¿Por qué nos gustan las ilusiones ópticas?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 6 octubre, 2017
Yamila Papa · 15 mayo, 2016

“No creo lo que ven mis ojos” podría ser la frase perfecta para hablar de esas imágenes que nos hacen pensar más de una vez lo que reflejan. Las ilusiones ópticas son básicamente un truco para nuestra vista, pero sobre todo, para nuestro cerebro.

Son realmente fascinantes y extrañas y por ello nos gustan tanto. Muchos pintores y científicos de la historia han creado ilusiones de lo más confusas… ¡que siguen siendo un éxito!

Puedes poner a prueba tu capacidad mental y descubrir si estás o no dentro del selecto grupo de personas que consigue desenredar las madejas de estas ilusiones ópticas.

¿Qué es una ilusión óptica?

Para comprender un poco más estas imágenes, que tienen el poder incluso de perturbar nuestra tranquilidad es bueno saber que se trata de dibujos esbozados con un objetivo: estimular la actividad perceptiva de la mente.

Estos diseños están repletos de ambigüedades, de distorsiones y de brillos que fuerzan nuestra información más allá de lo que capta nuestra vista y son la mejor prueba de que a este sentido, por mucho que confiemos en él, también se le puede engañar.

El cerebro tiene la capacidad para concentrarse solo en un objeto a la vez. El resto de las figuras que se le presentan tendrán un aspecto “borroso”. Allí es donde entran en juego las ilusiones ópticas

¡Y no son para nada nuevas! Se cree que el inventor de estos juegos mentales fue nada menos que Aristóteles, quién se dio cuenta de que tras mirar fijamente una cascada y fijarla en un objeto sin movimiento, como una roca, este parecía moverse. Las palabras de este genio para explicar el fenómeno descubierto fueron: “podemos confiar en los sentidos, pero ellos son engañados con facilidad”.

Ilusiones opticas

Más cerca en el tiempo (a partir del siglo XIX) comenzaron los estudios sobre las ilusiones ópticas desde un punto de vista cerebral. Las investigaciones indicaron por ejemplo que la mente saca conclusiones precipitadas o basándose solo en una porción de la información que recibe.

¿Es todo una cuestión de perspectiva?

La vista es uno de los sentidos que más usamos. Para nosotros es realmente valioso, ya que con él evitamos a la mayoría de los peligros y es el del que más nos fiamos cuando la información que recibimos de varios sentidos es contradictoria.

Sin embargo, también pude jugarnos malas pasadas cuando sobreactivamos al sentido. Seguro que alguna vez has estado en una habitación sin luz y has confundido la silueta de un mueble con la de una persona.

Pero volviendo a las ilusiones ópticas, debemos agradecer a Herman Ebbinghaus su teoría ya que con ella podemos entender cómo el cerebro saca conclusiones antes de tiempo basándose en lo que ven los ojos (y en lo que hemos aprendido durante la vida).

La hipótesis indica que la mente puede equivocarse sobre el tamaño de los objetos en relación a los que tienen al lado

Ilusión óptica con circulos

Esto quiere decir, por ejemplo, que si tenemos una pelota de tenis rodeada de pelotas de fútbol la primera parecerá pequeña pero si la disponemos entre pelotas de ping pong sin duda el cerebro pensará que es más grande de lo que en realidad es.

Distancia y profundidad en las ilusiones ópticas

Para muchos puede tratarse de un simple juego de niños o una diversión para una tarde de lluvia. Sin embargo, vale la pena comprender un poco más sobre estas ilusiones que cambian la perspectiva de las cosas y nos dejan pensando si nuestra mente se maneja en la realidad de una forma tan certera como suponíamos.

No poder “solucionar” una ilusión óptica no tiene nada de malo. Pero tampoco es bueno aprenderse los engaños de memoria para sentirse superior al resto de las personas. Es importante comprender que la mente está preparada para ciertos estímulos cotidianos y que estas imágenes la sacan de su comodidad habitual.

Se trata de un perfecto ejercicio para orientarnos o simplemente sacar al cerebro de su letargo o su “zona de confort”

Ilusión óptica con paredes

Debido a que la información recibida a través de los ojos es contradictoria, la mente tiene que actuar de una manera diferente a como está acostumbrada. Te invitamos a que eches un vistazo a algunas ilusiones ópticas y que disfrutes del juego que te proponen. Te asombrarás del cambio que va surgiendo a medida que pasan los segundos. ¡Parecerá un diseño completamente diferente al inicial!