¿No es maravilloso soñar cuando aún todo es posible?

Lorena Vara González · 5 septiembre, 2016

¿No es maravilloso soñar cuando aún todo es posible, cuando todo está al alcance de la mano, de las ganas y el esfuerzo, cuando acabas de empezar un proyecto y la ilusión te embarga dándote un empuje que te hace luchar contra viento y marea sin que nada te importe?

Todo viaje empieza con un primer paso, con algo que puedes soñar y que intentas que se haga realidad. Y es en ese momento, en ese instante, en el que todas tus fuerzas se centran en un solo objetivo, es en el que ves que todo es posible si peleas por ello.

Entonces, paso a paso comienzas a hacer todo lo necesario para acercarte al objetivo, no importa lo lejos que esté, tienes fuerzas de sobra para luchar por ello. Es cuando ves que los imposibles son posibles si luchas por ellos con todo tu empeño.

Pero resulta que no todo es tan bonito, resulta que fallas en el primer intento, en el segundo, e incluso, puede que falles en más ocasiones, y entonces, aquello que era posible se vuelve imposible. Pero, si antes era posible, ¿por qué va a dejar de serlo?

Nunca dejes de soñar cuando aún todo es posible.

hombre-lobo

La diferencia entre QUERER y PODER es CREER

El objetivo es el mismo pero tú no, y es ahí donde nacen las dudas, donde los monstruos de tu interior se abren paso para que las dudas sobre ti, y tus capacidades, superen a la ilusión y las esperanzas que tenías cuando empezaste persiguiendo tu sueño.

Y es cuando con el tiempo comienzas a ser tu mayor enemigo, cuando dejas de darte esperanzas y comienzas a hundirte en el desánimo. Cuando en lugar de soñar construyes obstáculos en tu camino. Cuando dejas de tenderte puentes para ponerte trampas en el camino.

“¡Sueña! Pero no perjudiques a nadie y no transformes tu sueño en fuga”.

-Charles Chaplin-

Cuando dejas de saber que la única diferencia entre querer y poder es creer, porque si crees que puedes lucharás por ello, y si luchas por ello sin rendirte en algún momento, tarde o temprano, lo lograrás. Porque si luchas por ello y pones todo de tu parte para conseguirlo, hasta la escurridiza suerte tiene que cumplir las leyes de la probabilidad. Así que nunca dejes de soñar cuando aún todo es posible.

manos con haz de luz soñar cuando aún todo es posible

Soñar no es dejar de tener los pies en el suelo

Pero soñar, luchar, no es dejar de tener los pies en el suelo. Luchar no es dejar de ser realista, porque sigues sabiendo que tu objetivo es complicado, pero también sigues creyendo en ello, creyendo en ti, dándole una oportunidad a la fe para que mueva montañas.

Soñar cuando aún es posible no es empezar a soñar con irrealidades. Establecer metas realistas e enfocarte en ellas es indispensable.

La fe en ti no implica intentar coger un arcoíris con las manos o meter toda el agua del mar en una botella. Tus sueños no son demasiado grandes si tú no te vuelves demasiado pequeño para ir tras ellos. El momento de luchar es ahora por soñar cuando aún todo es posible, porque es ahora cuando sabes que es lo que quieres y hay personas que tardan una vida en saber sólo eso.

El miedo y las dudas pueden llegan a acumular mucho poder cuando comenzamos a encontrarnos piedras en el camino, pero no olvides que tus sueños se construyen a través de la ilusión de que lo que quieres es posible y si es posible es que no son sueños son realidades. No pierdas la ilusión porque entonces habrás perdido tu capacidad de luchar, y por tanto, tus sueños. Ten muy en cuenta soñar cuando aún todo es posible.