Parejas a distancia, un tipo de relación cada día más presente

4 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Laura Rodríguez
La distancia supone todo un reto para la salud de muchas parejas. Frente a ella, la comunicación, la confianza y el respeto hacen que no sea un lastre tan pesado.

Las parejas a distancia es un tipo de relación no considerada apta para todos, pues para algunas personas es inconcebible e impensable tener una pareja a cientos de kilómetros. Sin embargo, para otras parejas supone un aliciente para mantener viva la llama del amor: echarse de menos, no verse durante días o incluso semanas significa que, probablemente, todo se vuelva más intenso.

Otras, en cambio, lo soportan aunque se les haga cuesta arriba, ya que consideran que el amor está por encima de las circunstancias. Para estas parejas tomar la decisión de separarse físicamente les resulta complicado y, en cierta manera, doloroso. Sin embargo, aceptan que en ese momento las circunstancias personales y/o profesionales son las que son y es necesario dar el paso.

Cabe destacar que, al comenzar una relación, el primer anhelo que se produce en torno a la pareja es querer tocar, abrazar, besar a esa persona a todas horas. Queremos sentirla cerca, que está ahí, necesitamos pasar tiempo con nuestra pareja. Ese anhelo de cercanía y de afecto continuo probablemente se siga manteniendo conforme avanza la relación.

Si bien es cierto que cada pareja es un mundo y que no todas las personas son iguales, en ocasiones pueden surgir ciertos dilemas en torno a las parejas a distancia. ¿Realmente podré soportarla? ¿Cómo mantengo viva la llama del amor a tantos kilómetros? A continuación, os nombramos algunos ingredientes importantes para mantener a relación a pesar de los kilómetros.

Chica mirando por la ventana

Parejas a distancia: dosis de comunicación

La comunicación es un elemento fundamental para que las relaciones funcionen. Actualmente, la tecnología hace que la distancia sea una obstáculo de menos altura en este sentido. Podemos pasar horas hablando con nuestra pareja, bien por mensajería o incluso mediante videollamadas que aportan una cierta cercanía al poder incorporar el elemento audiovisual.

Una investigación sobre las relaciones de pareja a distancia publicada en la revista científica Journal of Communication, encabezada por Crystal Jiang, recoge datos que defiende la hipótesis de que las personas que tienen relaciones en la distancia suelen crear lazos más fuertes que las parejas normales gracias a que la comunicación es más constante y profunda. En definitiva, según estos expertos, la distancia puede favorecer un contexto donde la comunicación sea más perseverante y fructífera.

Conviene señalar que comunicarse incluye mostrar aquello que no nos gusta o lo que nos haya podido molestar. Pues es frecuente que las parejas a distancia eviten los conflictos por no querer malgastar el tiempo juntos en discusiones.

En este sentido, no podemos olvidar que las relaciones se construyen y se refuerzan en parte a través del conflicto, ya que es necesario saber cómo se maneja nuestra pareja en estas situaciones y aprender a conocernos en este ámbito.

En las parejas a distancia, los kilómetros no tienen por qué ser un impedimento para comunicarse y expresarse.

A continuación, proporcionamos algunas claves que pueden ayudar a mantener y fortalecer el vínculo en las relaciones de pareja a distancia.

Organiza los encuentros

Programa cuando van a darse vuestros próximo encuentros y dedica una parcela de tu día a día a charlar con tu pareja. Esto es, establece dinámicas en tu pareja sobre cómo y cuándo vais a pasar tiempo juntos.

Organizar vuestros acercamientos en el tiempo puede ser una buena forma de combatir la distancia debido a que tener fechas a corto plazo concretas mantiene la motivación y la ilusión por pasar tiempo con esa persona, por volver a verle.

«No hay distancias cuando se tiene un motivo».

-Jane Austen-

Mujer haciendo una videollamada con su novio

Acepta los cambios

Nuestra pareja se encuentra a cientos de kilómetros y no podremos reencontrarnos hasta pasadas unas semanas. Es el momento de aceptar la situación e intentar hacer una gestión inteligente del tiempo.

Dedicarte tiempo a ti mismo, a tus actividades de ocio y a socializar con otras personas de tu entorno. De esta forma, no te convertirás en una persona emocionalmente dependiente que vive esperando a su pareja, sino que podrás disfrutar tu vida y tu independencia, a la vez que disfrutar de una manera saludable los reencuentros y las conversaciones con esa persona.

Asimismo, no podemos obviar que, al igual que es importante aceptar los cambios y seguir con tu vida, también lo es confiar y respetar a la pareja. La confianza y el respeto son la base de cualquier relación, y en parejas a distancia que no pueden verse cara a cara diariamente puede aparecer la desconfianza. Es fundamental resolver y aclarar las posibles dudas existentes. En definitiva, crear una base sólida en la relación formada por la nobleza y el respeto.

«La distancia es temporal, pero nuestro amor es permanente».

-Ben Harper-

BADIOU, A. (2001) “El amor como escena de la diferencia”, Buenos Aires, Revista de Psicología y Psicoterapia de Grupo, XXIV, 1.