Las personas con hipocondría tratan de controlar la muerte

Los pacientes hipocondríacos están obsesionados con la idea de contraer una enfermedad, mantener la salud o evitar la muerte. El psiquiatra Ingvard Wilhelmsen ha diseñado una intervención en la que un 70% de los hipocondriacos logran recuperarse.
Las personas con hipocondría tratan de controlar la muerte
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera.

Última actualización: 17 mayo, 2022

Las personas con hipocondría tratan de controlar la muerte. Para ello, llevan a cabo continuos exámenes médicos para vigilar su aparición.

La hipocondría es un comportamiento independiente de la edad, el género y el origen. Lo que tienen en común las personas con conductas hipocondríacas es que tienen una excesiva preocupación por la salud.

El desafío al que se enfrentan la mayoría de los hipocondríacos es al de no morir ahora. Se puede ver qué proyecto tienen en función de las enfermedades que les interesan.

Quienes están preocupados por la muerte se preocupan por el corazón, el cáncer y los accidentes cerebrovasculares, mientras que quienes están preocupados por estar físicamente sanos se enfrentan, por ejemplo, a la esclerosis múltiple (EM) o la esclerosis lateral amiotrófica o (ELA).

Durante casi 20 años, el psiquiatra Ingvard Wilhelmsen ha dirigido una clínica hipocondríaca, además de su trabajo como médico de medicina interna. Con la ayuda de su adaptación de la terapia cognitivo conductual, el 60-70 % de sus pacientes experimentan una mejora significativa.

¿Qué es la hipocondría?

Una persona hipocondriaca vive con el temor a tener una condición médica grave, a pesar de que las pruebas de diagnóstico evidencien que su salud es buena. Los hipocondríacos experimentan una ansiedad extrema debido a mensajes corporales a los que la mayoría de las personas no les prestan atención.

Por ejemplo, su atención puede quedar secuestrada por un estornudo, al que pueden llegar a temer como síntoma de una enfermedad horrible.

La hipocondría representa alrededor del 5 % de la atención médica ambulatoria anual. Más de 200 000 personas son diagnosticadas con hipocondría (también conocida como trastorno de ansiedad por enfermedad) cada año. Se trata de un trastorno de salud mental.

Por lo general, comienza en la edad adulta temprana y puede aparecer después de que la persona o alguien que conocen haya pasado por una enfermedad o después de que hayan perdido a alguien debido a una afección médica grave.

Alrededor de dos tercios de los hipocondríacos tienen un trastorno psicológico coexistente, como trastorno de pánico, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) o depresión mayor. Los síntomas de la hipocondría pueden variar, dependiendo de factores como el estrés, la edad y si la persona ya se preocupa mucho.

La ansiedad por la salud en realidad puede tener sus propios síntomas porque es posible que la persona tenga dolores de estómago, mareos o dolor como resultado de su abrumadora ansiedad. De hecho, la ansiedad por la enfermedad puede apoderarse de la vida de un hipocondríaco hasta el punto de que preocuparse y vivir con miedo sea tan estresante que la persona puede debilitarse.

Mujer con manos en la cabeza preocupada por estar enferma
La hipocondría le puede pasar a cualquiera, pero aquellos que tienen predisposición a la ansiedad son más vulnerables.

¿Qué desencadena la hipocondría?

Aunque realmente no hay una causa específica, sabemos que las personas con ansiedad por enfermedad tienen más probabilidades de tener un familiar que también sea hipocondríaco, mientras que la persona con ansiedad por la salud puede haber pasado por una enfermedad grave y teme que su mala experiencia se repita.

Además, también es probable que se esté pasando por una etapa de gran estrés o haber pasado por una enfermedad grave en la infancia. O bien, es posible que ya sufran una afección de salud mental y que su hipocondría sea parte de ella.

Las personas con hipocondría tratan de controlar la muerte, su aparición o desarrollo. De alguna forma es como si pensaran que su preocupación por ella hará que se retrase.

El tratamiento de Ingvard Wilhelmsen

El psiquiatra Ingvard Wilhelmsen ha creado un tratamiento para la hipocondría que implica hablar de la muerte y dejar de intentar controlarla. Esto es algo que los hipocondríacos prefieren evitar. Para lograrlo, ha creado una serie de pasos que lleva a la recuperación de aproximadamente un 70 % de los pacientes.

1. Estar dispuesto a ser mortal

Los pacientes que han tenido hipocondría durante varios años y que han probado la psicoterapia sin mejoría, se derivan a Wilhelmsen. Este ha desarrollado un curso de tratamiento con tres pasos que los pacientes deben seguir.

El primer punto se trata de aceptar la propia mortalidad. El motor del proyecto de un hipocondríaco es precisamente controlar la muerte. “Está perfectamente bien querer el control en la vida, pero debemos ceñirnos a las cosas que son controlables. La muerte es, en principio, incontrolable” explica Ingvard Wilhelmsen.

2. Creer si estás sano o enfermo

El siguiente paso en el método de Wilhelmsen es recoger como dato si piensas que estás enfermo. No puedes elegir si quieres estar sano o enfermo, pero puedes elegir lo que quieres creer por el momento. Y si eliges creer que estás sano, entonces debes comportarte como si lo creyeras.

Para los pacientes de Wilhelmsen, se trata de dejar de leer sobre enfermedades, dejar de controlar el corazón y el pulso si temen las enfermedades cardíacas o dejar de buscar tumores o temblores porque tienen miedo al cáncer o la ELA.

3. Soportar la incertidumbre

El tercer paso de Wilhelmsen se trata adquirir estrategias psicológicas para soportar la incertidumbre y los pensamientos. Todo el mundo tiene pensamientos catastróficos, no es inusual. El problema con tales pensamientos es que la respuesta siempre está en el futuro.

La clave está en trabajar con los pacientes para enseñarles a reconocer tales pensamientos y reducir su influencia. Se trata de que la persona trabaje con la idea de que los pensamientos son solo pensamientos.

Muchos de los pacientes creen que existe una sensación de seguridad al preocuparse por el futuro. Pero el duelo no se vuelve más fácil de manejar porque hayas practicado de antemano, carece de sentido. Si recibe un diagnóstico de cáncer grave, estarás triste e impactado pase lo que pase.

Chica preocupada en la terapia psicológica
Las personas con hipocondría piensan que preocuparse por su estado de salud de manera continua les protege ante la enfermedad.

Eficacia a largo plazo

Después de tres a cinco sesiones, la gran mayoría de los pacientes de Wilhelmsen se recuperan. Y en un seguimiento de un grupo de pacientes diez años después, estos seguían igual de estables.

La clave está en dejar de intentar controlar los eventos relacionados con la enfermedad y la muerte. Si el objetivo es la paz y la tranquilidad en la mente y el cuerpo, entonces no se puede esperar estar completamente seguro. Es una elección y hay que elegirla.

Por último, se ha iniciado un estudio cuyo objetivo es determinar por qué el método de Wilhelmsen funciona tan bien. El estudio también descubrirá si los métodos de Wilhelmsen pueden ser enseñados y utilizados por otros. El objetivo es averiguar más sobre cuándo se produce el cambio y por qué.

Te podría interesar...
¿Cómo ayudar a una persona con hipocondría?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo ayudar a una persona con hipocondría?

Cómo ayudar a una persona con hipocondría no suele ser tarea fácil. El exponerse a los síntomas preocupantes de estas personas puede generar una



  • Barsky, A., Ahern, D., & Bentata, L. C. (2004). La terapia cognitivo-conductual es efectiva en pacientes hipocondríacos. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria11(8), 521.
  • Veddegjærde, K.-EF, Sivertsen, B., Skogen, JC, Smith, ORF y Wilhelmsen, I. (2020). Efecto a largo plazo de la terapia cognitivo-conductual en pacientes con trastorno hipocondríaco. BJPsych Open, 6, Artículo e42. https://psycnet.apa.org/record/2020-38012-001
  • Wilhelmsen. Hypochondriasis or Health Anxiety. Reference Module in Neuroscience and Biobehavioral Psychology, 2017. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780128093245064579?via%3Dihub