Cuando el egoísmo hiere (Personalidades Narcisistas)

3 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
Las personalidades narcisistas necesitan nuestra admiración. Son perfiles arrogantes, egoístas y manipuladores que esconden en su interior una elevada inseguridad y falta de autoestima.

Las personalidades narcisistas tienen un sutil atractivo. Esto es algo que no se puede negar. Al inicio, nos llaman la atención con su seguridad personal y por esa capacidad de conectar con nosotros. Sin embargo, cuando ya han conseguido captar nuestro interés, se inicia una dinámica basada en el chantaje y la manipulación. Ahí donde obtener el máximo beneficio.

Si pudiéramos introducirnos en el interior de la mente encontraríamos rasgos verdaderamente patológicos. Así, algo que debemos entender en primer lugar es que en un 10 % de los casos, estaríamos ante un trastorno psicológico. Estamos por tanto ante un espectro, ahí donde unos solo evidencian unos rasgos y otros, evidencian una condición tan dañina como desgastante.

Según la clasificación del DSM-V, el Trastorno Narcisista de la Personalidad se caracteriza básicamente en una conducta egocéntrica. Veamos más datos a continuación.

Algo que debemos entender es que debido a que los narcisistas se sobrevalúan a sí mismos, también nosotros terminaremos devaluados.

Hombre engañando

¿Cómo identificar a las personalidades narcisistas?

Sara Konrath de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, desarrolló a principios del 2000 una interesante escala para detectar a las personalidades narcisistas. Se trata del instrumento Single-Item-Narcissism Scale (SINS). Es muy útil para identificar los diferentes grados. Estas serían las siguientes dimensiones que incluyen dicha escala.

Estudios como el publicado en el Journal of Personality and Individual Differences señalan su fiabilidad.

  • Hipersensibilidad.  Sus cambios de humor son casi constantes y varían en función de si son reconocidos o no en sus círculos personales y sociales. Si los demás no ven su valía, sus aciertos y su superioridad, se sienten maltratados y muy dañados. Son hábiles manipuladores.
  • Deseo de grandiosidad.
  • Exigen una admiración excesiva.
  • Poca resistencia a las críticas. Hemos de ir con cuidado en ocasiones, si les criticamos o les llamamos la atención, su primera reacción será ponerse a la defensiva. Pueden increparnos incluso señalándonos que lo que sentimos en realidad por ellos, es envidia.
  • Deseo de manipulación y maquiavelismo. Aparentan siempre preocuparse por los demás y expresan su deseo por apoyarnos. Pero ese apoyo esconde siempre un doble filo. Explotarnos. Son hábiles “traficantes de culpa”. Saben manipular en sus conversaciones para que los demás se sientan mal, para llamarnos la atención y atacar nuestros sentimientos.
  • Suelen tener bastantes amistades. Pero son amistades vacías sin apenas cercanía o autenticidad.

¿Cómo tratar a las personalidades narcisistas?

Debemos tenerlo claro. Tras su solvente apariencia y sus locuaces palabras, hay solo una persona que en realidad no se aprecia a sí mismo. Suele envidiar muchos aspectos que otros tienen, su autoestima es muy frágil y se defienden siempre con una especie de coraza que lejos de protegerle, lo que hace es alejar a los demás.

Hombre mirándose a un espejo

Hay personalidades narcisistas más dañinas que otras. Si adviertes que en el fondo de dicha persona sobresale más su debilidad de carácter que el continuo ataque del narcisista clásico, vale la pena hacerle entender las siguientes dimensiones.

Lo que el narcisista debe saber

  • Que su comportamiento aleja a las personas y lo único que conseguirá es sentirse más vulnerable y más solo.
  • Debemos hacerle ver en primera persona sus propios comportamientos. Dale un ejemplo de cómo habla anteponiendo siempre el pronombre “yo”, de cómo no tiene en cuenta a los demás. Pregúntale cómo se sentiría él si fuera tratado así.
  • Explícale cuáles pueden ser las consecuencias de seguir en esa misma línea: que los demás dejen de tenerlo en cuenta, que lo vean como un personaje ridículo que solo busca aparentar y que al final, se convierta en su propia marioneta. Alguien roto y solo.
  • Hazle entender que la autoestima se construye desde dentro, con uno mismo. No tenemos por qué necesitar reconocimiento externo para querernos a nosotros mismos. No es de fuera-adentro, sino de dentro-fuera.

Por último, tal y como hemos señalado al inicio, tras la personalidad narcisista puede existir en realidad un trastorno de la personalidad narcisista. Por tanto, es recomendable que les recomendemos solicitar ayuda experta.

Si es necesario, defiéndete

Ahora bien, si la persona narcisista está dentro de tu círculo social o laboral, y no ves forma de poder ayudarla o hacerle ver su “toxicidad comportamental”, debes poner pautas en ti mismo para defenderte. Pon límites desde el principio.

Hombre tapándose los oidos
Si te molesta alguno de sus excesos e intenta manipularte haciéndote un favor para que luego tengas que devolvérselo, niégate. Es importante poner pautas desde el principio para que no se excedan. Para que nos conozcan y comprendan que con nosotros no pueden jugar.

  • Sabes que al marcar barreras la persona narcisista se va a enfadar, se va a sentir ofendida y te lo hará saber. Debes estar preparado.
  • Ahora bien, no les temas demasiado. Al fin y al cabo, la forma en que te lo harán saber es utilizando el victimismo. ¿Cómo me puedes hacer esto con la de cosas que yo he hecho por ti?”, “No me digas que no, porque yo soy la persona que más te respeta y la que más espera de ti”… estas son frases muy habituales ante las que deberás ser firme.

Piensa además que las personalidades narcisistas tienen un carácter volátil. Si hoy están enfadadas mañana te dirán que te adoran. Si hoy están taciturnos, mañana estarán exaltados.

Tú mantén tu propio equilibrio y nunca cedas a sus chantajes, no seas ese satélite que va a su alrededor y no dejes que su “yo” invada tu espacio personal. Pon límites y piensa siempre que, en el fondo de su ser, son personas muy frágiles que solo ansían aparentar. Abre tu paraguas y protege tu felicidad.

  • Bursten, B. (1989). The Relationship Between Narcissistic and Antisocial Personalities. Psychiatric Clinics of North America12(3), 571–584. https://doi.org/10.1016/S0193-953X(18)30415-5
  • Caligor, E., Levy, K. N., & Yeomans, F. E. (2015). Narcissistic personality disorder: diagnostic and clinical challenges. American Journal of Psychiatry, 172(5), 415-422.