Hay personas que te tocan sin abrazarte y quienes te cuidan sin estar

Hay personas que te tocan sin abrazarte y te cuidan sin estar

Valeria Sabater 31, Julio 2017 en Emociones 6419 compartidos
hadas bailando al amanecer encantando a las personas

El amor, la amistad o el cariño de los padres por los hijos van más allá de la piel y los sentidos. Porque lo que es auténtico se sostiene y trasciende como un tendón psíquico, como un flechazo sin flecha, demostrándote que hay personas que te tocan sin abrazarte, y personas que siguen ahí, cuidándote aún sin estar presentes, porque su vínculo sigue siendo irrompible, como el grafeno.

Pensar por un momento que la base de nuestras relaciones humanas y de nuestros afectos se limita en exclusiva a una fórmula química donde se combina la oxitocina, la dopamina y la serotonina puede restar algo de magia al asunto. El maestro Carl Sagan dijo una vez, con gran acierto, que en ocasiones el simple hecho de ver cómo avanza la ciencia dando respuestas a nuestras preguntas más comunes hace a veces que nos sintamos algo insignificantes.

Por ejemplo, descubrir que vivimos en un pequeñísimo planeta azul de una “triste” estrella perdida, en una galaxia metida en una esquina olvidada de un universo, donde hay a su vez millones y millones de galaxias, puede sin duda desesperanzar un poco. Sin embargo, y aquí se halla lo verdaderamente grandioso del tema, el ser humano es algo más que un conjunto de células, tejidos y neurotransmisores. Somos algo más que un puntito resplandeciente en el vasto océano de eso que llamamos cosmos.

Las personas tenemos la capacidad de conectar los unos con los otros. Lo hacemos como la Luna con los océanos, como los satélites con sus planetas, como los restos de hielo fósil que conforman los anillos de Saturno. Conectamos entre nosotros sin necesidad de tocarnos, mediante esas emociones que nos ayudan y nos guían aún cuando ya no tenemos a algunas personas con nosotros…

hombre con sombrero de copa con sirena

El despertar de la conciencia mediante el contacto invisible de las emociones

En los últimos años estamos viendo cómo el siempre interesante tema de los robots y las inteligencias artificiales llenan cada vez más la sección de noticias científicas y también nuestra oferta televisiva. Hace unos meses pudimos reflexionar sobre el tema con la serie “Westworld”.

En ella se nos mostró esa delgada, pero fascinante línea, que en esencia nos hace humanos. Hablamos de la auto-conciencia y de esos procesos cognitivos tan sutiles que poco a poco edifican nuestro concepto de humanidad.

La serie nos mostraba cómo ese despertar a la conciencia de los robots o entidades no-humanas se lograba de dos formas: la primera era accediendo a los propios recuerdos a menudo traumáticos, a ese sustrato donde se hallan las experiencias pasadas que conforman la propia historia.

La segunda clave en este despertar eran las emociones. Los filósofos en realidad describen este proceso como “calidades”. Es decir, gracias a los sentidos somos capaces de captar sensaciones y, poco a poco, las sensaciones generan recuerdos agradables y desagradables.

Sin embargo, pocos elementos o seres tienen una causalidad biológica más rotunda que una emoción. Es como el cincel de un artista creando un rostro. En cada golpe aflora una forma, un trazo, una hermosa silueta. Para los expertos, fueron también las emociones y la conciencia fenoménica lo que hizo “despertar” también a nuestros antepasados ​​para dar forma a las mentes que tenemos hoy, ahí donde la conexión con los demás es el pilar fundamental.
Compartir

mariposa sobre rostro femeninoAsí, podríamos decir casi sin equivocarnos, que uno de nuestros mayores poderes como seres humanos es poder conectar con los demás emocionalmente. Lo hacemos a menudo mediante la mirada, sin necesidad de tocarnos y mediante esa cámara perfecta que según los científicos tiene 250 megapíxeles de resolución.

Nos basta ese contacto para evocar mil sensaciones, decenas de pensamientos, recuerdos y sensaciones que avivan aún más esa llama que conforma lo que somos: humanos que por encima de cualquier cosa desean ser amados y ofrecer el mismo cariño.

Las personas que nos guían sin estar con nosotros

Sabemos ya que las personas somos el resultado de una precisa ecuación conformada por una conciencia y un mágico tejido emocional. A estos factores deberíamos añadirle un tercero: la memoria. Pasamos gran parte de nuestro tiempo recordando cosas, hechos, eventos, vínculos del pasado, datos alegres y momentos difíciles.

En esta moviola que conforma la película de nuestra vida, es común evocar regularmente a esas personas que ya no están con nosotros y que fueron muy significativas en un momento dado. En este tipo de situaciones, tampoco hay contacto a través de los sentidos, son nuevamente las emociones quienes erigen, baldosa a baldosa, ese puente invisible entre nosotros y quien ya no está para dejar que nos guíen a través de los recuerdos, de los momentos vividos, de los consejos dados, de las conversaciones disfrutadas.

Pájaro con cono en la cabeza

Por otro lado, y como dato curioso sobre el que reflexionar, vale la pena traer aquí la controvertida teoría de “la hipótesis de la resonancia mórfica”. Cuando Rupert Sheldrake la publicó en 1981 recibió un sinfín de críticas de la comunidad científica, y que sin embargo, tenía en su esencia un pequeño matiz que se ajusta muy bien a ese tipo de contacto invisible que tenemos las personas entre nosotros y que de algún modo, nos guía y nos determina.

Según el profesor Sheldrake, que haya personas que estén conectadas con otras de forma tan intensa, sin necesidad de contacto físico, se debería más bien a una especie de memoria colectiva. Una colección de recuerdos donde en ocasiones “reconocemos” a ciertas personas como más valiosas e importantes para nosotros.

Esta idea, a su vez, se relaciona habitualmente con las concepciones holísticas de la Psicología, las cuales nos recordaban que las personas, además de ser entes individuales pertenecemos a una colectividad que hay que saber aceptar y cuidar.

Para concluir, todos nosotros somos el resultado de nuestras relaciones y nuestros vínculos, tanto pasados como presentes. Somos en esencia, no solo lo que experimentamos físicamente a través de la piel y los sentidos, sino también lo que sentimos a través de las emociones y de aquello que nuestro cerebro a guardado en la memoria, ya sea la presente o quizá, en esa memoria colectiva de la que nos habló Carl Gustav Jung en su momento…

Imágenes cortesía de Catrin Welz Stein

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar