Diez errores comunes en la gestión del tiempo - La Mente es Maravillosa

Diez errores comunes en la gestión del tiempo

Eva Maria Rodríguez 14 febrero, 2014 en Psicología de las organizaciones 200 compartidos
Reloj que significa gestión del tiempo

La gestión del tiempo es uno de los grandes caballos de batalla de muchas personas. En muchas ocasiones, no saber gestionar el tiempo disponible de manera adecuada genera estrés e insatisfacción.

Pero gestionando el tiempo adecuadamente es posible cumplir con todas las obligaciones e incluir otras actividades complementarias. A la hora de organizar el tiempo, hay una serie de errores comunes que se cometen cuya solución ayuda a mejorar la gestión del tiempo disponible.

Todas las personas somos capaces de manejar el tiempo con eficacia, pero para hacerlo es necesario identificar primero qué estamos haciendo mal.

1. No mantener una lista de tareas pendientes

Hombre planificando su gestión del tiempo en una agenda

Si alguna vez has tenido la sensación de haber dejado de hacer algo importante entenderás la necesidad de tener una lista de tareas pendientes bien hecha. Es importante que esta lista esté organizada por prioridades y que muestre las tareas que deben hacer a una hora y en un momento determinado.

Existen muchas herramientas tecnológicas que ayudan a facilitar esta tarea. Búscala y adopta como herramienta imprescindible una que te resulte cómoda.

2. No tener metas personales

Es importante tener una meta hacia la que caminar, por sencilla que sea. El establecimiento de metas personales es esencial para gestionar bien el tiempo, porque los objetivos ofrecen un  destino al que llegar.

Cuando sabemos a dónde queremos ir podemos administrar nuestras prioridades, nuestro tiempo y nuestros recursos para llegar allí. Las metas también nos ayudan a decidir en lo que vale la pena emplear el tiempo y diferenciarlo de lo que es solo una distracción.

3. No establecer prioridades

No siempre es fácil establecer prioridades, sobre todo cuando nos encontramos con una gran cantidad de tareas que parecen urgentes. Sin embargo, es esencial para aprender a priorizar las tareas con eficacia para administrar mejor el tiempo.

4. No saber dominar las distracciones

Mujer distraída en el trabajoIdentificar cuáles son las acciones o circunstancias que nos distraen es fundamental para poder dominarlas. El correo electrónico, el teléfono, las aplicaciones de mensajería instantánea, la televisión o la radio son algunas de las circunstancias que distraen, hacen perder la concentración y con las que se pierde una gran cantidad de tiempo.

Para gestionar el tiempo de forma eficaz es necesario minimizar la distracciones y gestionar las interrupciones de forma efectiva. Por ejemplo, delimitar un tiempo a la lectura del correo y a la contestación de mensajes, apagando los chats y servicios de mensajería e incluso el teléfono o rechazando las llamadas cuando no sea una cuestión ineludible.

Gestionar las interrupciones mejora la concentración y, por lo tanto, la productividad.
Compartir

5. Dilación o procrastinación

La dilación o procrastinación se produce cuando se posponen las tareas que deben hacerse y se hacen otras pensando que se está haciendo algo útil, cuando en realidad no lo es.

Muchas veces el problema es que se teme empezar la tarea y se revolotea alrededor sin hacer realmente nada y perdiendo el tiempo.

6. Querer hacer demasiadas cosas

Cuando no se sabe decir “no” el número de tareas y de compromisos crece y crece. Esto puede conducir a la obtención de malos resultados, a padecer estrés y a tener baja la moral. Es fundamental que cada persona se haga dueña de su propio tiempo y que aprenda a decir “no” o, al menos, a decidir cuándo.

7. Necesidad de estar siempre ocupado

Mujer tirada en el suelo con estrésAlgunas personas necesitan estar siempre ocupadas y con mucho ajetreo a su alrededor. Pero esto no es sinónimo de eficacia y produce un gran estrés. Es necesario reducir la velocidad del día a día y aprender a

8. Multitarea

Esta palabra que está tan de moda es símbolo del día a día de mucha gente: escribir un email mientras se habla por teléfono, preparar la comida mientras contestas un mensaje o comer mientras lees en el dispositivo móvil algo urgente son algunos ejemplos.

Pero, aunque se piense que así se aprovecha mejor el tiempo, lo cierto es que se reduce la productividad y la eficacia y en muchos casos se alarga el tiempo de ejecución de las tareas porque no se le está dedicando a cada tarea el 100% de los recursos.

Además, en muchos casos se cometen errores que hacen perder mucho tiempo. Por lo tanto, lo mejor es olvidarse de la multitarea y centrarse en las tareas de una tarea a la vez.

9. No descansar

Es imposible concentrarse y ser productivo en el trabajo o en el estudio sin darse un tiempo para descansar y recargar energías. El descanso permite pensar de forma creativa y trabajar con eficacia.

10. Programar la tareas de forma ineficaz

Hay que conocerse para saber cuáles son los momentos de mayor rendimiento y aceptar el propio ritmo para organizar las tareas. Es una de las mejores formas de organizar la gestión del tiempo.

¿Amas la vida? Pues si amas la vida no malgastes el tiempo, porque el tiempo es el bien del que está hecha la vida.”
-Benjamin Franklin-
Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar