Personas autosuficientes: ¿cómo son?

Las personas autosuficientes no son frías ni despegadas. Confían en ellas mismas, no temen a la soledad y no dependen de nadie para tomar sus propias decisiones. Se trata de una valiosa cualidad que todos podemos desarrollar.
Personas autosuficientes: ¿cómo son?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 19 Abril, 2021.

Última actualización: 19 Abril, 2021

Las personas autosuficientes aúnan una buena autoestima y un gusto particular por la independencia. Les gusta decidir por sí mismas sin tener que depender de otros, no temen la soledad y suelen ser esas figuras a las que a veces cuesta entender, puesto que no siguen convencionalismo alguno. Porque más allá de estas características, les define su libertad de pensamiento.

Resulta curioso cómo al visualizar la palabra “autosuficiencia" lo primero que nos viene a la mente es la imagen de alguien que no suele necesitar a nadie y que se vale por sus propios medios para sobrevivir. Sin embargo, este término encierra en realidad valiosos nutrientes desde un punto de vista psicológico. Vale la pena profundizar en este concepto para desarrollarlo, dejar a un lado estereotipos e integrarlo en el repertorio de nuestro crecimiento personal.

Al fin y al cabo, este concepto no es sinónimo de desprendimiento, no es ser el clásico outsider que no necesita nada ni a nadie. Autosuficiencia es el arte de confiar en uno mismo. 

Mujer pensando en la autohonestidad

Personas autosuficientes: los cinco pilares que las definen

A la hora de hablar de la autosuficiencia es común hacer referencia al que se considera su auténtico gurú: el ecologista John Seymour. Fue él quien inició un movimiento que arrastró a miles de personas a cambiar su estilo de vida durante las décadas de los 60 y los 70. Con libros como The SelfSufficient Life and How to Live It animaba a las personas a realizar cambios revolucionarios.

Buena parte de esas transformaciones pasaban por dejar la vida de la oficina o de las fábricas para vivir en el campo. Esto hizo por ejemplo que en Reino Unido aparecieran comunidades alternativas de grupos de gente que lideraban un movimiento ecologista. Así, lo primero que descubrieron estos cientos de hombres y mujeres (jóvenes en su mayoría) es que la autosuficiencia requiere mucho esfuerzo.

No era fácil mantenerse fuera del sistema y sobrevivir solo a partir del campo y de lo que la tierra ofrecía. Sin embargo, sucedió algo más importante. Muchos se dieron cuenta de que si bien la autosuficiencia económica no era viable a través de ese estilo de vida, si desarrollaron la autosuficiencia psicológica. Es decir, aprendieron a pensar y decidir por sí mismos y adoptar una visión más crítica de las cosas. 

Veamos a continuación qué más rasgos definen a las personas autosuficientes.

La seguridad personal y la satisfacción les definen

Nacemos siendo criaturas completamente dependientes de nuestros progenitores. Lo cierto es que nos cuesta mucho poder adquirir esa independencia y autosuficiencia por la que valernos por nosotros mismos en cualquier aspecto: emocional, social, económico…

Es común que durante una buena parte de nuestra vida nos sintamos apegados a muchas de nuestras figuras cercanas. Adquirir una independencia plena en todos los aspectos implica desarrollar en una buena confianza en nosotros mismos.

Más tarde, y a medida que vamos descubriendo de lo que somos capaces, llega la satisfacción por lo que somos, por nuestro potencial y valía. Todo ello se enhebra con el hilo de la autoestima y el del amor propio, esenciales en las personas autosuficientes.

Se sienten únicos responsables de su propia vida

Las personas autosuficientes se definen por un pilar indiscutible: disfrutan sintiéndose responsables de su propia vida. ¿Qué significa esto? Implica que no dejan sobre hombros ajenos sus decisiones. No dependen de lo que los demás hagan, digan o esperen de ellos para actuar.

Son reacios a cumplir expectativas ajenas, se limitan a seguir únicamente sus deseos, metas personales y aspiraciones en cada etapa de sus vidas. Asimismo, asumen sus propios errores y fracasos. Solo así adquieren valiosos aprendizajes para seguir avanzando.

Son hábiles en inteligencia emocional

Hay un rasgo muy especial y característico de en las personas autosuficientes. Suelen pasar mucho tiempo consigo mismas y ese contacto con la propia soledad les ha permitido aprender a regular sus emociones.

El autoconocimiento que traza su esencia se combina con la habilidad para gestionar sentimientos, racionalizar pensamientos y regular en todo momento la propia conducta. La habilidad en inteligencia emocional impulsa esa autosatisfacción existencial tan común en los hombres y mujeres autosuficientes.

Se centran en lo que sí está bajo su control y aceptan lo que está fuera del mismo

Autosuficiencia es por encima de todo tener la vida bajo control y sentirse libre a la hora de decidir el propio camino. Ahora bien, hay un aspecto que define a este tipo de personalidad. Saben que hay muchas cosas que escapan a su voluntad, a esa capacidad para controlar lo que les envuelve.

Las decepciones, las pérdidas, las crisis, los giros del destino… Hay un sinfín de aspectos que uno no puede prever. Sin embargo, las personas autosuficientes las aceptan, saben encarar la adversidad e intentan siempre sobrevivir a cualquier circunstancia.

Chica representando a las personas autosuficientes

No son frías ni despegadas, valoran en todo momento la autenticidad

En ocasiones, esa independencia en el carácter de esta personalidad puede hacernos pensar que son frías y que siempre van marcando distancias. No obstante, nada de esto es completamente cierto. Las personas autosuficientes sí aprecian la cercanía afectiva, pero son selectos a la hora de establecer vínculos.

Valoran la autenticidad, los afectos sinceros, la amistad verdadera, las alianzas que enriquecen y que no limitan ni vetan la propia libertad. Son figuras de nuestra sociedad que no necesitan demostrar nada a nadie, pero que se deleitan de los vínculos que nutren y que saben respetar, por encima de todo, su forma de ser.

“Para encontrarse a sí mismo, piense por sí mismo".

-Sócrates-

Te podría interesar...
Inversores emocionales: personas que cuidan de su bienestar
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Inversores emocionales: personas que cuidan de su bienestar

Los inversores emocionales son personas que atender las dificultades cotidianas para ir ganando en felicidad y bienestar.



  • van den Toren, S.J., van Grieken, A., de Kroon, M.L.A. et al. Young adults’ self-sufficiency in daily life: the relationship with contextual factors and health indicators. BMC Psychol 8, 89 (2020). https://doi.org/10.1186/s40359-020-00434-0