Personas egocéntricas: 4 características y cómo tratarlas

12 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
¿Conoces a alguien que se siente superior a los demás y es incapaz de tener en cuenta los sentimientos ajenos? Seguramente estés ante una persona egocéntrica. Descubre cómo lidiar con ella.

El egocentrismo forma parte del normal desarrollo cognitivo de los seres humanos. Cuando somos niños, creemos ser el centro del universo y no concebimos la existencia de otros puntos de vista diferentes al nuestro. Durante la adolescencia, este rasgo se manifiesta haciéndonos sentir únicos, invencibles o incomprendidos. Sin embargo, las personas egocéntricas no han superado adecuadamente estas fases y continúan manteniendo comportamientos y actitudes impropias de un adulto.

Lidiar con una persona egocéntrica en nuestro día a día puede suponer una gran carga. Por eso es importante aprender a reconocerlas y a tratarlas, estableciendo límites saludables en nuestra interacción con ellas.

Características de las personas egocéntricas

Si mantenemos un vínculo (laboral, sentimental o de cualquier índole) con una persona egocéntrica, es probable que nos sintamos incómodos, invisibles e, incluso, ignorados.

No obstante, puede que no seamos capaces de reconocer qué está sucediendo. Las siguientes características te ayudarán a identificar que estás tratando con este tipo de individuos.

Chico egocéntrico

Sentimiento de grandeza

Las personas egocéntricas tienen una visión distorsionada de sí mismas. Se perciben como seres especialmente valiosos, capaces y habilidosos. Se sienten únicos e importantes, considerándose, y aquí está el verdadero problema, superiores a los demás.

Están convencidos de que poseen un talento difícil de igualar y de que sus logros están muy por encima de los del resto. Por lo mismo, suelen ser muy ambiciosos y proyectar en el futuro expectativas muy elevadas.

Falsa autoestima

A ojos de los demás, estos individuos muestran una confianza arrolladora y una gran autoestima. Dan la impresión de sentirse verdaderamente únicos y dignos de admirar.

La realidad es que estas actitudes son mecanismos de defensa que esconden una personalidad insegura y una autoestima frágil. En el fondo dependen del respeto y del reconocimiento de los demás.

Necesidad de admiración

Esta dependencia de la opinión externa hace que el egocéntrico necesite halagos, elogios y reconocimiento de forma constante. Y, del mismo modo, hace que se muestre especialmente susceptible a las críticas. Son personas incapaces de reconocer sus fallos, que pueden reaccionar de forma desmesurada ante cualquier comentario negativo, pues lo percibirán como un ataque directo.

Igualmente, tienden a menospreciar los éxitos y logros de los demás. Una conducta que esconde intensos sentimientos de envidia y frustración por no ser el mejor en todo.

Falta de empatía

El aspecto de las personas egocéntricas que más afecta a sus relaciones personales es su falta de empatía. Estos individuos no consideran al otro, sus perspectivas o sus sentimientos, su atención se centra únicamente en ellos mismos. Son proclives a utilizar a las personas para su propio beneficio y a no pensar en cómo sus actos pueden afectar al resto.

¿Cómo lidiar con personas egocéntricas?

Nuestras relaciones con los demás pueden afectarnos de manera muy positiva o muy negativa; por ello hemos de ser cuidadosos al seleccionar nuestras compañías. No obstante, si tienes que lidiar inevitablemente con personas egocéntricas, ten en cuenta las siguientes pautas.

  • Cuando tengas que señalar un fallo o un comportamiento equivocado de esa persona, hazlo con tacto y con respeto. Utiliza críticas constructivas y trata de resaltar también algún aspecto positivo del asunto o de su persona.
  • Pon límites y no permitas que el otro te utilice en su beneficio o te manipule para hacer algo que no deseas. Tu principal deber es protegerte y, con estas personas, la asertividad te será más necesaria que nunca.
  • No creas en su discurso. Las personas egocéntricas pueden sonar muy convincentes en su idea de que son magníficas y superiores a nosotros. Si tienes una baja autoestima es probable que termines idealizando al otro y menospreciándote a ti mismo. Trata de mantener una visión objetiva.
Hombre extrañado por el lado oscuro

Cuídate de las personas egocéntricas

Lidiar con personas egocéntricas puede resultar dañino y agotador a nivel emocional. Por ello es importante tener claro que tú mismo eres una prioridad. No permitas que el otro se sobrepase, te menosprecie o se aproveche de ti, mantente firme y aléjate si es necesario.

En ocasiones estas personas son compañeros de trabajo, familiares o incluso parejas y no es sencillo marcarles límites. No obstante, si no lo haces, serán dos personas las que te estarán dañando y una de ellas serás tú. Cuida tu salud mental y emocional aunque esto implique enfadar a otros o terminar el contacto con ellos.

  • Epley, N., Morewedge, C. K., & Keysarb, B. (2004). Perspective taking in children and adults: Equivalent egocentrism but differential correction. Journal of Experimental Social Psychology40, 760-768.
  • Infantas, R. (2018). Narcisistas. Defiéndete y sobrevive en la era del egocentrismo, de J. Burgo. Persona, (021 (2)), 127-129.