Un niño que lee será un adulto que piensa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 21 junio, 2016
Cristina Medina Gomez · 21 junio, 2016

Fomentar la lectura a cualquier edad siempre es sinónimo de enriquecimiento, pero hacerlo entre los más pequeños de la sociedad es una garantía total de un futuro mejor. Un niño que lee se irá convirtiendo a medida que crezca en un adulto con unas ideas propias y una mentalidad firme, capaz de cuestionar lo que le rodea y de comprender más fácilmente su lugar en el mundo.

Un niño que lee será un adulto que piense, porque no hay un dominio más amplio de conocimiento que aquel que nos ofrecen los libros. Cuando leemos nos nutrimos de la imaginación y el razonamiento que los demás han depositado en hojas en blanco y somos más receptores cuanto más nos abramos a ello: los niños, sin prejuicios, son capaces de leer con todo su abanico de emociones puesto en ello.

Un niño que lee será libre para siempre

Leer nos ayuda a pensar y pensar nos hace libres, así que si a tu hijo le gusta pasar tiempo entre historias escritas es muy beneficioso que siga haciéndolo. De hecho, esa será la forma más eficaz que vaya a tener de ver la variedad de situaciones, de opiniones y de conductas que la vida ofrece: seguramente formará al niño en tolerancia y ganará en respecto y solidaridad.

“Leer es amueblar tu propio departamento interior”

-Jastin Gaarder-

Niño leyendo debajo de un árbol

En muchas ocasiones, como adultos, nos ha ocurrido que aquello desconocido para nuestro pequeño mundo habitual nos sorprendía o, incluso, incomodaba. Estas sensaciones provienen sobre todo de querer creer que lo de cada uno es lo válido y lo ajeno no puede serlo, pensamiento que deriva sobre todo de la ignorancia.

Leer es como viajar en todos sus sentidos, pero sobre todo porque nos ayuda a abrir la mente: un niño que lee descubrirá otras culturas, otros modos de vida, otras costumbres diferentes a la suya y sabrá, mucho antes que el que no lee, que hay otras cosas más allá de su vista cotidiana. Ser consciente de esto le hará un adulto que escapará a juicios de valor gratuitos y se sentirá menos atado a pautas predispuestas por otras personas.

El refugio contra las miserias de la vida

Por suerte o por desgracia, el mundo lo manejan los que creen estar cuerdos pero lo viven aquellos a los que se les cree locos. Ya le ocurría a nuestro querido Don Quijote: el leía y leía hasta que encontró la forma de vivir en base a sus creencias e ilusiones que le permitían ser feliz, mientras su alrededor continuaba sujeto a una realidad convencional que juzgaba la de aquel.

Libro lleno de mariposas

Los “locos” que leen son capaces de encontrar el refugio a las miserias de la vida mientras los que no lo hacen viven en ellas sin si quiera ser conscientes. Por eso, a un niño que lee hay que dejarlo llorar y reír con un libro, hay que permitirle enamorarse de una historia, hay que apoyarle si decide entrar en todo ese campo de imaginación al alcance de cualquiera.

“Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee”

-Miguel de Unamuno-

De lo contrario, a la mínima que lea se sorprenderá con lo que encuentra y es probable que sufra más con lo que recibe, ya que será para él como un ente extraño que quiere cambiar su conformismo. Las palabras de Unamuno, ciertamente, piden niños que crezcan leyendo porque de esa manera serán adultos menos vulnerables, menos indefensos y más humanos.

La lectura: la fábrica de la imaginación

Existen diversas actividades que ayudan de desarrollar y potenciar la imaginación independientemente de la edad que tengamos, entre las cuales una de las más bonitas es la lectura: toda una fábrica donde se forja y se recoge la creatividad del ser humano. 

Un niño que lee y crece su conocimiento

Un niño que lee será un niño que piensa, lo dijo algún genial pensador y no se equivocaba. Leer es juego, es entretenimiento, es construir sueños, es reflexionar, es un estado de ánimo, es aislamiento y compañía, es placer. Leer brinda recuerdos cumplidos y otros que cumpliremos y mueve las inquietudes más internas para acercarnos a ellas.

“Leer es como pensar, como rezar, como hablar con un amigo, como exponer tus ideas, como escuchar las ideas de los otros, como escuchar música (sí, sí), como contemplar un paisaje, como salir a dar un paseo por la playa”

-Roberto Bolaño-