No hay tiempo

No hay tiempo

Juanjo Basante 13 agosto, 2012 en Psicología 200 compartidos

Como un libro que empieza por el final, quizás resulte más fácil. Empezar con los miedos superados. Con la confianza ya ganada. Con buenos recuerdos que hagan más fuerte la relación. Empezar por el futuro y poco a poco retroceder, porque ya no será lo mismo.

Desde el final, ir hacia atrás será seguir avanzando. Cuando llega el día de pedir una cita y ya sabes la respuesta. Cuando tienes que lanzarte a decir lo que sientes y ya estás seguro de que te dirá que si. Imagino que muchos podrían pensar que así funcionarían de verdad las relaciones. Y por muy utópico que suene, la clave está en lanzarse. Sin redes. Sin protecciones.

A medida que pasan los años, te das cuenta de la velocidad que lleva el tiempo. Que no se para, que no te va a esperar. Y lo complicado que resulta buscar una zona de confort, donde todo esté controlado. No hay tiempo. Uno se tiene que arriesgar. Y eso es, a todas luces, lo más sensato. No se puede empezar nada por el final, pero se debe creer que sí.

Una vez, visitando a mi abuela en el hospital, escuché a una señora que agonizaba en su cama mientras hablaba con su hija. Aquella mujer, en la recta final de su trayecto, sonreía y sentía que había tenido una vida plena, pero había algo de lo que realmente se arrepentía.

Recuerdo el momento en el que agarraba la mano de su hija y le decía: ‘’Cariño, el único consejo que puedo darte es que si volviese a tener tu edad, me arriesgaría más. ’’

Juanjo Basante

Ver perfil »
Te puede gustar