El pasado es solo una historia que nosotros contamos (Her) - La Mente es Maravillosa

El pasado es solo una historia que nosotros contamos (Her)

Álvaro Cabezuelo 12 julio, 2015 en Cine, series y psicología 54 compartidos

Theodore, un escritor solitario y melancólico vive en un mundo rodeado de nuevas tecnologías. Trabaja escribiendo cartas de amor para otras personas en una sociedad que, a pesar de todas las posibilidades para comunicarse , está más desconectada que nunca por un telón de pantallas y soledad como individuos.

Her es una película en la que la melancolía está presente en todo: su fotografía, banda sonora, escenarios, guiones y temática. Transcurre en un futuro cercano, donde la comunicación entre el ser humano y el ordenador es cada vez más estrecha y, quizás, más dependiente para su vida diaria.

Se nos plantea un escenario en el que aparece un asistente virtual que, además de ayudarte con las tareas de tu vida cotidiana, puede escucharte, comprenderte, conocerte y aprender de las experiencias. Simula una consciencia humana.

Bueno, básicamente tengo intuición. El ADN de quien soy está basado en las personalidades de los programadores que me escribieron. Pero lo que me hace ser yo es mi habilidad de crecer con mis experiencias. Básicamente, estoy evolucionando a cada momento. Justo como tú.
Compartir

Son extrañas las sensaciones que podemos sentir con esta película, como la vida misma. Pueden ir desde la angustia por la soledad del ser humano hasta la confusión de observar que el amor y la compañía pueden ser entendidas de otra forma y que este vínculo puede ser una simulación casi perfecta de las relaciones personales.

Como metáfora simboliza el camino que recorremos cuando construimos una relación y también su final. No es perfecta, hay dificultades y obstáculos que superar aunque quizás lo que merezca la pena no sea el resultado sino lo aprendido si el final llega.

– Quiero devorarlo todo, descubrirlo por mí misma.
– Yo también quiero que lo hagas. ¿Cómo puedo ayudar?
– Ya lo has hecho. Me ayudaste a descubrir mí habilidad de querer.

Es un juego de mantener el equilibrio entre los cambios que suceden en cada una de las partes de la pareja y aquellas limitaciones que están en nuestro entorno y las que la propia vida no pone por delante. Ese equilibrio es frágil y si, es complicado crecer sin “asustar” a la otra persona.

También habla de aquello que evitamos por miedo. De cómo elaboramos nuestra historia de vida, de cómo la interpretamos y de cómo nuestro pensamiento es también nuestro propio enemigo. Opciones hay muchísimas y tomar decisiones es importante, pero cuando pensamos demasiado al final no hacemos nada.

Captura de pantalla Her 1

Hay miedos basados en el pasado que nos paralizan y nos impiden disfrutar de lo que estamos viviendo y de lo que está por vivir. Y aprender a lidiar con eso es una aventura que merece la pena intentar. Pensar demasiado quizás nos hace más infelices, pues siempre podemos encontrar motivos para añorar un tiempo mejor o un estado más feliz e idílico.

El pasado es solo una historia que nos contamos a nosotros.
Compartir

Quizás la parte más controvertida de Her sea que el amor que nos plantea es diferente a aquel que entendemos como la unión de dos seres humanos. Es el amor entre una maquina y un ser humano, ¿acaso no se compone de los pilares fundamentales de una relación?. Llenan sus vacíos de soledad y aprenden de los cambios y las dificultades. No es tan diferente.

Nuestra existencia es pasajera y ya que estoy aquí quiero permitirme la alegría.
Compartir

A veces nos perdemos preguntándonos qué es la felicidad y puede estar ocurriendo en los pequeños detalles. Puede estar delante de nuestras narices y aún así cuestionarnos qué sería mejor en nuestras vidas de haber tomado otros posibles caminos. Decidir es renunciar.

El amor es amor, ¿o no?

Álvaro Cabezuelo

Lo mío son las personas, las palabras y las redes sociales. Soy psicólogo con identidad digital y redactor de emociones. Imagino mi vida con banda sonora.

Ver perfil »
Te puede gustar