¿Sabes qué es la inteligencia espacial y cómo puedes mejorarla? - La Mente es Maravillosa

¿Sabes qué es la inteligencia espacial y cómo puedes mejorarla?

Fátima Servián Franco 25 julio, 2017 en Psicología 0 compartidos
Hombre con gafas pensando gracias a su inteligencia espacial

La inteligencia espacial, como ámbito propio, engloba a un conjunto de habilidades. Esta amalgama de capacidades se resumen en: tener la capacidad para percibir con exactitud el mundo visualrealizar transformaciones y modificaciones a las percepciones iniciales propias y recrear aspectos de la experiencia visual propia.

Por tanto, la inteligencia espacial se llama así porque está involucrada en la resolución de problemas espaciales, ya sean reales o imaginarios. Este tipo de inteligencia se relaciona con la capacidad que tiene la persona para “manejar” aspectos como color, línea, forma, figura, espacio y la relación que existe entre ellos. Las personas con marcada tendencia espacial tienden a pensar en imágenes y fotografías, visualizarlas, diseñarlas o dibujarlas.

Howard Garner, psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, define la inteligencia espacial como la capacidad de pensar en tres dimensiones. Esto nos permite percibir imágenes externas e internas, recrearlas, transformarlas o modificarlas, decodificando información gráfica.

Importancia y utilidad de la inteligencia espacial

Saber ubicarnos en el espacio es indispensable para sobrevivir. Lo primero que hacemos siempre es localizar nuestra posición espacial, saber dónde estamos en relación a otros lugares, por ejemplo, para poder ir de un sitio a otro. Así, para movernos trazamos un vector imaginario desde la propia posición hasta el objetivo.

De nuestro nivel de inteligencia espacial dependerá nuestro éxito en tareas como conducir (especialmente por lugares poco conocidos/desconocidos) y aparcar un coche, construir una maqueta, orientarnos, dar instrucciones a otra persona que ve las cosas desde otra perspectiva o manejar herramientas.

Chico con inteligencia espacial con un mapa

Otras actividades menos frecuentes en las que la inteligencia espacial está fuertemente involucrada son, por ejemplo, aquellas en las que se debe esculpir una forma en un material o hacer un plano de una estructura. Por ello, tanto arquitectos como escultores tienden a mostrar buen nivel de este tipo de inteligencia. Aunque solo sea por el entrenamiento constante y la formación especializada.

La inteligencia humana es mucho más que el cociente intelectual. El principal problema que presenta la inteligencia es que no contamos con una definición única de la misma y sobre todo no contamos con instrumentos que reúnan un consenso mayoritario respecto a su validez y utilidad predictiva. ¿Cómo asignar un cociente al humor, a la ironía y, aún más, a la diversificada y plástica capacidad del ser humano para responder de manera creativa a los desafíos que la sociedad y la naturaleza le plantean?

¿Cómo podemos potenciar la inteligencia espacial?

La inteligencia espacial responde al entrenamiento, al igual que ocurre con la inteligencia en general. Se ha demostrado que practicar ejercicios similares a los que se utilizan para evaluar el nivel de inteligencia espacial resulta práctico para mejorar en esta dimensión.

Estos ejercicios consisten, por ejemplo, en tareas de rotación espacial, comparación de dos objetos colocados en diferente posición que pueden ser iguales o solo similares, atención espacial a varios estímulos, etc. Cada persona nace con un cierta predisposición a desarrollar de una forma determinada este tipo de inteligencia y en sus manos está potenciarla desde ese nivel base.

Hombre con cubo de rubik

No obstante, que la inteligencia espacial se encuentre muy condicionada por componentes genéticos no significa que nuestro margen para evolucionar en este sentido sea despreciable.

En el día a día podemos incorporar algunas tareas que nos pueden resultar muy beneficiosas a la hora de estimular las capacidades espaciales. Por ejemplo, la conducción de vehículos de forma habitual resulta un elemento importante para desarrollar la inteligencia espacial. Durante la conducción se tiene que prestar atención a un gran número de elementos referentes al entorno, así como los movimientos y la relación de distancias y tamaños entre objetos (si no queremos chocar, claro).

Por otro lado, la elaboración de dibujos y el desempeño de actividades espaciales, tales como planificar la mejor distribución para un determinado número de objetos o personas también implica el uso de la inteligencia espacial. Y en general, los juegos cuya ejecución se encuentra directamente relacionada con las capacidades espaciales. Algunos de ellos serían los conocidos cubos de rubik, y algunos videojuegos, como el famoso tetris.

“La inteligencia no es más que saber conversar de unas cosas y otras con los demás, consiguiendo con ello una sabiduría infinita”

-Yamamoto Tsunetomo-

Bibliografía

Burgos, B. M. V., & Guatame, A. X. L. (2011). ¿Cómo la estrategia de mapas mentales y conceptuales estimulan el desarrollo de la inteligencia espacial en estudiantes universitarios?. Tabula Rasa, (15), 221-254.

Dziekonski, M. (2012). La inteligencia espacial: Una mirada a Howard Gardner. Revista ArteOficio2(2).

Gardner, H. (1998). Inteligencias múltiples. Barcelona: Paidós.

Lapalma, F. (2001). ¿Qué es eso que llamamos Inteligencia? La Teoría de las Inteligencias Múltiples y la Educación. Revista Iberoamericana de Educación.

Ramos, J. C., & Adánez, G. P. (1985). Inteligencia espacial y aptitud de vuelo: estudio desde las perspectivas psicométrica y del procesamiento de la información. Universidad, Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación.

Suárez, J., Maiz, F., & Meza, M. (2010). Inteligencias múltiples: Una innovación pedagógica para potenciar el proceso enseñanza aprendizaje. Investigación y Postgrado25(1).

Van Schaik Leon (2008). Spatial Intelligence: New Futures For Architecture. John Wiley & Son Inc Great Britain.

Fátima Servián Franco

Psicóloga General Sanitaria. Profesora colaboradora en la Universidad Internacional de Valencia y directora del centro de Psicología, Renacer.

Ver perfil »
Te puede gustar