Paratimia: definición, síntomas y trastornos asociados

La paratimia es un trastorno de la afectividad en el que la expresión afectiva que se muestra no está relacionada con el contexto en el que se encuentra la persona.
Paratimia: definición, síntomas y trastornos asociados
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 05 agosto, 2021.

Última actualización: 05 agosto, 2021

¿Te suena el término paratimia? Se trata de un trastorno de la afectividad caracterizado por una inadecuación o incongruencia entre los afectos y las emociones y el contexto. También engloba las situaciones o manifestaciones en las que la expresión emocional es incompatible (o incongruente) con la expresión verbal del paciente.

A través de este artículo, conoceremos un poco más sobre este trastorno, sus características, ejemplos, diferencias con otros trastornos de la afectividad y trastornos en los que aparece con más frecuencia. Además, explicaremos en qué consiste la psicopatología de la afectividad. ¡No te lo pierdas!

La psicopatología de la afectividad

Puede ser difícil vivir con paratimia

La paratimia es un trastorno de la afectividad que explicaremos con detalle un poco más adelante. Antes vamos a definir qué es la psicopatología de la afectividad.

Se trata de un ámbito muy específico de la psicología que se ocupa de estudiar y describir los trastornos o alteraciones de la afectividad, es decir, todo aquello que se alejaría de la “normalidad” en cuanto a afectos, sentimientos y emociones.

Por su parte, la afectividad se puede definir como el conjunto de estados y tendencias que vive una persona de forma propia e inmediata. Engloba todas aquellas experiencias que definen y limitan la vida emocional de la persona, y trasciende a la personalidad y la conducta.

Como vemos, se trata de un fenómeno de naturaleza subjetiva e idiosincrática. Pero, ¿y la paratimia?

Paratimia: ¿qué es?

La paratimia es un trastorno de la afectividad que se caracteriza por la inadecuación de la expresión emocional en el contexto (o situación) en el que se encuentra la persona. En otras palabras: en la paratimia, el afecto que se muestra exteriormente es incongruente con el contexto o ambiente en el que se da.

También hablamos de paratimia cuando la expresión mímica de la persona no se corresponde con el sentimiento que expresa exteriormente (por ejemplo, cuando alguien nos dice que está sufriendo mucho mientras sonríe). La paratimia ha recibido otros nombres, tales como afecto inapropiado o inadecuación afectiva.

Un ejemplo muy ilustrativo de paratimia sería reír a carcajadas en un entierro, o llorar de tristeza cuando nos cuentan una buena noticia. Por otro lado, una persona que padezca paratimia tenderá a manifestar reacciones que no se corresponderán de forma natural con el contenido de sus vivencias.

La inadecuación de la paratimia

Como hemos visto, en la paratimia se produce una inadecuación, ya sea entre la expresión emocional (por ejemplo llorar) y el contexto (en una fiesta), o entre la expresión emocional y gestual (reír) y lo que verbaliza el paciente (si dice sentirse muy triste).

Además, dicha inadecuación puede referirse tanto al sentido como a la intensidad del componente afectivo que acompaña la vivencia (es decir, cuando esta intensidad es excesiva o inferior a lo “esperable”).

¿A qué trastornos se asocia la paratimia?

Si bien es verdad que una persona puede padecer paratimia de forma aislada (es decir, sin que tenga otro trastorno mental de base), este trastorno de la afectividad se observa sobre todo en algunos trastornos mentales o médicos. ¿En cuáles?

La esquizofrenia

El psiquiatra suizo Eugen Bleuler (1857 – 1939) incluyó la paratimia como uno de los síntomas fundamentales de la esquizofrenia.

Los otros síntomas que consideró fundamentales en este trastorno fueron la relajación de las asociaciones del pensamiento (incoherencia), la alteración de la vivencia subjetiva de la personalidad (despersonalización), el autismo y la ambivalencia afectiva, intelectual o de la voluntad.

Además, la paratimia se da especialmente en los casos de esquizofrenia con sintomatología negativa. Según el Dr. Tomás Rodelgo, cuando la paratimia se manifiesta en personas con esquizofrenia, estas pueden comportarse de manera “boba” o con una particular alegría infantil.

La psicosis maníaco-depresiva

Otro trastorno en el que suele aparecer la paratimia es la psicosis maníaco-depresiva. El término fue creado por Emile Kraepelin, que lo incluyó en la 6ª edición de su libro titulado Psiquiatría (1896), y que consiste en un trastorno del espectro psicótico en el que aparecen episodios psicóticos que cursan con manfestaciones depresivas y maníacas.

Su curso no es deteriorante (a diferencia del curso de la esquizofrenia). En la actualidad, el término ya ha quedado obsoleto y se utiliza el de “trastorno bipolar”.

Los síndromes orgánico-cerebrales

En los síndromes orgánico-cerebrales también puede (y suele) aparecer la paratimia. Este término hace referencia a la alteración de la función mental debido a una enfermedad no psiquiátrica. Sus causas más frecuentes son la intoxicación o sobredosis de alguna sustancia (drogas), las demencias, las infecciones, etc.

La depresión o la manía

La paratimia puede aparecer en varios contextos depresivos

Aunque es mucho menos frecuente, la paratimia también puede aparecer en trastornos depresivos o maníacos. A este trastorno de la afectividad se le sumarían otros múltiples síntomas en ambos casos.

En el caso de la depresión, encontramos otros síntomas asociados más allá de la paratimia (que es mucho menos típica), tales como: tristeza profunda, culpabilidad, fatiga, insomnio (o hipersomnia), falta o exceso de apetito, etc.

Y en el caso de la manía (episodio maníaco), encontramos por ejemplo: fuga de ideas, distracción, disminución de la necesidad de dormir, lenguaje verborreico, agitación psicomotora, etc.

Diferencias con otros trastornos de la afectividad

No debemos confundir la paratimia con otros trastornos de la afectividad. Hemos recogido solo los que podrían generar más confusión:

  • Labilidad emocional: en este caso, se producen cambios repentinos del afecto, y no existe control de las emociones.
  • Ambivalencia afectiva: se experimentan simultáneamente emociones opuestas sobre el mismo objeto o situación.
  • Rigidez afectiva: aquí se produce una pérdida de la capacidad para regular y adaptar las emociones al contexto.
  • Neotimia: este trastorno implica la aparición de un nuevo sentimiento, difícil de reconocer porque nunca antes se ha experimentado.

“Cuida tus propias emociones y nunca las subestimes”.

-Robert Henri-

La paratimia es un trastorno que puede tratarse idealmente desde una perspectiva multidisciplinar (que incluya psiquiatría y psicología).

Conocer sus causas, los factores que la mantienen y su repercusión en la vida del paciente, resultarán elementos clave para tratarla y mejorar el bienestar de la persona. Como siempre, deberá conocerse su realidad global y el contexto en el que aparece dicha alteración afectiva.

Te podría interesar...
Ahora blanco, ahora negro (La inestabilidad emocional)
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Ahora blanco, ahora negro (La inestabilidad emocional)

Las personas con inestabilidad emocional tienen un pensamiento de todo o nada, baja autoestima y pobres habilidades de comunicación y asertividad.



  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • American Psychiatric Association -APA- (2000). DSM-IV-TR. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (4thEdition Reviewed). Washington, DC: Author.
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen II. Madrid: McGraw-Hill.