Personas con autismo altamente funcional ¿cómo son?

13 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
Hay personas que reciben el diagnóstico de autismo con alta funcionalidad ya en la edad adulta. Su elevada inteligencia y competencias linguísticas suelen enmascarar otras limitaciones, como la sociabilidad y los problemas emocionales.

Hace poco más de una década, Anthony Hopkins recibió un diagnóstico que no le sorprendió demasiado: síndrome de Asperger. Estar dentro del espectro de autismo o más concretamente ser una de esas personas con autismo altamente funcional, fue, tomando sus propias palabras, una ventaja. ¿La razón? Tiene una memoria impecable y adora desgranar los personajes que interpreta.

Podríamos nombrar a muchos más famosos con -o sospechas de- trastorno del espectro autista, como Albert Einstein, Tim Burton, Bill Gates, Steven Spielberg, etc. Ahora bien, al tener como referencia estas personalidades, que en ocasiones rozan la genialidad dentro de sus trabajos, podríamos pensar que tener ese tipo de autismo altamente funcional es casi una bendición o golpe de fortuna.

Sin embargo, no podemos dejarnos llevar por las apariencias. Muchas de estas personas destacan en cada una de sus competencias, ya sean artísticas, técnicas o científicas. Sin embargo, a nivel social y sobre todo, a nivel emocional, presentan con frecuencia grandes limitaciones. Dificultades que a su vez son fuente de limitaciones o desatinos sociales.

Anthony Hopkins admite que, durante una buena etapa de su vida, tuvo que lidiar con la ira y con la clara dificultad a la hora de conectar con las personas. Ahí quedan sus problemas del pasado con el alcoholismo. En la actualidad, y gracias a la pintura y la música, da con ese canal con el que armonizar su universo emocional.

Por llamativo que nos parezca, aún no lo sabemos todo sobre el autismo y, lo que es más importante aún, nos siguen faltando recursos y medidas para diagnosticarlo de manera más temprana en esos casos donde las características no son tan evidentes.

Albert Einstein tenía autismo altamente funcional

Características de las personas con autismo altamente funcional

Las personas con autismo altamente funcional reciben su diagnóstico, por término medio, ya en la edad adulta. El que esto sea así se debe, básicamente, a que suelen tener una inteligencia bastante elevada que les permite sortear las dificultades.

Ahora bien, las familias y el entorno social sí suele percibir ciertas limitaciones. No obstante, esas carencias se atribuyen más al factor personalidad y rara vez se suele sospechar que detrás de determinadas conductas esté el trastorno de espectro autista. No obstante, veamos cómo suelen ser las personas con autismo altamente funcional.

Mayor capacidad de razonamiento verbal

Lo señalábamos anteriormente, las personas con un autismo funcional se expresan, hablan, razonan y comunican con efectividad y de manera hábil.

Buenas habilidades espaciales

Como rasgo destacable, llama la atención no solo un coeficiente intelectual más alto de la media, sino también sus buenas competencias en inteligencia espacial. Ello se traduce en habilidad imaginar, visualizar y distinguir entre distintos objetos de dos o tres dimensiones, al igual que para transformar conceptos, modificar y manipular datos y objetos, etc.

Personas muy curiosas

Las personas altamente funcionales son muy curiosas y evidencian de manera temprana distintos intereses. Muchos se centran en áreas muy concretas, con las que se «obsesionarán» en muchos casos. Buscan información, preguntan, investigan y dedican gran parte de su tiempo a ese interés particular.

Hombre con su hijo diagnosticado con autismo altamente funcional

Limitaciones sociales

Aunque evidencien distintas competencias intelectuales, hay algo que suele definir a estas personas: la limitación en la sociabilidad. No son buenos leyendo las situaciones sociales, por lo que a menudo se sientes perdidas en ellas.

Les cuesta conectar con otras personas, y muchas de ellas rehuyen el contacto visual. Sienten que son diferentes, lo que les lleva a preferir la soledad. En interacciones, suelen disfrutar de los debates y no tanto de las conversaciones distendidas, donde pueden primar los dobles sentidos.

Problemas de ansiedad

Desgraciadamente, muchos niños con autismo funcional terminan siendo considerados hiperactivos. Son esos niños inquietos que todo lo tocan, que hacen preguntas constantes, que se aburren con frecuencia… Así, estudios como los llevados a cabo en la Universidad de Nottingham en el Reino Unido, por parte de la doctora Alinda Gilliot, nos señalan algo destacable.

Las personas con autismo altamente funcional suelen presentar problemas de ansiedad e incluso trastornos obsesivos compulsivos. Asimismo, tenían mayores dificultades para gestionar sus emociones.

La persona con autismo funcional y la oxitocina

Como en la mayoría de las afecciones neurológicas, el espectro del autismo es una combinación compleja de características que genera un modo distinto de acercarse a la realidad. Para empezar, habrá personas con un autismo más severo donde ni tan solo llega a darse una comunicación efectiva.

En otros casos, el síndrome de Asperger puede presentarse en su vertiente más elevada, como es el síndrome del sabio o de savant; un tipo desorden donde, a pesar de que pueden aparecer discapacidades físicas, mentales o motrices, surge una habilidad excepcional para algo en concreto: dibujo, matemáticas, física…

Ahora bien, ¿qué ocurre con el autismo altamente funcional? Muchos lo definen como autismo leve, otros como síndrome de Asperger. Y si bien esta categoría no aparece de manera oficial en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) es una realidad innegable.

Son muchas las personas que llegan a la edad adulta y se encuentran con la etiqueta después, momento en que entienden el porqué de sus limitaciones/problemas en materia social y emocional. Como curiosidad, cabe señalar que en los últimos años se están haciendo interesantes investigaciones terapéuticas sobre el tema.

Así, el Instituto Nacional de Salud Mental, Bethesda, Estados Unidos, ha descubierto que la oxitocina mejora de manera notable el comportamiento social de las personas con autismo altamente funcional. Por tanto, es un dato relevante del que estaremos pendientes.

Niño sentado pensando

  • Andari, E., Duhamel, JR, Zalla, T., Herbrecht, E., Leboyer, M. y Sirigu, A. (2010). Promover el comportamiento social con oxitocina en trastornos del espectro autista de alto funcionamiento. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América , 107 (9), 4389–4394. https://doi.org/10.1073/pnas.091024910
  • Baron-Cohen, S., Wheelwright, S., Skinner, R., Martin, J., & Clubley, E. (2001). The Autism-Spectrum Quotient (AQ): Evidence from Asperger Syndrome/High-Functioning Autism, Males and Females, Scientists and Mathematicians. Journal of Autism and Developmental Disorders31(1), 5–17. https://doi.org/10.1023/A:1005653411471
  • Gillott, A., Furniss, F., & Walter, A. (2001). Anxiety in high-functioning children with autism. Autism5(3), 277–286. https://doi.org/10.1177/1362361301005003005