La ansiedad afecta negativamente el control de la atención y provoca cambios en la actividad del cerebro durante el desarrollo de tareas atencionales (Barker et al., 2018). Además, es capaz de alterar el estado de reposo de las redes neuronales.

Hay una teoría que corrobora estos efectos: la teoría del control atencional. Un elemento central de esta es la noción de que la ansiedad compite por recursos de procesamiento limitados en individuos ansiosos, ocupando reservas cognitivas que de otro modo se asignarían al control atencional. Esto lleva a un procesamiento de tareas ineficiente y deteriorando la capacidad de inhibir los pensamientos negativos y la preocupación.

Esta teoría predice un desequilibrio entre distintos sistemas atencionales como los guiados por la consecución de un objetivo, los dirigidos a un estímulo y de los propios de la atención reactiva. Dicho desequilibrio se ve reflejado en una reducida funcionalidad entre dos áreas:

  • Córtex prefrontal dorsolateral: que forma parte de la red frontoparietal o de control ejecutivo dirigida al control atencional empleado en la consecución de un objetivo.
  • Cíngulo anterior: integrante de la red cínguloopercular encargada de la monitorización de errores.
Mujer con ansiedad
La ansiedad provoca cambios en la actividad del cerebro.

Neurofeedback para la ansiedad

Un grupo de personas con altos niveles de ansiedad se sometieron a neurofeedback en un experimento controlado. Como resultado, se observó un fortalecimiento de las conexiones entre las dos redes neuronales. También se les pidió que llevaran un autorregistro con los niveles de ansiedad y se observó que esta era más baja.

También se ha encontrado que el neurofeedback para la ansiedad mejora en la capacidad de atención plena. La regulación de este tipo de atención con neurofeedback puede afectar el patrón de actividad cerebral de los pacientes con trastorno de ansiedad.

En otro estudio, personas con altos niveles de ansiedad que fueron entrenadas en el incremento de sus ondas alfas mediante neurofeedback mostraron mejoras sustanciales en su ansiedad. Un año más tarde y con una muestra mayor, estos resultados fueron replicados por Watson, Woolley-Hart, y Timmons (1979).

En otra investigación realizada con pacientes con amplio historial de ansiedad sin respuesta a otras psicoterapias o fármacos se encontró un incremento de ondas alfa en tan solo 6 sesiones con neurofeedback para la ansiedad. Estas ondas permiten el enfoque de la atención, filtrando las distracciones, pensamientos y emociones.

El entrenamiento en aumento de ondas theta, asociadas con los estados emocionales positivos, también reporta beneficios. Las personas reportaron índices más bajos de ansiedad subjetiva y objetiva, tras recibir entrenamiento para aumentar tanto alfa como theta (Vanathy, Sharma & Kumar, 1998). En otro estudio, pacientes de entre 18 a 50 años con trastorno de ansiedad generalizada, resultó efectivo el entrenamiento con neurofeedback para la ansiedad en:

  • Disminución de síntomas de la ansiedad.
  • Mejora funcionamiento social y psicológico
  • La disminución de síntomas y aumento del nivel de funcionamiento social y psicológico.

Para terminar, señalar que los efectos del neurofeedback han sido cuestionados: algunas investigaciones no avalan su eficacia. Sin embargo, no deja de ser una intervención alternativa o complementaria que puede ayudar a la persona a entrenar su cerebro para reducir los síntomas desadaptativos de la ansiedad.

Te podría interesar...
Cómo gestionar la ansiedad: 5 técnicas que ayudan
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo gestionar la ansiedad: 5 técnicas que ayudan

La ansiedad puede manifestarse tanto a nivel físico como emocional. Estos consejos te ayudarán a gestionarla con éxito.



  • Barker, H., Munro, J., Orlov, N., Morgenroth, E., Moser, J., Eysenck, M. W., & Allen, P. (2018). Worry is associated with inefficient functional activity and connectivity in prefrontal and cingulate cortices during emotional interference. Brain and Behavior8(12), e01137.
  • Berggren, N., & Derakshan, N. (2013). Attentional control deficits in trait anxiety: Why you see them and why you don’t. Biological Psychology92(3), 440-446.
  • Carrobles, J. A. (2016). Bio/neurofeedback. Clinica y salud27(3), 125-131. https://scielo.isciii.es/pdf/clinsa/v27n3/1130-5274-clinsa-27-03-00125.pdf
  • Chen, C., Xiao, X., Belkacem, A. N., Lu, L., Wang, X., Yi, W., ... & Ming, D. (2021). Efficacy Evaluation of Neurofeedback-Based Anxiety Relief. Frontiers in Neuroscience15.
  • Collura, T. F. (2014). Technical Foundations of Neurofeedback. Routlege.
  • Eysenck, M. W., Derakshan, N., Santos, R., & Calvo, M. G. (2007). Anxiety and cognitive performance: attentional control theory. Emotion7(2), 336.
  • Fajardo, A., & Guzmán, A. L. (2016). Neurofeedback, aplicaciones y eficacia. Interdisciplinaria33(1), 81-93.
  • Hardt, J. V., & Kamiya, J. (1978). Anxiety change through electroencephalographic alpha feedback seen only in high anxiety subjects. Science201(4350), 79-81.
  • Hare, JF, Timmons, BH, Roberts, JR y Burman, AS, (1981). EEG Alpha-biofeedback Training: Una técnica experimental para el manejo de la ansiedad. Revista de Ingeniería y Tecnología Médica, 6(1),19-24.
  • Maldonado, K. A., & Alsayouri, K. (2019). Physiology, Brain. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK551718/
  • Marzbani, H., Marateb, H. R., & Mansourian, M. (2016). Neurofeedback: a comprehensive review on system design, methodology and clinical applications. Basic and clinical neuroscience7(2), 143.
  • Morgenroth, E., Saviola, F., Gilleen, J., Allen, B., Lührs, M., Eysenck, M. W., & Allen, P. (2020). Using connectivity-based real-time fMRI neurofeedback to modulate attentional and resting state networks in people with high trait anxiety. NeuroImage: Clinical25, 102191.
  • Servaas, M. N., Riese, H., Ormel, J., & Aleman, A. (2014). The neural correlates of worry in association with individual differences in neuroticism. Human brain mapping35(9), 4303-4315.
  • Vanathy, S., Sharma, P. S., & Kumar, K. B. (1998). The efficacy of alpha and theta neurofeedback training in treatment of generalized anxiety disorder.
  • Watson, B. W., Woolley-Hart, A., & Timmons, B. H. (1979). Biofeedback instruments for the management of anxiety and for relaxation training. Journal of biomedical engineering1(1), 58-62.