Pensar de manera diferente para despertar la creatividad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 17 junio, 2015
Eva Maria Rodríguez · 12 marzo, 2014


Para generar nuevas ideas que nos permitan encontrar nuevas soluciones en nuestra vida es necesario pensar diferente para así despertar la creatividad (pensamiento divergente). Tanto en el ámbito personal como laboral, la creatividad es la clave para solucionar nuevos retos.

Podemos ilustrar esto con un ejemplo muy sencillo. Imaginemos que nos dan una vela, una caja de chinchetas y unas cerillas y nos piden que coloquemos la vela en la pared de tal modo que, al encenderse, la cera no caiga directamente en la mesa. Tras meditar unos minutos, por la cabeza pueden pasar muchas ideas, como clavar la vela con las chinchetas, pegarla con cera caliente en la pared, pero ninguna funciona.

Lo que nos va a suceder, probablemente, es que desechemos automáticamente la caja en la que venían contenidas las chinchetas: elemento clave para resolver el dilema. Así, la solución consistiría en fijar en la pared la propia caja con ayuda de las chinchetas y situar sobre ella la vela encendida.

A menudo cometemos el error de asumir que las buenas ideas simplemente ocurren, cuando esto sucede muy raramente. O, peor aún, nos vemos atrapados en la trampa mental de que la creatividad es una aptitud que algunas personas poseen y otros no. También está la creencia autodestructiva de pensar no se es lo suficientemente inteligente como para llegar a buenas ideas (cuando la relación entre inteligencia y creatividad es relativamente débil). Pero estos supuestos rara vez son ciertos, porque todo el mundo puede tener buenas ideas, frescas, sólo tiene que aprender a abrir su mente y a pensar de forma diferente.

Cómo generar nuevas ideas: romper los patrones de pensamiento

Las técnicas habituales de generación de ideas se concentran en la combinación o la adaptación de las ideas existentes. Esto sin duda puede generar resultados. Pero es posible utilizar herramientas que ayudan a dar el salto a un plano totalmente diferente. Estos enfoques empujan la mente para forjar nuevas conexiones, pensar de manera distinta y considerar nuevas perspectivas.

Todos nosotros podemos tendemos a atascarnos en patrones de pensamiento. Romper estos patrones puede ayudar a conseguir que la mente se abra, despegue y genere nuevas ideas.

Existen varias técnicas que puede utilizar para romper los patrones de pensamiento que usas más habitualmente::

#1 – Desafiar las hipótesis impuesta para cada situación, que tiene un conjunto de supuestos clave. Desafiando estos supuestos le da un nuevo giro a las posibilidades.

#2 – Reformular el problema, planteándolo de manera diferente, ya que así se pueden generar nuevas ideas y soluciones. Para reformular el problema hay que mirarlo desde diferentes ángulos y hacerse diferentes preguntas: ¿por qué necesitamos para resolver el problema?. ¿cuál es el obstáculo aquí?, ¿qué pasará si no resolvemos el problema?. Estas preguntas darán nuevas perspectivas para llegar a nuevas ideas para resolverlo.

#3 – Pensar al revés:  si no puedes pensar en algo nuevo, puedes intentar cambiar las cosas y ponerlas a la inversa para plantearlas desde otra perspectiva.

#4 – Expresarse a través de diferentes medios: en vez de usar sólo el razonamiento verbal, podemos probar con otros tiempo de expresión, como esquemas y dibujos o cualquier método de expresión corporal, por ejemplo. No se trata solucionar nada en este punto, sólo de expresarlo para buscarle un enfoque distinto y para asimilarlo.

#5 – Cambiar de perspectiva: con los años todos nos construimos un determinado tipo de perspectiva y esta perspectiva se convierte un cierto tipo de idea. Si quieres ideas diferentes, necesitas cambiar tu perspectiva. Para ello debes consiguir la perspectiva de otro, pensando desde su punto de vista en cómo se enfrentaría al reto. Para ellos puedes jugar a “Si yo fuera…” y preguntarte cómo se enfrentaría a diferentes dificultades diferentes personas para analizar, desde su punto de vista y sus valores, las diferentes opciones.

#6 – Emplear facilitadores: cambiar de entorno, evitar las distracciones, divertirse, jugar y confiar en uno mismo son métodos que facilitan la creación  de nuevas ideas

Conclusión

La capacidad de generar nuevas ideas es una habilidad de trabajo esencial hoy en día. Puedes  adquirir esta habilidad conscientemente a través de la práctica de técnicas que obligan a tu mente para forjar nuevas conexiones, romper viejos patrones de pensamiento y considerar nuevas perspectivas.

Junto con la práctica de estas técnicas, es necesario adoptar estrategias que permitan también. Estas estrategias te ayudarán en la creación de un ambiente positivo que estimula la creatividad.